Sobre este blog

¿Tienes algo que decir y lo quieres escribir? Pues éste es tu sitio en Blogópolis. Escribe un pequeño post de entre cuatro y seis párrafos a cordopolis@cordopolis.es y nuestro equipo lo seleccionará y lo publicará. No olvides adjuntar tu fotocopia del DNI y tu foto carnet para confirmar tu identidad. Blogópolis es contigo.

La Corredera, ¿oportunidad perdida?

Grafitis en La Corredera

0

En mayo de 1984 comienzan oficialmente las obras de remodelación de la plaza de la Corredera. En agosto de 2001 concluyeron. 1.600 millones de pesetas de dinero público, más 12 millones más que supuso el esfuerzo del Ayuntamiento para promocionar el comercio de la zona: rebajas del 80% en el IAE, rebajas en la tasa de mercados, ayuda para la venta a domicilio y apertura del mercado Sánchez Peña en horario de tarde. 

Recién terminadas las obras de la Plaza con la ejecución del proyecto del arquitecto Juan Cuenca, en el mismo mes de agosto, desde la asociación vecinal la Axerquía reclamamos la necesidad de un uso adecuado de la Plaza, demandamos una comisión en la que participasen responsables y técnicos municipales, vecindario y comerciantes. 

La riqueza urbanística de la Corredera (monumento Histórico Artístico de carácter nacional y por lo tanto objeto de protección desde 1982) y su entorno, su conexión con la zona declarada Patrimonio de la Humanidad, con la zona de intervención del Plan Urban-Ribera, el Plan Especial de la manzana de San Pablo y su situación estratégica en el eje centro-río, justificaban un replanteamiento nuevo del uso de la Plaza. 

La comisión mixta fija el Plan de Usos de la Corredera en julio de 2002. El Plan regula todas las actividades de iniciativa pública o privada, para potenciar la Plaza y convertirla en un motor cultural, social y económico del Casco Histórico de Córdoba. 

El proceso se paraliza, la deseada aprobación no llega y la A.V. la Axerquía junto a la federación de asociaciones vecinales Al-Zahara y con apoyo del Distrito Centro convocamos, ante la inhibición municipal, el 11 de abril de 2003 una fiesta-protesta en la Plaza para exigir que sin más dilación su aprobación. 

En mayo de 2003, el Ayuntamiento Pleno aprueba, por fin, el Plan de Usos de la Corredera, Se respondía a una demanda histórica de las asociaciones vecinales del Casco Histórico. Pero no se aprobó bajo la figura de “ordenanza municipal” que hubiera dado más peso a la norma. 

Hasta aquí un poco de memoria. Desde aquí deterioro progresivo de la Plaza y su entorno. 20 años después, contaminación, ocupación masiva, entrada de vehículos pesados y camiones, pavimento en mal estado.... 

La ocupación del espacio por bares con terraza que en un número creciente se han ido permitiendo dista mucho de lo que permitía el Plan de Usos (ver plano de ocupación máxima permitida). La apertura indiscriminada de establecimientos de hostelería, con permiso o no de veladores, y las cartelas de anuncio de productos han provocado una privatización cada vez mayor del espacio público disponible. El tránsito es cada vez más difícil. No solo no se respeta la distribución de mesas y toldos en el espacio, según la ocupación 

máxima permitida por el Plan, sino que en verano las mesas se trasladan al acerado con sombra dificultando la libre circulación peatonal. 

En los soportales el respeto de una franja mínima de 1,50 metros “para el preceptivo itinerario peatonal” en raras ocasiones se cumple. 

Del ruido qué vamos a decir. La contaminación acústica es endémica no solo en la Corredera y alrededores. Hartos estamos de despedidas de soltero-a, de bares que ya hemos denunciado en varias ocasiones, de trasiego de pandillas haciendo ruido, molestando al vecindario, escalando casas… que se repiten especialmente los fines de semana en determinadas zonas del Casco Histórico. 

El Pósito, “uno de los escasos ejemplos que sobreviven de los pósitos o tercias del renacimiento” según la ficha de actuación del Plan de Protección, sigue sin rehabilitarse. En dicho Plan se apuntaba a su uso como centro cultural versátil, ahora es uno de rincones más degradados de la Corredera, suciedad, excrementos, dormitorio de transeúntes… Vergüenza da oír los comentarios de las personas que visitan la Plaza y las fotos que circulan por las redes sociales. 

En octubre de 2021 las farolas diseñadas por el arquitecto Juan Cuenca para los arcos de la plaza de la Corredera desaparecieron de su emplazamiento y en su lugar se colocaron focos Led, parece que sin el conocimiento de la Delegación de Infraestructuras del Ayuntamiento de Córdoba y sin el informe preceptivo de la Consejería de Cultura y Patrimonio de la Junta de Andalucía para intervenir en un lugar protegido. El “superconcejal” Salvador Fuentes anunció entonces que de “forma inmediata se repondrían las luminarias diseñadas por Juan Cuenca”. 

Las pilastras en progresivo deterioro. Aparte del vandalismo y de la escasa cultura cívica, sufre las patologías del estucado. Parece, según una prospección realizada por el CEDEX (Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas), que la exudación de salitre del ladrillo de base es la responsable de la situación. 

En la plaza de las Cañas, peatonal, la concentración de coches a la entrada y salida del colegio de la Piedad desborda el espacio, se ocupa el acerado deteriorándolo e impidiendo paso. Algunas losas de registro en la acera se han tenido que sustituir en varias ocasiones destrozadas por los coches. Los fines de semana la plaza de las Cañas, peatonal, se convierte en aparcamiento de motos. 

Quizá los padres no sean conscientes del nivel de contaminación que se genera, pero el Ayuntamiento sí debe velar por la salud de la ciudadanía. La intensidad del tráfico por la calle Maese Luis, Sánchez Peña, Corredera y plaza del Socorro a la entrada y salida del colegio podría evitarse si el programa “Camino al cole” se extendiese para los colegios de la zona. 

La ocupación de las aceras por veladores y mesas de los bares es habitual en las calles del entorno de la Plaza, Incumplen no solo las ordenanzas 

municipales, también sentencias del Tribunal Supremo que recuerdan a los ayuntamientos la prohibición de instalar mobiliario de hostelería pegado a la alineación de fachadas para facilitar el paso de personas con alguna discapacidad. El paso de sillas de ruedas o carritos de bebé es prácticamente imposible por el acerado de estas calles. El desgobierno es notorio. 

Hace falta una coordinación entre distintas concejalías y servicios municipales para, de manera transversal, acometer la intervención en la plaza de la Corredera y su entorno, desempolvar el Plan de Usos y elevarlo a la categoría de ordenanza municipal. También actualizar y aplicar el Plan de Protección de la Plaza. 

La falta de coordinación de los distintos servicios municipales: seguridad, tráfico, mercados, vía pública, limpieza y GMU, provoca un uso degradante, lesivo para la Plaza, sus alrededores y para la ciudadanía. Estas responsabilidades de coordinación corresponderían especialmente a la concejalía del Casco Histórico, pero como vaticinamos cuando se creó, esta concejalía es pura decoración. 

Hacemos un llamamiento a toda la ciudad y se posicione en defensa de la plaza de la Corredera y de todo el Casco Histórico; respeten el derecho al descanso de sus habitantes y el tránsito peatonal para toda la ciudadanía. Queremos que la Plaza sea de verdad la plaza mayor monumental de Córdoba. 

Exigimos al Ayuntamiento que gobierne, que para eso ha sido elegido. 

Sobre este blog

¿Tienes algo que decir y lo quieres escribir? Pues éste es tu sitio en Blogópolis. Escribe un pequeño post de entre cuatro y seis párrafos a cordopolis@cordopolis.es y nuestro equipo lo seleccionará y lo publicará. No olvides adjuntar tu fotocopia del DNI y tu foto carnet para confirmar tu identidad. Blogópolis es contigo.

Etiquetas
stats