Ahora tengo un blog

Marcar un objetivo, imponerse un orden, desarrollar una estrategia, saber medir los tiempos y acometer las acciones en el momento justo. Eso es disciplina. Y no lo he leído en el diccionario.

Elegir la palabra exacta para expresarla en el momento correcto, atar cabos y enlazar pistas, apostillar una frase aparentemente perfecta, encontrar la aguja en el pajar y utilizarla para pinchar el globo de las obviedades. Eso es ingenio, que no es ni inteligencia, ni creatividad. Y esto tampoco lo he leído en el diccionario.

Concentrar una rosa en una gota de perfume, guardar un incendio en una cerilla, resumir un libro en un tuit, ver pasar tu vida en un segundo, cascar una nuez o comerte un caramelo de cubalibre. Hablar sin palabras. Eso es sintetizar. Y creo que así no lo explican en el diccionario

Disciplina, ingenio y una cierta capacidad de síntesis son las tres virtudes necesarias para tener un blog. Si yo no cumplo ninguna de las tres, me pregunto qué hago metido en esta historia. Pero me ha dado el punto y ahora tengo un blog. A ver qué sale de aquí…

Etiquetas
Publicado el
15 de septiembre de 2012 - 18:38 h
stats