Los regalos a los niños en Navidad

.

¡Felices Fiestas! Ya ha llegado la Navidad, y con ella los Reyes Magos, Papá Noel, el consumismo… ¿ Y habría un tema mejor para hablar que el de los regalos?

Siempre ha sido conflictivo el número de regalos que los niños van a recibir, si estos tienen que ser los que han pedido en la carta o mejor que sean algo más funcional que vayan a aprovechar, etc.

En cuanto al número de regalos, es importante "no pasarse". Es muy probable que los niños hayan hecho una lista infinita de todo lo que quieren o creen que necesitan, pero es conveniente establecer un límite y no dejarse llevar por el espíritu navideño. Ellos ni si quiera van a ser capaces de valorarlo y disfrutarlo. Es mejor regalar menos cosas pero cuya diversión vaya a ser más duradera, que el juguete del momento, con el cual se juega durante un rato y luego queda aparcado para siempre.

En cuanto a la edad, también hay que tenerla en cuenta. No sirve de mucho llenar el árbol de regalos si luego el niño va a estar más entretenido con el papel que los envuelve que con lo que hay dentro, porque es tan pequeño que no lo puede apreciar. O dejar muchos paquetes que solo desenvuelven y no abren lo que hay dentro, pasando rápidamente al siguiente regalo, porque se sienten sobrepasados con tanto.

Ten en cuenta las recomendaciones del fabricante, y regala (más o menos) acorde a la edad y al grado de madurez del niño.

Piensa en juguetes que ayuden a desarrollar la imaginación: muñecos, piezas de construcción que luego puedan utilizar para seguir jugando , juegos de mesa, etc. También es un buen regalo aquel con el que pueda jugar toda la familia, porque esto reforzará vínculos y mejorará la relación. Los niños valoran mucho poder divertirse todos juntos, incluidos los padres, por eso es una buena idea regalar juegos de este tipo.

Otro tema conflictivo es el de elegir regalos " de niña" o de "niño". El año pasado, en un catálogo de juguetes de un gran centro comercial, me llevé la gran y desagradable sorpresa de que los productos estaban separados por género, donde los que tradicionalmente están pensado para chicas se encontraban en páginas rosas con un título que decía " PARA NIÑAS", donde se incluían muñecas, cocinitas, bicis rosas y todo lo necesario para jugar a ir a hacer la compra, y los que estaban destinados para los varones, en páginas azules que decía " PARA NIÑOS", donde había coches, muñecos, videojuegos y juegos de pelota.

Considero que esto es un grave error, ya que el hecho de clasificar los juguetes únicamente por el sexo, limita las posibilidades de diversión y de desarrollo del niño, creando prejuicios innecesarios y perpetuando tópicos. Puede llegar hasta a parecer, que el hecho de decidir entre un regalo u otro, estaría relacionado con la orientación sexual del pequeño, y para nada es así. No existe relación entre una cosa y otra. Los niños pasan por diferentes épocas, tienen diferentes gustos, y lo mismo un año pide un juguete y al siguiente lo contrario.

Por suerte, este año he vuelto a mirar el catálogo, y esta separación ya no existe, parece que ya está permitido que el niño pueda elegir libremente con qué quiere jugar, independientemente de su género.

Y, como recomendación personal, que nunca falte un libro. Desde edades muy tempranas me parece muy enriquecedor que el niño se familiarice con la lectura: tiene muchos efectos beneficiosos, como el desarrollo de la imaginación, mejora en el lenguaje y la escritura, adquisición de conocimientos y mucho entretenimiento.

Pero el regalo más importante que puede recibir un niño es el cariño y la atención de sus padres, por eso compartid vuestro tiempo con ellos. Es un acierto seguro.

¡ Nos leemos la semana que viene!

Etiquetas
Publicado el
22 de diciembre de 2016 - 19:20 h