Antes de empezar a invertir en la Bolsa (II)

.

La Bolsa no es un juego de azar, es una alternativa de inversión en la que hay que conocer cómo funcionacómo para poder aprovechar las oportunidades que se nos presentan en cada momento y detectar  el riesgo de pérdida de nuestro dinero.

Recordemos lo que comentábamos en la primera entrega: sólo debemos invertir el dinero que no vayamos a necesitar, ya que, como inversión que es, existe riesgo de perder el dinero que estamos invirtiendo.

Cada inversor tiene su método o sistema propiométodo a la hora de invertir, pero es conveniente tener nociones de análisis técnico, análisis fundamental y de la psicología del Mercado.

La utilización del análisis técnico nos puede ayudar a interpretar los gráficos, las tendencias, el soporte , la resistencia de un valor bursátil, etc.

El análisis fundamental nos dará información sobre la situación de la empresa de la que vamos a comprar acciones, sobre la evolución de sus ventas, endeudamiento, previsiones, beneficio, etc.

Y cada vez más hay que analizar la psicología del inversor. En muchas ocasiones el pequeño inversor decide comprar una determinada acción más por recomendación de un amigo o una noticia que ha visto en el telediario que por el conocimiento real de la empresa en la que va ser accionista.

Leamos sobre estos tipos de análisis. Se requiere conocimiento y experiencia a la hora de empezar a invertir en la Bolsa.

Recordemos, e insistamos, en que la Bolsa no es un juego de azar.

A la hora de decidir qué valor comprar nos será de gran utilidad utilizar tanto el análisis fundamental cómo el análisis técnico, y también un poco de psicología bursátil.

Establecer un objetivo de beneficio y de pérdida máxima.

Una vez que ya hayamos comprado una acción de una determinada empresa, en base a los tres análisis anteriores, entonces sería el momento de  establecer una estrategia previa,  invertir en Bolsa no es jugar a la Bolsa.

Una máxima que deberíamos aplicar sería la de dejar correr los beneficios y limitar la pérdida.

Para conseguir este objetivo, deberíamos utilizar las órdenes condicionadas que nos van a permitir limitar la pérdida que deseamos asumir,  y consolidar un beneficio objetivo.

Nunca PENSEMOS que vamos a comprar en MINIMOS ni a vender en MÁXIMOS.

Siempre se ha dicho en Bolsa que "el último euro sea para otro".el último euro sea para otro" No hay que ser avariciosos y establecer nuestro objetivo de beneficio y de máxima pérdida.

No todo lo que baja, al final sube; un ejemplo: las acciones del Banco Popular.

La psicología humana juega un papel muy relevante en nuestras decisiones y operatoria  de compra-venta de acciones, nuestro ego hay que dejarlo aparcado.

Habrá muchas ocasiones en las que nos habremos equivocado en la compra de un valor. Admitirlo es una decisión inteligente.

La  decisión  más  difícil   en  la operatoria  bursátil no  es  dar  una  orden  de compra  y  sí  establecer  el  momento  de   dar  la  orden  de  venta. No pensemos ingenuamente que una acción subirá eternamente.

Y, sobre todo, no pensemos que siempre vamos a acertar en la compra de un valor. Admitamos y reconozcamos que nos hemos podido equivocar y que siempre es mejor perder un 5% que convertirnos en inversores a largo perdiendo un 50% o el 100%.

La próxima semana, seguimos.

Etiquetas
Publicado el
15 de agosto de 2018 - 21:09 h
stats