Ideas no razonables

.

Disfrutar de una vida plena tiene mucho que ver con buscar, de forma constante y activa, un estado de satisfacción permanente.

El único error de fondo que puedo cometer en esta búsqueda es pensar que sólo a través de placeres relativos y esporádicos, que pueden ser positivos en sí mismos en un contexto simplista de aquí y ahora, puedo alcanzar esa verdadera plenitud de vida.

No desprecio en absoluto esas formas de satisfacción relativa, sólo sé que no son un fin en sí mismas, en todo caso son partes incompletas de un todo más consistente.

El estado de satisfacción permanente o la "felicidad perenne", sólo la alcanzo por la vía de un desarrollo personal equilibrado, ligado necesariamente a la evolución positiva de mi conciencia.

No olvido que "soy feliz si estoy satisfecho con lo que tengo en cualquier momento, sin desear otra cosa de manera enfermiza e irracional".

Si me desarrollo de manera integral, evitando contaminar mi conciencia con atajos no éticos, consigo avanzar globalmente como ser humano, individual y colectivo, en un marco de equilibrio interior y solidaridad comunitaria.

Vivir así aumenta mi motivación y mi creatividad, convencido de que, por mi cualidad de SER humano, poseo la fuerza interior (trascendente) que me permite liberarme de aquellos "trastornos emocionales" que me paralizan y me hacen infeliz.

Para ello utilizo mi capacidad de pensar correctamente y de gestionar adecuadamente mis emociones, empeñándome en expulsar de mi interior aquellas ideas que son la causa principal de mis preocupaciones dañinas.

Si me comprometo valientemente en esta acción, racional y emocional a un tiempo, tengo muchas posibilidades de mejorar considerablemente mi vida personal.

Las ideas negativas (IDEAS NO RAZONABLES) más recurrentes que debo combatir, ya que enferman mi mente y distorsionan mi realidad, son aquellas que me repiten una y otra vez que:

Necesito ser amado absolutamente.

Tengo que ser perfecto en todo momento.

Debo censurar mis errores y los de los demás.

Tengo que ponerme siempre en lo peor.

Debo atribuir mis desgracias a los demás o al mundo.

Me viene bien ser hedonista a corto plazo.

Las falsas cadenas de mi pasado me atenazan.

Necesito recriminar y quejarme ante la realidad.

Mi pasividad y mi inacción me benefician…

Ya que dándoles la vuelta, relativizando su impacto en positivo, me sirven para alcanzar objetivos de: Prosperidad; Éxito; Equilibrio… Que, debidamente utilizados e integrados en mi universo, me conducen a un verdadero desarrollo personal profundo.

Se trata de convertir en emocionalmente razonables mis ideas y respuestas frente a los problemas, relativos o no, que me presenta la vida.

Superando los miedos propios y evitando las comparaciones ajenas.

Para ello, tengo que trabajar y desarrollar con fuerza, y sobre todo con enormes dosis de constancia, habilidades que me devuelvan la confianza en mí capacidad de utilizar el inmenso caudal de energía interior que poseo, para entenderme de forma sana conmigo mismo y establecer relaciones solidarias altamente gratificantes.

Por tanto, para superar estas ideas no razonables que me apartan de la felicidad, debo utilizar todo mi esfuerzo y toda mi pasión en definir, desarrollar y optimizar unos activos positivos de fondo como son mi autoestima, mi equilibrio emocional y mis actitudes y valores.

Sólo así conseguiré que mis sueños aterricen sin riesgo en mi vida real.

¿Quieres superar tus ideas no razonables?

A FLOR DE PIEL… LOS SUEÑOS SE CUMPLEN

Ayer tuvo lugar en nuestra ciudad un hecho de esos que, con más o menos pasión dependiendo de la hinchada, suelen calificarse como históricos. Por primera vez, fruto de un acuerdo entre fuerzas progresistas, durante los próximos cuatro años, Córdoba estará liderada desde el Ayuntamiento por una representante del Partido Socialista Obrero Español.

¿Qué ha pasado en Córdoba para que por primera vez desde que se restauró la democracia tengamos una alcaldesa socialista?... Seguramente que Isabel Ambrosio, decidida a cumplir un sueño, no se ha empeñado en utilizar sólo las recetas del viejo pragmatismo de la izquierda y ha sabido conectar con el corazón de los cordobeses, emocionándolos con su mensaje de cambio sensato que mira a los ojos de las personas.

NOTA: El autor de este post lo es también de la foto que lo ilustra.

Etiquetas
Publicado el
14 de junio de 2015 - 02:04 h