N&B

Kamel Mekhelef: “Nunca nos hemos planteado el rezo en la Mezquita”

Kamel Mekhelef | MADERO CUBERO

En la Córdoba de principios de los 90, la comunidad musulmana era tan pequeña que no tenían imán para dirigir el rezo en el morabito de la plaza de Colón. El imán que había destinado en la ciudad se marchó “por razones personales”. Kamel Mekhelef, que no tenía la preparación religiosa suficiente fue propuesto para dirigir el rezo de los musulmanes cordobeses y dijo que sí. Nacido en Argelia, había llegado a Córdoba en 1990. Vivía en Madrid, donde estudiaba. Pero se enamoró de Córdoba. Y aquí sigue.

En todos estos años, Kamel Mekhelef ha visto crecer a la comunidad musulmana cordobesa. Ha pasado de tener apenas 300 miembros en los 90 a sumar ya más de 4.000 personas. Mekhelef ya no es el imán del morabito. Ahora, la comunidad puede pagar a uno propio. Pero sigue siendo, después de una pausa de unos años, el presidente de la Asociación de Musulmanes en Córdoba. Sentado en una mesa del parque de Colón junto al morabito, en la que está desdibujado un juego de parchís, Kamel Mekhelef atiende a Cordópolis con un suave acento argelino que ha incorporado a su castellano muchas palabras del dialecto cordobés.

PREGUNTA. ¿Cómo crees que ve el cordobés medio a la comunidad musulmana en Córdoba?

RESPUESTA. Habrá de todo. Personalmente, tengo amigos de todas las tendencias. Hasta fachas te puedo decir (risas). En líneas generales, la gente no ve mal a los musulmanes en Córdoba. También creo que el número de nuestra comunidad influye mucho. A lo mejor si dentro de equis tiempo en vez de 4.000 hay 40.000 o 60.000 musulmanes, no lo sé. En otras ciudades, donde la presencia en porcentaje es más elevado, ha habido problemas, manifestaciones por la apertura de mezquitas... Aquí eso no existe. Será porque el cordobés tiene otro talante, es mejor persona o no se dan las circunstancias para que haya un conflicto. Pero hasta el día de hoy, y yo llevo aquí casi 25 años, salvo algún problema con pintadas en la mezquita, algún artículo en prensa, nada.

P. ¿Qué piensas sobre esa polémica que se generó en torno al rezo compartido en la Mezquita Catedral de Córdoba?

R. Entendimos la iniciativa de la persona que la propuso, Mansur Escudero, que en paz descanse. Entonces ya hablamos mucho con él, dejando claro nuestro punto de vista. Ya en esa época no lo veíamos como algo necesario ni urgente. Él quiso provocar un poco. Y lo ha conseguido. Pero vamos, que nosotros no lo veíamos oportuno ni factible. Ni estaba dentro de las necesidades de los musulmanes cordobeses ni dentro de sus prioridades. Nunca nos lo hemos planteado. Claro, cuando salió el tema ya dijimos claramente cuál era nuestra postura.

Un musulmán no necesita una mezquita para rezar, pues lo puede hacer en cualquier sitio. Y menos aún si se trata de un sitio como este tan polémico. Sabíamos de antemano que la Iglesia nunca lo iba a aceptar

P. Porque consideráis que la Mezquita Catedral de Córdoba no es una mezquita.

R. Ahora mismo no, por supuesto. El subsuelo de la Mezquita está lleno de tumbas, hay estatuas, imágenes. Si entras en cualquier mezquita nunca vas a ver una estatua ni una imagen. En líneas generales es un sitio de recogimiento y sencillo. Además, un musulmán no necesita una mezquita para rezar, pues lo puede hacer en cualquier sitio. Y menos aún si se trata de un sitio como este tan polémico. Sabíamos de antemano que la Iglesia nunca lo iba a aceptar.

P. El edificio se ha transformado a lo largo de la Historia...

R. Vamos a ver. Nosotros no compartimos la idea del rezo compartido, por supuesto. Pero eso no quita que ese edificio tiene su historia, su importancia en la historia de la ciudad y a nivel mundial por lo que ha supuesto. Nadie lo puede negar. Ese intento de maquillar o falsificar la historia sí que nos duele. Que uno entre en la Mezquita y lea los trípticos que cuando se centran en su construcción hablen de intervención islámica da un poco de risa. Eso duele. El intento de que se borre la memoria histórica de esta ciudad diciéndole que aquello era una iglesia después una Catedral y que lo de la Mezquita es un accidente en la historia del edificio no es de recibo. Y no es de recibo porque es falso. Esto lo puede decir una persona no musulmana. Y muchos lo dicen. Y la plataforma que se ha creado en su gran mayoría no son musulmanes.

El intento de maquillar o falsificar la historia de la Mezquita sí que nos duele

P. Bueno, de hecho yo no conozco a ningún musulmán dentro de la plataforma.

R. Yo estoy, me he metido (risas).

P. Ah, bueno, el primero que conozco.

R. Bueno, los musulmanes muchas veces pasan de esto, porque ahora mismo tienen otras prioridades y otras inquietudes. Y parece como que ven en ello una polémica estéril. Creen que lo único que va a crear es confrontación y mucha gente es reacia a entrar en esta polémica. Pero vamos, yo siempre cuando se ha hablado del tema de la Mezquita siempre he dejado bien claro lo que pienso. En España he visto algunos libros de Historia que llama Reconquista a todo lo que sucedió entre el 711 y 1492. Es de risa. Intentar negar la civilización islámica en España es un insulto a la inteligencia. Y los primeros que tienen que defender eso son los españoles, los andaluces y los cordobeses, porque es parte de su propia Historia. Averroes no era marroquí ni argelino ni sirio: era cordobés. Albucasis era cordobés. Y los cordobeses tienen que estar orgullosos de que de esta tierra ha salido gente de renombre. No creo que esta tierra haya parido tantas personas de renombre como en la época musulmana. Se pueden hacer las cuentas. Comparemos la Córdoba del siglo X-XI y la Córdoba de ahora, 1.000 años después.

Intentar negar la civilización islámica en España es un insulto a la inteligencia. Y los primeros que tienen que defender eso son los españoles, los andaluces y los cordobeses, porque es parte de su propia Historia

P. Ni punto de comparación.

R. Pero con toda objetividad. La Córdoba de hace 1.000 años era la qibla de todos los europeos, el ejemplo a seguir. Aquí venía la gente a estudiar. Si nos ponemos muy exagerados el número de habitantes podría llegar a los 500.000, no voy a hablar del millón que plantean algunos. 500.000 sí. Que 1.000 años después esta ciudad tenga 320.000 habitantes, con este dato nada más hemos respondido a la pregunta. No tenemos que venir los musulmanes de fuera para defender esto. Los primeros que tienen que defender esto son los de aquí. Es que es su memoria, es su historia. Por eso es tan absurdo.

Me lo han dicho varias veces. Qué suerte tenemos de poder vivir en una ciudad como ésta

P. A los musulmanes cordobeses, ¿le llegan compañeros del resto del mundo planteándoles la suerte que tienen por vivir en Córdoba?

R. Sí, a mí me lo han dicho varias veces. No solamente por su historia, sino porque la ven una ciudad bonita, tranquila, en la que se puede disfrutar, sobre todo cuando hace buen tiempo. Se puede pasear. La gente está muy cansada de las grandes urbes y de las grandes ciudades. Eso de sentarse en una terraza a tomarse un cafelito, charlar sin escuchar ruidos, en una plazuela por ahí, les llama la atención. Y me lo han dicho varias veces. Qué suerte tenemos de poder vivir en una ciudad como ésta.

P. Hay otras ciudades árabes como El Cairo que son una locura.

R. 15 o 16 millones de personas.

P. Incluso Argel.

R. Sí, el bullicio. Y es el caos, el caos.

El mundo musulmán en general tiene muchos más problemas ahora mismo que pensar en reconquistar Al Ándalus

P. ¿Qué significa Córdoba para los musulmanes del mundo?

R. Cuando se evoca el nombre de Córdoba se les viene a la mente la Córdoba califal, la Córdoba de los 500.000 habitantes, la de las grandes universidades a la que acudían los hijos de los reyes de Inglaterra, la Córdoba de Averroes, de Ibn Hazm y El collar de la paloma, la Córdoba de Albucasis, Algafequi... Es inevitable. El mundo musulmán en general tiene muchos más problemas ahora mismo que pensar en reconquistar Al Ándalus. Yo me río cuando oigo a la gente decir que los musulmanes están planeando volver a conquistar esta tierra.

P. En Córdoba, ¿qué le falta a la comunidad musulmana? ¿Echan algo en falta?

R. Tenemos carencias, por supuesto. Ahora, entre nuestras prioridades está tener una mezquita como debe ser. El morabito es muy pequeño y no cabemos dentro. En momentos muy concretos no podemos desarrollar actividades. Por ejemplo, no podemos hacer conferencias porque no hay sitio, no podemos dar clases a niños porque no hay sitio, no podemos dar talleres porque no hay sitio. Entonces necesitamos un sitio más grande y acorde a la importancia que tiene Córdoba. Los musulmanes necesitamos tener una mezquita más grande que esta.

Algunos grupos políticos nos han dicho que no nos van a ceder suelo para construir una mezquita porque no es políticamente correcto

P. ¿Y estáis en ello?

R. Ha habido intentos, porque no es fácil. Nosotros ya hemos intentado hablar con el Ayuntamiento. Hemos tenido varias reuniones con los distintos grupos municipales para la cesión de un terreno. Siempre nos han puesto pegas. El tema de la disponibilidad del terreno, después la superficie... Algunos ya nos han dicho directamente que la cesión no era políticamente correcto y que iba a levantar problemas con quejas de gente... En fin. En ello estamos. No tenemos nada concreto pero no vamos a resignarnos, porque es una cosa que necesitamos. Vamos a seguir hasta conseguirlo.

El musulmán es culpable mientras no se demuestre lo contrario

P. Con esto que me cuentas es como la presunción de culpabilidad. Al no ser políticamente correcto ceder suelo para una mezquita es como si ya de partida fueseis culpables de algo.

R. El musulmán es culpable mientras no se demuestre lo contrario (risas), y más en los últimos 20 años. Date cuenta, y eso lo vemos, que después de la caída del Muro de Berlín el mundo Occidental necesitaba tener un enemigo. Las industrias armamentísticas, el poder económico (no hablo de la gente de a pie) necesita tener un enemigo. Tras la caída del bloque soviético, han creado un enemigo. Si repasamos la hemeroteca desde 1989 hasta hoy, vemos cómo ellos han ido poco a poco creando un enemigo. Después de 25 años lo han conseguido. Muchos ven al Islam como los enemigos, personas salvajes, que disfrutan degollando a personas, y que representa el medievo y gente loca perdida que quieren conquistar el mundo e imponer el Islam. Esta es la imagen que hay.

Si se pone a Hamás en la lista de organizaciones terroristas, que se ponga también a Israel que siempre se ha saltado a la torera las resoluciones de las Naciones Unidas y que ha masacrado al pueblo palestino

P. No obstante, el Islam también se ha radicalizado...

R. Sí, sí. Te explico. Algunos movimientos se han radicalizado. No digo todos porque habría que ver, por ejemplo, la radicalización de algunos grupos palestinos. Que a Hamás los pongan en la lista de terroristas me parece de risa. A ver si también va a haber que poner al estado de Israel que ha usado F-18 bombardeando y matando con bombas de racimo a miles de personas. Si se pone a Hamás en la lista de organizaciones terroristas, que se ponga también a Israel que siempre se ha saltado a la torera las resoluciones de las Naciones Unidas y que ha masacrado al pueblo palestino. Pero hay movimientos, que si hacemos un estudio objetivo de cómo ha sido su nacimiento, vemos que han sido creación de los servicios secretos de algunos países, como por ejemplo los americanos. No es de recibo que en los años 80 cuando los afganos luchaban contra los soviéticos eran muyahidines. Ésta es la palabra que usaba la prensa. A los afganos que luchaban contra los soviéticos no los llamaban terroristas, no. Muyahidines: hombres que luchan por la libertad. Si vas a la hemeroteca y lees los periódicos, lo verás. Todos los afganos eran héroes, porque luchaban contra el enemigo rojo. Pero de golpe y porrazo, cuando se retiran los rusos, poco a poco esta gente que los americanos han financiado, le han dado la tecnología, los stinger y todo, de un día para otro se vuelven enemigos declarados.

La gran mayoría de los musulmanes, el 99%, no son como el Estado Islámico

P. Terroristas.

R. Ya cambiamos. Es como el ISIS (el Ejército Islámico), hace tres años que estaba en Siria y era un movimiento financiado por Estados Unidos y algunos países del Golfo. ¿Y ahora qué? La política de Estados Unidos es yo te uso mientras me estás sirviendo. Y luego cuando ya has dejado de servir a mis intereses cambiamos y eres mi enemigo. Lo hemos visto con Noriega en Panamá, que era un agente norteamericano. Una vez que ha cumplido la misión, han ido a por él. Son muchos, muchos casos. Estados Unidos siempre ha obrado de esta manera. Ahora, estos movimientos están dentro de la política que ha escogido esta gente para demonizar el Islam. Ya el trabajo sucio no lo hacen ellos, lo hace esta gente. Pero la gran mayoría de los musulmanes, el 99%, no son así. Vamos a repasar la historia. Los musulmanes nunca han sido así. La mayoría de los musulmanes están en contra cuando ven imágenes de esta gente. Los primeros que están afectados por estos movimientos no son los americanos ni los europeos, son los propios musulmanes. Si hacemos estadísticas, en Siria, en Libia, los grandes afectados son los musulmanes.

P. Están muriendo más musulmanes que occidentales.

R. Occidentales son algunos que capturan, pero la inmensa mayoría son musulmanes los que mueren. Mira en Irak, un país machacado, destruido, cada dos por tres bombas. Afganistán el otro día. ¿Quiénes mueren?

Algunos grupos radicales islámicos tienen apoyo porque la gente ha llegado a un punto de desesperación, de humillación...

P. No obstante, se echa quizás en falta un poco más de autocrítica en la comunidad musulmana. El Ejército Islámico está obteniendo cada vez más apoyo, no solo en esos países sino en las comunidades musulmanas de Occidente también.

R. Algunos tienen apoyo porque la gente ha llegado a un punto de desesperación, de humillación... Se ven tan humillados. Es igual que cuando Sadam Hussein invadió Kuwait en 1991 y lanzó misiles Scud sobre Israel. Los palestinos salieron a la calle felices y contentos. ¿Porqué? Por que llevan tantos años humillados, pisoteados, con sus riquezas expoliadas... O sea, hay que analizar todo esto. Entonces claro, sale cualquier loco por ahí diciendo: os quiero devolver vuestro honor, lo que erais antes. Y la gente ante tanta desesperación ven que sus jefes de gobierno son unos vendidos, que trabajan al servicio de Occidente, unos lacayos que están puestos solo para servir a los intereses de las grandes multinaciones, y que no defienden el interés de su pueblo, con tantas riquezas como tienen sus países. Es que no le dan a su pueblo ni educación, ni trabajo, ni vivienda digna. Y claro, sale cualquier loco como ha salido Bin Laden, y para ellos es un héroe. Era el que les iba a devolver lo que ellos habían perdido. La dignidad sobre todo. Pero así no. Y no representan al Islam ni a los musulmanes, ni mucho menos. Como el ISIS ahora. Estudias el Islam y te das cuenta de que se están comportando de forma muy condenable. Pero claro, con esa desesperación y esa falta de un referente hace que algunos de ellos, no todos, se aferren a estos movimientos, lo defienden y piensan que son los que les devolverán sus derechos.

P. ¿Falta autocrítica en el mundo musulmán?

R. Mucha.

P. Es que estos movimientos es verdad que parece que nos devuelven a la Edad Media: cómo tratan a las mujeres, a los distintos, no creen en la democracia.

R. Bueno, hay países que creen en la democracia y hacen también barbaridades. Fíjate en el último informe del Senado estadounidense sobre las torturas en Guantánamo y lo que hacían en las cárceles. Eso de la democracia vamos a cogerlo con alfileres.

Yo veo algunos movimientos nazis o de skinheads en Europa y no voy a decir que todos los cristianos son así. Yo sé que no todos son así. Energúmenos de ese tipo los hay en todas las partes

P. Los principales afectados sois vosotros, los musulmanes del mundo y la convivencia con el resto.

R. Sí, claro. Puede haber problemas con la convivencia, pero con gente que no sabe diferenciar una cosa de la otra. Yo veo algunos movimientos nazis o de skinheads en Europa y no voy a decir que todos los cristianos son así. Yo sé que no todos son así. Energúmenos de ese tipo los hay en todas las partes. Eso ya depende de cada uno. Si la gente ve esas imágenes del ISIS y piensa que todos somos así... El que lo piensa es que de antemano ya tenía algo contra los musulmanes. Cuando salen estos grupos se sienten reconfortados. Por eso estos grupos le está haciendo el trabajo sucio a los que quieren demonizar al Islam. Los primeros perdedores ciertamente son los musulmanes.

P. Es curioso cómo ha cambiado la opinión pública. Por ejemplo, aquí en España. Estamos sentados junto al morabito, una construcción del Estado de España, de Franco, que entrega a la comunidad musulmana.

R. No, no. Esto lo hizo Franco para sus tropas marroquíes, para su guardia mora.

P. A eso es a lo que me refiero. Históricamente, hasta la derecha española siempre vio con buenos ojos a los musulmanes, mucho mejores que desde luego a los judíos y al estado de Israel.

R. ¿Sabes que para que España pudiese entrar en la Unión Europea tuvo que reconocer al estado de Israel? En la época de Adolfo Suárez España no tenía relaciones con Israel. Una de las condiciones para entrar en el grupo de los selectos era reconocer a Israel. Hombre, la derecha española siempre fue proárabe. Pero llego Aznar y todo cambió. Cuando lo fichó Rupert Murdoch... Los primeros viajes que hizo Aznar fueron a Marruecos y a Libia. Incluso fue a Irán y su mujer se puso el pañuelo cuando entró en una mezquita de Irán. Pero de un día para otro cambió.

Siempre se ha dicho eres moro en Almería y árabe en Marbella

P. Pero al final de su mandato hizo negocios con Gadafi, según acabamos de saber.

R. Como todos, como Sarkozy. Esta gente es así.

P. Poderoso caballero es don dinero. Evidentemente, no es igual un sirio que huye de la guerra y llega a España que un árabe multimillonario del Golfo Pérsico.

R. Siempre se ha dicho eres moro en Almería y árabe en Marbella (risas).

Tener un centro cultural musulmán digno también le da un caché a la ciudad

P. Me cuentas que tenéis grandes problemas para construir una mezquita en Córdoba pero aquí se abren las puertas a ese gran proyecto de clúster halal.

R. Supuestamente, este proyecto es un atractivo más para el turismo. Los que vienen de fuera saben que aquí habrá sitios en los que comer carne halal, la que islámicamente corresponde. Y ya está. Cuando interesa, claro. Pero esta gente tampoco entiende que lo otro también. Tener un centro cultural musulmán digno también le da un caché a la ciudad. Las grandes ciudades de Europa lo tienen. Vas a París y hay mezquitas, en Berlín, en Amsterdam, en Londres, en Madrid. La gente lo tiene que entender. Los musulmanes tienen que salir de los guetos. Es que la segunda generación son españoles. Mis tres hijos nacieron aquí y son españoles. El día de mañana ellos no se identifican con Argelia. Allí van de vacaciones a ver a los abuelos y a los primos. Pero su infancia está aquí y su referencia es esta ciudad, no Argel. Es Córdoba. Ellos necesitan sentirse a gusto y no discriminados por el hecho de sentirse musulmanes. Igual que el cristiano tiene su iglesia, el evangélico, hasta a los testigos de Jehová, en la época de Izquierda Unida, el Ayuntamiento le cedió un pedazo de centro en la Fuensanta. Por tanto, es importante que nos sintamos identificados y agradecidos. Que a otras comunidades se les trate mejor, hace que los musulmanes se sientan discriminados. Y esto es un foco para que un día salga un loco, no lo digo por el caso de Córdoba.

Queremos una mezquita como Dios manda

P. En el Sector Sur hay una mezquita en una antigua sede del Inem, ¿no?

R. Sí, se ha alquilado el local al dueño. Pero claro, no queremos locales. Queremos una mezquita como Dios manda, y nunca mejor dicho (risas). Una mezquita para que cuando venga un musulmán a Córdoba diga, mira, tenemos una mezquita. Y no queremos la otra, la otra se la regalamos a la Iglesia (risas).

P. Incluso para el turismo. Imagino que los musulmanes que visitan la ciudad buscan un sitio donde rezar.

R. Claro, claro. Es un servicio a la comunidad de aquí y a la gente que viene de fuera. Nuestro proyecto no es solo una mezquita. Queremos enfocarlo como un proyecto cultural en el que haya una biblioteca que la gente pueda consultar, con un salón de actos para dar conferencias, charlas... Esto ayuda a mejorar la convivencia y que haya un conocimiento mutuo del otro. Uno de los hándicaps de que haya gente con un pensamiento radical por las dos partes es la ignorancia y el no conocer al otro. Eso es muy importante. Una mezquita con esas características puede tener un papel muy importante.

P. Nos conocemos poco. Os conocemos poco.

R. Es por parte mutua. En el mundo musulmán igual. Hay muchos que sí que nos conocen bien. Pero en líneas generales hay un gran desconocimiento. Y hay miedo. El miedo lo alimenta muchas veces los medios de comunicación muy descarada.

P. Se utiliza ese miedo también.

R. Sí. Ahora estamos en tiempos a nivel internacional en el que ya se ha creado un enemigo. Y la gente está asustada. Cuando la gente está asustada, dominarla es mucho más fácil. Así le dicen: cuidado, que te estoy protegiendo contra estos salvajes. Y tú lo que tienes que hacer es trabajar, si tienes trabajo, y callarte la boca. La gente ve las imágenes y dice: uy, no quiero que esta gente llegue aquí. Así que prefiero callarme y aguantar lo que me echen porque son los garantes de mi seguridad. Eso pasa en todo el mundo. Fue una política iniciada por Bush: meterle miedo a todo su pueblo para que luego acepten entrar en guerras que ellos no han tenido nada que ver. Decían: cuidado, estoy haciendo la guerra en un sitio tan lejano como Afganistán para defenderos a vosotros que vivís en Atlanta o Nueva York.

En 1984 o 1985 hubo un congreso internacional en Córdoba, lo llamaron congreso abrahámico. Y vinieron delegaciones de musulmanes y les dejaron rezar dentro del recinto del Mihrab

P. Muy bien.

R. Bueno, de la Mezquita no hemos hablado (risas).

P. Tenía pensada una última pregunta, no creas. Pero en plan Trivial. Por si sabías quién fue el último musulmán que rezó en la Mezquita de Córdoba.

R. ¿Importante?

P. Sí, un importante dignatario.

R. ¿Sadam Husein? (Risas). Eso dicen.

P. Parece que sí, en 1974.

R. Importante puede ser que sí, pero en 1984 o 1985 hubo un congreso internacional en Córdoba, lo llamaron congreso abrahámico. Y vinieron delegaciones de musulmanes y les dejaron rezar dentro del recinto del Mihrab. Pero de los importantes creo que sí, que el último fue él.

P. Esa foto que citas la he visto. Y hay curas también.

R. ¿Curas?

P. Sí, atrás.

R. Sí, como ahora el Papa en Estambul. Puede ser.

P. Vamos a tener que llamar al Papa para arreglar lo de la Mezquita.

R. ¿A Paco? ¿A Paquito? (Risas) Pues llámalo, es muy simpático. Ayer celebró su cumpleaños (la entrevista se desarrolla el jueves).

P. Sí, acabando con el bloqueo de Cuba.

R. Vaya. Y le bailaron tangos en la plaza de San Pedro. (Risas).

Etiquetas
stats