Ciudades de videoclip, II

.

Como el que avisa no es traidor continúo mi repaso por ciudades admiradas y retratadas en videoclips. Ofrezco un top que se decanta por el absurdo y que nos invita a dar saltos kilométricos. De la Venecia de los desconchones y los soportales de una Madonna casi adolescente, a la Barcelona tardofranquista donde, a pesar de lo que caía que era mucho, me temo que había más diversidad que ahora. Paso también por una Cádiz imposible a golpe de zoom de Lazarov (el Grande) y por la Costa Azul pastelosa de los ochenta. La lista no es apta para cardíacos (advierto):

Madonna, virgen veneciana. Venecia es inalterable. Ver este videoclip ochentero es la prueba. La ciudad sigue ahí, igual que ahora, a pesar de haber sufrido el paso de millones de turistas invasores. La ídola pop se pasea con "Like a Virgin" entre tules y gasas a golpe de sintetizador por callejones y canales. Es fácil distinguir el entorno de la Plaza de San Marcos. Napoleón la llamó "el salón de Europa". No creo que ninguna plaza en el mundo la supere. El vídeo muestra además la maraña de canales de alrededor y la grandeza de los soportales que caen literalmente en la Laguna. La artista está en su cumbre, cual Casanova ochentona. Justo antes de que se le fuera la olla con el erotismo metafísico, las cábalas hebreas y los padres postizos.

Elton John por Niza y Cannes. De ídola pop de los ochenta a lo propio en versión masculina. Con un punto a lo Miami Vice (icono televisivo), Elton patea en este videoclip las dos capitales de la Costa Azul francesa entre una selva de bailarines con hombreras, monos tonos pastel y coreografías "flash-dance'. Hace sus gorgoritos a todo trapo por el llamado "Paseo de los Ingleses" y por algunas de las playas más puramente pijas del mundo. Esta costa, que juega entre lo urbano y lo salvaje, guarda más que ninguna otra el espíritu de balneario que nunca cambia, pase lo que pase...y al final casa a la perfección con el tema "I'm Standing": todo un clasicazo que obliga a tararear y mover pierna, advierto.

Dolores Vargas al trote por Barcelona. Grande entre las grandes. La Vargas, injustamente atrapada en el pasado, canta y baila su hit "Chipi, Chipi, Chipi". Grabó esta "masterpiece" subida sobre una especie de tanqueta/sidecar, capaz de meterse en un estanque, de bajar escaleras a 250 kms/h (destruyendo el pavimento) y de hacer trompos machaca-cervicales. No es un videoclip al uso, es una gymkhana flamenca por las lomas y miradores de Montjuich, por entre una Barcelona setentona que olía ya a libertad y a ganas de desprenderse del dictador, pero que rezumaba un aire mestizo mucho más divertido de lo que ahora ofrece. Atención a la apoteosis en la discoteca (¿será quizás la Bocaccio, cuna de lo más moderno entonces?)...

Marisol vuela sobre Cádiz vestida de mujer del espacio. No es el nombre de un grupo, es la descripción resumida de este videoclip sacado de "360º Grados en torno a Marisol". Una joya de TVE, de inicios de los 70. Una de sus primeras producciones en color, dirigida por el ya renombrado y admirado Valerio Lazarov. Pepa Flores, la estrella íbera malagueña, recrea aquí el Porompompero, en versión año 2001 ¿?, luciendo un mono papel de plata, taconeando en japonés y paseando por la pasarela de una de las dos torres de alta tensión que cruzan la bahía de Cádiz. Construídas en 1957 son bien de interés cultural y una muestra estilizada de la ingeniería civil de la Cádiz industrial que dejó de ser. En el vídeo se adivina parte de la ciudad, los astilleros y la bahía. Un vídeo bizarro, curioso, ecléctico y surrealista hasta el punto de decir BASTA.

Etiquetas
Publicado el
2 de octubre de 2013 - 02:00 h
stats