Cha-cha-chá: Chavez, Nacho y los chavistas.

¿Quieres que te indique cuál es mi salsa favorita?, me preguntó Nacho Vegas, sujetando un bonobús caducado de aucorsa, en el que, por aquel tiempo, se anunciaba la mayonesa Musa. Estábamos en la trastienda o backstage. No recuerdo como llegó la conversación a aquellos extremos. En el caducado bonobús marcó salsa tártara y anotó un nombre: "Gillian Welsh". Era una recomendación. Recuerdo que no me gustó. No el hecho de que pintarrajease mi bonobús, sino la artista recomendada. Acababa de terminar su concierto en La Mode, aquella sala que suponía un oasis de buenos conciertos en la ciudad. Por allí pasaron todos los grupos que hacían algo interesante en nuestro país, y algunos extranjeros, como el difunto Jason Molina, Buscemi o Social Broken Scene.

Aquel concierto finalizó con "ocho y medio", una canción en la que relata como tiene una aparición de un ser querido en forma de pájaro.

Al ver la noticia de Maduro, indicando que se le había aparecido Hugo Chávez en forma de pájaro, recordé de inmediato la canción. El pájaro con chandal. Chávez, el de la cara ochavada, y conchavado con Fidel, el amigo del Ché.

Sería impensable en España que nuestro monarca nos contase un día que se le ha aparecido un águila imperial y le ha indicado que puede hacer de su capa un sayo. Don Juan Carlos le contestaría, sin dudar, que aquí hay que aQatar el ordenamiento jurídico.

Nacho Vegas provoca filias y fobias. Sus detractores dirán que es un personaje triste y  plasta, que hace música para barba-gafa-pastas, siempre hablando de conceptos grandilocuentes como la culpa, el dolor o la muerte. Que sacó un disco al alimón con Enrique Bunbury y que fue novio de Cristina Rosenvinge.

Sus partidarios, que los hay a miles, dirán de él que es oscuro, que ha sabido importar algunos trucos de Leonard Cohen, Bob Dylan o Nick Cave, y salir airoso del trance. Que para ser cantautor sabe bastante de música. Y que su relación con Cristina hizo chas. Ella apareció al lado de Vigo Mortensen. Dejando a Nacho con el rostro rigor mortis. Pero esto es mejor que os lo cuente el propio Vegas:

Etiquetas
Publicado el
12 de mayo de 2013 - 08:00 h
stats