Clases extraescolares.. ¿se nos va de las manos?

.

Lunes piano

Martes y jueves fútbol

Miércoles inglés

Viernes natación

Sábado por la mañana partido…

Éstas son las horas extra de muchos niños tras su jornada ahora que empieza el nuevo curso. Resulta comprensible, tanto desde el punto de vista del niño, quien puede tener muchas inquietudes y querer aprender de todo un poco, como del de los padres, ya que por su trabajo es posible que su horario no sea compatible y sea una solución que los hijos estén en estas clases, pero, ¿dónde está realmente el tiempo libre del niño?

En mi opinión, resulta muy beneficioso que no solamente se eduque a nivel escolar a un menor, sino que también compaginar las horas de colegio con alguna clase extraescolar, le estimula, le ayuda a relacionarse mejor con otros niños y le enseña, además de conocimientos, otros valores que son importantes. Un horario bien establecido, que respete los momentos de descanso y que permitan que el niño siga teniendo tiempo para hacer sus tareas con tranquilidad al llegar a casa, sin agobios, aporta muchas cosas buenas en el desarrollo de tu hijo.

Prestar atención a lo que a él le motiva y le gusta, buscar una buena clase y que él vaya motivado le ayudará mucho a llevar mejor el curso. Es posible que le quite tiempo para estudiar, pero son muchos más los beneficios que aporta que ese tiempo robado invertido en otra cosa.

Es muy recomendable que realice algún deporte, el que más le guste, por todos los beneficios psicológicos y físicos que conlleva. También hay actividades muy interesantes para fomentar la creatividad, como el teatro, pintura o aprender un idioma. Afortunadamente cada vez es mayor la oferta y la diversidad de clases para que el niño pueda elegir.

El hecho de ocupar el tiempo libre en un ocio saludable, fomentará también que los menores desarrollen este hábito, evitando que más adelante se ocupe este tiempo libre en otras actividades que pueden ser perjudiciales para la salud, como beber o fumar cuando ya son adolescentes.

Sin embargo, como en todo, es muy importante el "sin pasarse". El hecho de que tenga todas las tardes ocupadas puede acabar siendo un agobio y una fuente de cansancio para él, más que algo estimulante, y esto también se puede ver reflejado en los resultados académicos. También necesita tardes libres, donde pueda acabar los deberes e irse con sus amigos a jugar si quiere.

En el mismo centro escolar se puede pedir información acerca de la oferta de actividades y consejos sobre lo más recomendable, pero como he comentado anteriormente, sin obligar al niño, ya que es necesario tener en cuenta principalmente sus preferencias. Recuerda que lo esencial es que el niño se divierta, desconecte del colegio y aprenda cosas nuevas rodeado de otras personas de su edad que comparten sus mismos intereses e inquietudes.

¡Nos leemos la próxima semana!

Etiquetas
Publicado el
21 de septiembre de 2017 - 02:00 h
stats