La Junta valora que el nuevo ingreso para la infancia y la inclusión será “compatible con el empleo”

Autoridades asistentes a las Jornadas sobre 'Prestaciones y Programas de Garantía de Ingresos' en la Universidad de Córdoba, con Rocío Ruiz en el centro

La consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía, Rocío Ruiz, considera que el nuevo ingreso para la infancia y la inclusión (IPII) supondrá “un cambio de paradigma en las políticas sociales de la comunidad y permitirá avanzar hacia un modelo de inclusión y con estímulos para el empleo frente a anteriores fórmulas asistencialistas”.

Así, según ha avanzado, “esta prestación será compatible con un puesto de trabajo e incidirá en la formación y la educación, a través de itinerarios individualizados, para ofrecer a estas personas un proyecto de vida”. La idea es llevarlo al Parlamento andaluz en marzo, con el reto de intentar llegar a unas 800.000 personas.

Ruiz ha participado en la Universidad de Córdoba en las Jornadas sobre Prestaciones y Programas de Garantía de Ingresos', organizadas por la Consejería para analizar con expertos de otras regiones, y en base a criterios científicos y prácticos, cuáles deben ser las características de este tipo de prestaciones para lograr una mayor eficacia, así como las nuevas demandas de la población en situación de riesgo o exclusión para que cualquier programa de garantías de ingresos sea útil y alcance al mayor número posible de personas que lo necesitan.

Durante su intervención, la consejera ha insistido en que “el objetivo último de cualquier política pública de renta mínima o de garantía de ingresos debe ser la emancipación de las personas a través del empleo, para conseguir así una vida autónoma y plena, rompiendo la cronificación de la pobreza y la dependencia del asistencialismo”.

Educación e inclusión

La consejera, quien ha estado acompañada por el secretario general de Políticas Sociales, Voluntariado y Conciliación de la Junta, Daniel Salvatierra, y el director general de Servicios Sociales, Francisco Vidal, ha señalado que “el combate contra la pobreza severa, contra la vulnerabilidad y la exclusión ha sido una de nuestras prioridades desde el primer momento”.

Y se ha referido al informe elaborado por la Fundación Iseak, que pone en valor el modelo implantado por la Junta y abunda en la necesidad de avanzar a través del empleo en la igualdad de oportunidades como vía más eficaz contra la exclusión.

“Las herramientas que se han utilizado hasta ahora no han funcionado, como se ha podido comprobar”, ha aseverado la responsable de Políticas Sociales, quien ha recordado en este punto que cuando llegaron al Gobierno regional se encontraron con “una Renta Mínima que se había hecho deprisa, sin consensuar, convertida en una prestación farragosa y con trámites inasumibles que hemos podido mejorar, pero que todavía resulta insuficiente”.

Según ha expuesto, “hemos visto cómo el Estado ha hecho lo mismo con el Ingreso Mínimo Vital, que según describe el informe de la Fundación, sólo cubre al 25% de los hogares que lo necesitan en Andalucía, y es completamente insuficiente para las familias con hijos a su cargo”.

Así, Ruiz ha insistido en que “la pobreza severa en Andalucía, que afecta al 10% de la población, hay que atajarla desde la educación y la inclusión, premisas bajo las que se ha diseñado el IPII, que sustituirá a la Renta Mínima de Inserción Social de Andalucía y cuyo borrador de decreto ya se ha terminado”. Así, ha indicado que “en breve comenzará su proceso de tramitación y consenso con el resto de formaciones políticas y entidades y agentes sociales”.

Itinerarios formativos y sociolaborales individualizados

“Una persona que abandona el sistema educativo está abocada al fracaso”, ha apuntado la consejera, para defender la apuesta andaluza por “un modelo que vaya más allá del asistencialismo y procure a las personas un proyecto de vida”. “Sólo desde perspectivas que aboguen por la inclusión, la educación, la superación de las barreras sociales y, sobre todo, la incorporación al mercado laboral, podremos dejar atrás esos datos de exclusión que nos avergüenzan como sociedad”, ha señalado.

También, ha adelantado que “este nuevo ingreso abordará los recursos económicos para que las personas puedan salir de una situación de exclusión, cubriendo sus necesidades básicas para facilitar su desarrollo integral”. “Pero lo más novedoso e importante, es que incluye itinerarios formativos y un proyecto individualizado de inserción social y laboral para que todos los andaluces tengan las mismas oportunidades”, ha asegurado.

El IPII será además compatible con un puesto de trabajo, de tal manera que “no será desincentivador del empleo”, ha resaltado, al tiempo que ha comentado que “la crisis ha derivado en una nueva tipología de clase social, la de trabajadores pobres o familias que, a pesar de contar con un trabajo no superan el umbral de la pobreza”.

Protección de la infancia

Asimismo, la consejera ha destacado que “el nuevo ingreso pone el acento en la infancia con el objetivo de reducir los índices de pobreza infantil, erradicar la marginación y la desigualdad y garantizar la atención a las situaciones de exclusión social”.

De este modo, favorecerá a familias con menores a cargo, familias monoparentales y a aquellos colectivos que han quedado excluidos del Ingreso Mínimo Vital del Gobierno central, como la población menor de 23 años, entre los que se encuentran por ejemplo los jóvenes ex tutelados.

Y permitirá alcanzar a un mayor volumen de población en situación de vulnerabilidad “frente a las carencias y exclusiones del actual Ingreso Mínimo Vital promocionado por el Gobierno central o la complejidad burocrática de la Renta Mínima de Inserción aprobada por el anterior Gobierno andaluz”, ha apostillado Ruiz.

En este sentido, ha indicado que el objetivo es que “todas estas personas dispongan de medidas transversales enfocadas a la incorporación al mercado laboral de aquellos miembros de la unidad familiar que se considere”, así como “abordar su situación desde un punto de vista sociolaboral, pero también socioeducativa, mejorando las competencias digitales para adecuarse a la realidad actual, dado que a la brecha social se le une la brecha digital, y con intervenciones en materia sanitaria o de vivienda”, ha detallado.

Para Ruiz, “esta nueva prestación sigue la senda de la revolución social que el Gobierno andaluz acometió al llegar a la Junta hace tres años con el reto de que Andalucía abandone los puestos de cabeza de las listas del paro y pobreza, recupere todo el talento que tiene y haga de esta región el motor económico que debe ser”.

En palabras de la consejera, “se trata de una revolución social que incluye una nueva forma de enfocar los cuidados y la protección a las personas más vulnerables”, todo ello “con iniciativas innovadoras, ágiles y eficaces que estamos seguros, y así nos lo señala la Fundación Iseak, contribuirán a acabar con esa injusta situación de exclusión que se vive en demasiadas zonas de Andalucía”.

Etiquetas
stats