Ser resilientes

Me llamó la atención  la entrevista que hicieron a la viuda de un concejal del PP asesinado de un tiro en la nuca por ETA, donde contaba la experiencia de su encuentro con un asesino de la banda terrorista. A priori, con la información que acabo de dar, podríamos imaginar un testimonio de asco, rabia  ira e indignación (al menos creo que yo, personalmente, me sentiría así). Y si tuviera que resumir en una palabra su entrevista hablaría de bondad . Y cuando me encuentro con personas que han experimentado situaciones tan duras cómo esta (o peores) y que acaban, de alguna u otra forma superando, siempre me hago la misma pregunta: ¿Cómo? ¿Cómo son capaces de tirar hacia adelante? .

El término resiliencia se utiliza para expresar la capacidad que tenemos las personas para superar un hecho traumático que acontece en nuestra vida. A mi me gusta identificarlo con la capacidad de levantarse, con la capacidad de sobrevivir a la adversidad, con la capacidad de salir victorioso en un entorno hostil y sobre todo con la capacidad de actuación. Cuando vivimos un evento de estas característica solemos experimentar 5 etapas: La primera es la de Negación "Esto no me puede estar pasando a mi". La segunda es la de Ira: "Por qué yo!!! Es injusto!!! En esta etapa te preguntas sobre todo los porqués. La tercera fase es la de Negociación, donde tratas de buscar puntos de encuentro que te hagan digerir la situación. Finalmente caes en la Depresión, es la etapa de la tristeza, del abatimiento, de la negatividad, donde literalmente te hundes en un pozo, oscuro, frío, sin mañana. Y la última etapa que se experimenta y da contenido al concepto de Resiliencia es la de Aceptación. Por un lado tomas consciencia de lo que ocurre y lo aceptas. Y lo aceptas asumiendo la responsabilidad de que sólo tú eres quién puedes resolver la situación, de que la respuesta está dentro de ti y no fuera, está en ti y  no en otros. Es justo en el momento que te pones a interactuar cuando te conviertes en resiliente.

Echando la vista atrás identificamos situaciones que han supuesto para nosotros un punto de inflexión, una piedra de toque importante, un reto personal, que finalmente hemos acabado superando. Y vuelve a hacerte  la pregunta que más ha hecho evolucionar a la Historia de la Humanidad: "¿Cómo?". En qué pensaste, en qué te enfocaste, qué te decías, cómo te hablabas, quién te ayudó, cómo te ayudó, qué hiciste específicamente, qué valores personales te ayudaron a salir, cuáles eran tus creencias, cuáles eran tus motivaciones… Sé que no siempre las situaciones son comparables, pero esta metodología de resiliencia seguro que aporta recursos para afrontarlas mejor, al menos desde otro punto de vista.

Winton Churchill dijo :"Si estás atravesando un infierno, sigue caminando". Yo añadiría "… y acabarás encontrando la paz que buscabas". Pase lo que pase, nunca te pares. BE TIM.

Etiquetas
Publicado el
7 de noviembre de 2013 - 08:28 h