Efímera

El pasado domingo en este periódico Elena Medel nos sentó a todos en el diván o se sentó ella misma y se preguntó qué pasaba con la cultura cordobesa. O con una parte de ella porque la palabra cultura es muy amplia, pero es verdad que en los últimos años muchos creadores y creadoras  (Elena y Alejandra entre ellas) están haciendo grandes esfuerzos y sólo una pequeña parte de la ciudad se da por enterada. Yo tengo un hijo y una hija pequeños y suelo llevarlos a exposiciones, entre otras por la simple y sencilla razón de que allí pueden jugar sin molestar a nadie y sin hacerse daño, mientras  veo las obras o me sumo a la fiesta (hoy mismo Mapplethorpe y Jesper Just nos han servido además de refugio del aguacero). Voy a las actividades de El Arsenal,  la Bella Varsovia, Córdoba Esfera o Cortocircuito, y a veces le echa unos los números así por encima (gastos, ingresos…) y una cosa me queda clara: nuestros creadores serán buenos o malos, pero sin duda tienen vocación.

Mi percepción es que del lado de la creación algo bueno se está moviendo en Córdoba. Hay bastantes propuestas con riesgo, independencia, con fórmulas imaginativas y actuales de relacionarse con la gente, y con mucha generosidad. Actúan en plazas, bares, librerías o colegios profesionales, gratis o por menos de lo que vale un gin tonic de esos que están tan de moda. Y esto está ocurriendo en unos años durísimos, con unas instituciones autistas y desinteresadas (que les da igual, no que sean altruistas), y ante la pasividad de buena parte de la población, que no tiene el hábito de interesarse, de ayudar y mucho menos de pagar por estas cosas. Por no poner sólo la responsabilidad del lado de los ciudadanos, no siempre veo  ambición en las propuestas, ni el rigor y el gusto por los detalles que termina marcando la diferencia. Aún así, están pasando cosas interesantes y la mayoría no se ha enterado, y aunque soy optimista y pienso que irá a más, tampoco hay que descartar que recordemos ésta como una oportunidad perdida, un conato que contaremos a nuestros hijos para explicar la particular idiosincrasia cordobesa.

Hoy pasa uno de esos pequeños milagros. A las 20:30, en la Filmoteca de Andalucía  se presentará la propuesta "Efímera. Arte en libertad", un invento con muy buena pinta de Hugo Lasarte e Irene Lázaro, un creador audiovisual que parece músico, y una actriz que parece bailarina. Para la ocasión estrenarán la obra "Una historia italiana", con la dirección de Hugo, la interpretación de Irene (en la fotografía), y la colaboración de Tomas Sznaiderman. Allí estarán los tres frente a la indiferencia, la crisis, y Leo Messi . Suerte.

Etiquetas
Publicado el
2 de abril de 2013 - 02:03 h