John Lennon fue del Racing...de Avellaneda

A John Lennon también le gustaba el fútbol. Astuto, el manager de los Beatles Brian Epstein prohibió terminantemente a los cuatro de Liverpool –a George Harrison no, a él el fútbol no le llamaba la atención- revelar su pasión en concreto por este deporte y en particular por el equipo de sus amores (naturalmente, el Liverpool F.C.). El motivo, económico claro, no perder fans de conjuntos rivales.

Y Lennon mantuvo su discreción incluso en momentos tan trascendentes como la disputa del Mundial del 66 en el propio Reino Unido… menos en una ocasión.

La historia, como todas las que rodean a una leyenda como el cantante que inventó temas como Imagine, coquetea con la leyenda. Según reveló hace unos años la publicación argentina Perfil existe un video de 1967, que algunos expertos beatlemaniacos avalan, en el que durante una entrevista en la que le preguntan a Lennon por este tema y al interrogarle sobre si le interesaba el fútbol respondió:

-No, la verdad que no. Espera, ¿cómo se llama el equipo que juega contra el Celtic? ¿Racing? Ey, ¡me gusta Racing! ¡Viva Racing! ¡Soy de Racing!

El Racing –no el de Santander sino el de Avellaneda argentino- fue el rival del Celtic de Glasgow en la final de la Intercontinental de ese año 67. El motivo de tan repentina pasión podría obedecer a la condición de inglés de Lennon y de escocés del Celtic.

La historia, una mera anécdota metafutbolera más, trascendió en Argentina hasta el punto que se cuenta que hinchas de La Academia (así se conoce a este histórico club) pintaron, a un costado de la célebre calle Abbey Road, en Londres, un grafiti con la leyenda: "Lennon es de Racing".

Para esa final a doble (triple porque hubo partido de desempate) vuelta el conjunto albiceleste contó igualmente con el apoyo de otro famoso como Sean Connery quien al parecer –y según reveló un ex futbolista de Racing que disputó aquel encuentro, Juan Carlos Cárdenas- se acercó incluso al vestuario del club de Avellaneda para desearles suerte antes del duelo decisivo. Connery, por aquel entonces 007 en la ficción, simpatiza con los Rangers.

El caso, como explicó Cárdenas, es que la pasión de Lennon y Connery quedó satisfecha porque después de dos envites tremendos (1-0 a favor de los católicos en Escocia y 2-1 para la Academia en el entonces estadio Presidente Perón), en el desempate celebrado en Montevideo un gol del antes mencionado Cárdenas le dio a Racing la Intercontinental.

P.S. Abundando en la pasión futbolera de Lennon, cuentan que el gran George Best –el quinto Beatle– celebró en una cabaña de Liverpool junto a Lennon y Yoko Ono la victoria de su United en la Copa de Europa del 68 (4-1 al Benfica).

Etiquetas
Publicado el
6 de julio de 2014 - 15:23 h
stats