Propósito de enmienda

.

Al filo, entre el futuro y el pasado, escribí ayer estás líneas que aún hoy no puedo creer que estés leyendo...

Allí, sentado una tarde más en el bermejo sillón donde te acostumbro a buscar, decidí por esta vez salir de frente, sin pretexto alguno, uno tal que yo, a por ti.

Y así, en este no tiempo que va desde esta tarde concreta a la mañana de lo que quizás pueda ser, te digo: Me mereces mucho la pena, amigo mío.

Ya ves, será quizás por este frío que apena ya mi testarudo estío que no me avergüenza exhibir las cadenas de esta estéril condena y asentir al punto y seguido mi propósito de enmienda. Voy por ti...

Al filo, entre el futuro y el pasado, te escribí ayer estás líneas que aún hoy no puedo creer que quizás estés leyendo...

El propósito de enmienda es la firme resolución de no volver a pecar. (Posiblemente debí elegir otro título.) "Menuda" estrategia... (El rotulador)

Etiquetas
Publicado el
1 de enero de 2013 - 03:00 h