Sobre este blog

Alfonso Alba es periodista. Uno de los cuatro impulsores de Cordópolis, lleva toda su vida profesional de redacción en redacción, y de 'fregado en fregado'. Es colaborador habitual en radios y televisiones, aunque lo que siempre le gustó fue escribir.

El apocalipsis

Desplazamiento previsto de la tormenta tropical Danielle en el Atlántico, según el Centro Nacional de Huracanes de EEUU

0

En otoño llega el apocalipsis. No saldrá agua del grifo, encender la luz costará diez euros el minuto, no habrá combustible para los coches y el mundo como siempre lo habíamos conocido será poco menos que el día después a la caída del meteorito que extinguió a los dinosaurios.

Hace unos meses, en una larga entrevista en Cordópolis, Daniel Benabé nos decía que el “colapsismo era reaccionario”. Y no puede tener más razón. En las últimas semanas se suceden los titulares hiperbólicos en los que todo está mal y es normal que haya una multitud de personas que directamente han dejado de leer noticias. Muchas, totalmente descontextualizadas, son capaces de generar un trastorno que ya tiene hasta nombre: ecoansiedad. O infoxicación.

Desde hace décadas, los periodistas nos preguntamos que porqué nos creen tan poco. En las encuestas del CIS se suele preguntar al ciudadano qué o quién le ofrece menos credibilidad. El primer lugar lo ocupan los políticos. El segundo, los periodistas. Por algo será.

Estoy bastante seguro de que en otoño no va a llegar el apocalipsis. Sufriremos (ya sufrimos) una crisis económica. La inflación es insoportable, la factura de la luz alcanza niveles nunca vistos y repostar en una gasolinera es un dolor. La sequía va a encarecer aún más el precio de los alimentos, pero dudo mucho que nos falte comida. Tampoco que vayamos a dejar de encender las luces e incluso nos podemos permitir el lujo de calentar las casas.

Obviamente, las crisis castigan siempre a los que menos tienen, que son los primeros a los que les faltará de todo. Aumentará la pobreza, volverán los desahucios y las colas del hambre. Pero el Estado aguantará y por eso es tan importante que exista un sistema social bien fuerte y bien defendido por todos, para que los que menos tienen no se queden atrás.

Aunque insisto, el apocalipsis, tal y como lo están dibujando, no va a llegar. Y ya es mala suerte para los profetas de la desgracia, para aquellos que solo comparten noticias catastrofistas desde su cómodo y seguro puesto de trabajo, para los que en el fondo, me temo, están deseando un colapso solo por tener razón. No va a pasar.

Y cuando no pase, la credibilidad de esos titulares catastrofistas volverá a ser nula, nos meterán a todos los comunicadores en el mismo saco y crearán a una ciudadanía aún más desconfiada y propensa a informarse por su cuenta en casi cualquier sitio.

Sobre este blog

Alfonso Alba es periodista. Uno de los cuatro impulsores de Cordópolis, lleva toda su vida profesional de redacción en redacción, y de 'fregado en fregado'. Es colaborador habitual en radios y televisiones, aunque lo que siempre le gustó fue escribir.

Etiquetas
stats