Tras los 40 °C eternos, descenso (por fin) en el fin de semana

Un grupo de turistas bebe agua en el entorno de la Mezquita | TONI BLANCO

Es 23 de agosto. Lo normal es, que a estas alturas de mes, Córdoba esté en torno a los 37 °C de media en las máximas diarias. Pero la realidad es bien distinta y esa media se sitúa por encima de los 40 °C. Ni siquiera los primeros 22 días de agosto de 2003, cuando una terrible ola de calor afectó a buena parte de Europa, fueron tan duros como este año. Las máximas diarias no han bajado de 36.0 °C todavía. Las mínimas, algo más bajas que en 2003, no se han quedado atrás. La media asciende a 20 °C. Por tanto, hasta ahora, la media mensual está en 30 °C a poco más de una semana para cerrar el mes. Solo hay que dejar dos referencias. La primera, que únicamente dos meses desde 1959 han terminado en esa cifra o por encima, las dos en julio y muy recientes, en 2015 y en 2016. La segunda, que el mes de agosto más caluroso fue el de 2016, con 29.7 °C. Probablemente, el de 2017 finalice por debajo, aunque las tendencias en los últimos tres años son para echarse a temblar. Al menos, los últimos días del mes sí que van a traer un respiro en las temperaturas a una ciudad que lleva padeciendo un verano insoportable desde mediados de junio.

Fin a los avisos por calor y a las temperaturas elevadas

TROPICALTIDBITS

Este miércoles toda la provincia de Córdoba tendrá de nuevo avisos por calor. A Campiña cordobesa vuelve el aviso naranja, que se repetirá el jueves y que bajará a amarillo el viernes para terminar con 13 días seguidos de avisos y más de una semana superando los 40 °C día tras día. El viernes aún se notará el calor, aunque se iniciará un descenso que el sábado se notará algo (34-35 °C) y que será más perceptible el domingo y el lunes, cuando las máximas se situarían en 32 °C y 30 °C respectivamente, según el modelo GFS (Meteociel). Unas temperaturas que el modelo ECMWF (tiempo.com) prevé en torno a un grado más bajas y que serán inferiores a la media para la época. La culpable del descenso es una vaguada que se iniciará al norte de las islas Azores el jueves por la tarde. Un día más tarde se habrá desarrollado un centro de bajas presiones al noroeste de la península y a partir de entonces comenzará, previsiblemente, su descuelgue de la circulación general hasta aislarse el lunes, convirtiéndose en una DANA (depresión aislada en niveles altos). En su progresivo acercamiento irá desplazando la masa cálida hacia el Mediterráneo, ocupando su lugar aire más frío.

Incertidumbre en cuanto a la lluvia debido a la posición final de la posible DANA

La posición final de la DANA determinará dónde y cuánto lloverá. En Córdoba, la situación es de total incertidumbre de momento. El modelo ECMWF (tiempo.com) prevé entre 5 y 10 mm hasta final de mes, con lluvias en toda España y tormentas en el tercio este peninsular. Mientras tanto, el modelo GFS (Meteociel) deja a Córdoba en el más absoluto de los desiertos de lluvia. No prevé lluvia en la provincia, pero sí en el resto del país. Lo lógico es que una de las dos predicciones acabe imponiéndose y la lluvia interesa.

Alivio térmico seguro y veremos si lo hace acompañado de lluvias. Al verano ya le queda menos.

Puede seguir al tanto en el Facebook y el Twitter de Colectivo Meteofreak.

Etiquetas
stats