Florin Andone: la casta del obrero

Florin Andone celebra un gol ante El Palo en El Arcángel | ÁLVARO CARMONA

¿Y si resulta que es él? A Florin Andone le puede cambiar la vida en este invierno. A Djukic le gusta el rumano, que tiene 21 años y muchas ganas de comerse el mundo. Quizá las mismas que otros en el Córdoba, pero a éste se le nota más. Y tal y como andan las cosas entre los muros de El Arcángel, un gesto de rebeldía en el césped vale más que mil palabras en la sala de prensa.

Florin juega de delantero, una posición cuyos íntegrantes están mayormente bajo sospecha en este turbulento curso del regreso a Primera. El japonés Havenaar llegó como incorporación estelar, rodeado de cámaras y expectativas, pero después de un puñado de partidos todo el mundo empezó a preguntarse -posiblemente hasta él mismo- para qué había venido. Djukic detectó cierta apatía en el nipón y le dejó un recadito. No le ha convocado nunca en la Liga. Sí a Xisco, un ídolo que se bajó del pedestal por su propio pie. Ahora el balear ve la vida pasar desde el banquillo, quizá saliendo un ratito para ver si caza algo. A veces lo hace. Hay quien sigue pensando que sus goles rescatarán al Córdoba de su miseria futbolística actual.

El que ha metido la cabeza en el once hasta ganarse ha etiqueta de imprescindible ha sido Nabil Ghilas, que llegó gordo y sin acoplamiento y ahora, unos meses después, está fuerte y se asocia con todos. Ha progresado, ganándole la pelea a la báscula y a las circunstancias. Demostró agallas. La misma vía que persigue Florin Andone, un chaval que anunció su propio fichaje a través de su cuenta personal de Twitter este verano, cuando el Villarreal le dejó libre después de una campaña cedido (34 partidos, 12 goles) en el Atlético Baleares de la Segunda B.

Djukic ya le ha llamado para entrenar con el primer equipo y ha dejado caer que le considera uno más. Florin realizó la pretemporada a las órdenes de "Chapi" Ferrer, pero el catalán le confinó al filial, donde sufrió una lesión en septiembre. En su reaparición con el B logró un gol y fue llamado por Djukic, que lo incluyó en la lista de convocados para el amistoso que jugó en La Rosaleda ante el Málaga. El rumano le respondió con una actuación enérgica y un buen gol. Ahora lo recluta para el duelo de Copa del Rey ante el Granada. No hay escenario más duro para actuar que la delantera del Córdoba. A Florin, de momento, ya le han dado un papel. Comienza la función.

Etiquetas
Publicado el
3 de diciembre de 2014 - 13:10 h
stats