Pelis, series y otros entretenimientos de pantalla

Una de las cosas que trajo consigo Internet, otro argumento para que me enamorara de la red,  fue la posibilidad de ver series, películas, documentales, y demás productos audiovisuales de forma casi ilimitada. (Y no, no voy a entrar en el tema de piratería, descargas ilegales, etc., que mucho se ha escrito y discutido sobre ello y yo he venido a hablar de mi libro).

El tema es que esa posibilidad de consumo audiovisual tan variado y en tal cantidad no se encontraba al alcance de casi nadie, por no decir de nadie. O por lo menos a mi alcance no estaba. Y con Internet un mundo lleno de posibilidades se abrió ante mis ojos… Desde aquel momento tenía a mi disposición producciones que nunca llegaban a la pequeña pantalla española, series maltratadas por las cadenas nacionales que daban tumbos por sus parrillas sin que encontraran el sitio correcto (para ellos, los directivos de las cadenas) haciendo  imposible a sus incondicionales seguirle la pista y de la publicidad mejor ni hablamos… Así que la posibilidad de acceder a todos esos contenidos audiovisuales hicieron que llenara CDs y más CDs, más tarde DVDs y más DVDs y finalmente gigas y gigas de discos duros.

He de reconocer que me engancho a (casi) cualquier cosa, por lo que me he tragado las que algunos considerarán bodrios infumables;  he visto las clásicas que todo el mundo recomienda y que aunque tengan cerca de diez años no terminan de verse del todo desfasadas; procuro estar al día de los estrenos internacionales y también de los nacionales, no vaya a ser que se escape algún producto patrio que resulte decente. Para ello blogs al respecto hay cientos, como siempre para gustos los colores, eso sí, cuidadito con los spoilers (si crees que spoiler hace referencia al alerón trasero de los fórmula 1, aquí tienes otra acepción).

Usuarios seriéfilos en Twitter los encuentras por doquier y en vuestros timelines seguro que dais con cosas interesantes con solo hacer una pregunta abierta sobre recomendaciones de material audiovisual. Sin ir más lejos, la semana pasada apareció en mi radar un nuevo usuario al que seguir: @BirraseriesODB, la versión cordobesa de un evento que ya se celebra en otras ciudades de nuestro país, juntarse para tomar unas cervezas y hablar de series, tiene buena pinta o no?

Pero para mí, la biblia de las biblias en cuanto a pelis, series, documentales y demás es IMDB (sobra decir que su app para Smartphone es un must en mis dispositivos móviles). Creo que aún no he buscado un solo dato que no haya encontrado allí. Recuerdo aun cuando mi madre (tras haberles recomendado El Ala Oeste de la Casa Blanca) me comentó que la Sra. Bartlet era la misma que en sus tiempos mozos fue Rizzo en Grease. Nos dejó de piedra y no nos quedamos a gusto hasta que comprobamos en IMDB que efectivamente mis padres estaban en lo cierto…

Y es que como siempre dice mi marido, desde que existe Internet, y más aún desde que los smartphones forman parte de nuestras vidas, ya no se discute como antes. Ahora tenemos toda la información que queremos (y más de la que necesitamos) a golpe de pulgar.

En fin, os dejo, que tenemos un par de capítulos pendientes y están esperando que cierre el portátil para darle al play…

Etiquetas
Publicado el
26 de octubre de 2012 - 04:00 h
stats