Qué viva España!!!

Sin lugar a dudas la agencia de publicidad Mccann Erikson la encargada de realizar el spot de final de año de Campofrío lo ha vuelto a hacer, y todo el país se encuentra hablando del sentimiento, de la emoción que supone ser español. Como no podía ser de otra manera,  ya he leído críticas arreando en contra de la marca que al estar participada mayoritariamente en su capital social por empresas extranjeras, se  "atreve" a hablar de lo que significa ser español,  ay¡ si se pusieran a investigar en manos de quién está más del 50% de la deuda pública española.

Creo que aciertan de pleno cuando nos atribuyen esas ganas de abandonar, de tirar por la calle de en medio y marcharnos en búsqueda de otra alternativas patrias,   porque es tan difícil no contagiarse de este sentimiento pesimista. Corrupción, paro, recortes en áreas claves como sanidad, educación, fuga de talento al extranjero,  imagen externa deteriorada, ¡un país de pandereta!… vamos que uno se levanta por la mañana enciende la radio y te dices a ti mismo que tanto realismo es complicado de remontar. Desde aquí hago un llamamiento y una recomendación de llevar, en la medida de lo posible, una dieta hipoinformativa. Información sí, pero racionada, variada.

Viktor Frankl neurólogo y psiquiatra austríaco, prisionero y superviviente de campos de concentración nazis como Auschwitz o Dachau, autor del imprescindible libro "El hombre en busca de sentido" escribió : "El dolor hace al hombre lúcido y al mundo transparente. El dolor abre perspectivas hasta el fondo".  Durante estos últimos años hemos estado siendo entrenados en la lucidez no cabe duda, y estamos empezando a entender  que a pesar de todo lo que esté ocurriendo hay algo que nunca nadie podrá arrebatarnos, la actitud de querer salir adelante, la decisión, el carácter y los principios que han forjado un país durante siglos, en definitiva su identidad. La confianza en el futuro da fuerza en el presente, en una nación de connotaciones tan emocionales como éste, nuestro estado de ánimo determinará el rumbo a seguir. Por tanto, aprendamos y sobre todo actuemos.

Propongo que el himno de España, el más tarareado del mundo, sea sustituido por el pasodoble del recientemente fallecido Manolo Escobar y que da título a este post. Por una Navidad que dure un año. Yo no me borro. Yo no me voy. Yo me quedo empujando con mente, alma y corazón, ¿te quedas conmigo?. FELICES FIESTAS. BE TIM.

Etiquetas
Publicado el
19 de diciembre de 2013 - 02:36 h