Ahogada en la burbuja electoral

Estoy cabreada y en crisis ideológica... Sí. Los políticos incapaces de haber hecho un primer acuerdo de gobierno tras las elecciones del 20-D, nos llevan a un nuevo proceso electoral con todo lo que ello conlleva -y ya he contado- para un expatriado. Si bien las pasadas para muchos coincidió con el regreso a casa por Navidad y logramos votar en territorio español, ahora para la gran mayoría hacerlo el 26 de junio será imposible por varias razones, entre ellas, la aceleración del proceso. Vuelta a las embajadas y consulados a solicitar voto, gastar tu propio dinero en poner un franqueo urgente a España (más de 20 euros), no llegan las papeletas a tiempo y un nuevo cabreo monumental... El desgaste político se aprecia más aún fuera de las fronteras de nuestro país donde muchos desearían un cambio, pero se ve cada vez más profunda la brecha y la crisis de identidad española... De ahí mi crisis ideológica. 

¿Qué voy a hacer? De nuevo tengo la suerte de lograr votar en mi país por las circunstancias, y hoy mismo iré finalmente a solicitar mi voto por correo y hacer mi "elección" en los próximos días. ¿Pero qué quiero votar? Primero, en el ardor dije que NO volvería a votar -si no tuvo valor mi anterior voto, qué harán ahora si los resultados no varían considerablemente-  pero he pensado en todos estos paisanos emigrados que no lo van a hacer por el efecto silenciador de la burocracia acordada y recordé la campaña del "ceder" el voto a los expatriados que no lo podrán hacer. El caso es que ahora me encuentro de nuevo ante la duda de quién merece mi voto acorde a mis fundamentos ideológicos... Ya sabemos que el bipartidismo entró definitivamente en coma y aquello del "voto útil" "voto útil"no sirve más que para inutilizar la voz de gente que se ha cansado del status quo.

En toda esta burbuja electoral, el "votar por encima de nuestras posibilidades" creo que también explotará. Ya se ha hablado mucho de este problema con el que inicié este blog En Tierra Extraña. Los españoles residentes en el extranjero no contamos en el proceso electoral, los políticos han tenido conocimiento de ello y no han cambiado nada para esta nueva cita con las urnas. Nada. Todo sigue igual. Así, ¿cómo pretenden que yo no me encuentre "desubicada", hastiada, en este país llamado España con crisis de identidad, de banderas y de liderazgos políticos?

Etiquetas
Publicado el
23 de mayo de 2016 - 12:01 h