La importancia de tener un alojamiento web de calidad

Web hosting.

Contar con un alojamiento web o hosting de calidad y que sea veloz es imprescindible. De nada sirve tener un sitio web con un diseño increíble si la página tarda en cargarse o la navegación es confusa o no es sencilla. Así, los servicios de alojamiento web son los encargados de facilitar el almacenamiento de archivos, imágenes, videos, y todo aquello que da forma al sitio y que verá el usuario final.

En pocas palabras, un hosting contiene toda la información y el contenido que dan forma a una página web. Para ello, estos servidores web, deben estar conectados a Internet las 24 horas del día, utilizando una red con más ancho de banda que una conexión doméstica típica. Esto es lo que hace posible que se pueda acceder a las páginas web en cualquier momento y en cualquier ubicación geográfica.

Es muy importante obtener servicios de alojamiento de calidad, como por ejemplo un hosting WordPress adecuado, porque la presencia en Internet es una gran oportunidad para que las empresas muestren sus servicios a los usuarios y presenten una imagen profesional. De ahí la importancia de la rapidez de estos servicios.

¿Qué tipos de alojamientos web existen?

No solo hay un tipo de alojamiento web, de hecho, hay tres formas distintas para alojar un sitio o página web en internet. Estas tres opciones son: El alojamiento compartido, el alojamiento en servidores VPS y el alojamiento en servidor exclusivo o dedicado. Según las necesidades de cada página, será conveniente utilizar un tipo u otro. Para explicar en más detalle sus características, a continuación, se enumeran los más comunes:

1) Alojamiento web compartido

Este tipo de servicio de alojamiento web permite alojar múltiples sitios web en una sola máquina o servidor. En este caso, varios usuarios comparten recursos como la CPU, memoria y conexión a Internet. Una de las ventajas del alojamiento web compartido es que suele ser un servicio económico (incluso gratuito), que puede ser muy útil para empezar con un presupuesto ajustado.

No obstante, tiene ciertas limitaciones, precisamente porque su bajo precio no es garantía de calidad y satisfacción. Los problemas de lentitud y usabilidad suelen darse cuando una de las páginas web utiliza mucha memoria RAM o tiene mucho tráfico. Cuando este servicio es gratuito, se suelen colocar anuncios en las páginas web y aunque también ofrecen la posibilidad de registrar dominio, no es la opción más adecuada para según qué páginas.

2) Servidor virtual (VPS)

Un servidor privado virtual, o VPS, consta de una parte virtual de un servidor físico que crea varias máquinas virtuales independientes. En otras palabras, un VPS es similar al alojamiento web compartido en el sentido de que lo comparten varios usuarios, pero en este caso a cada usuario se le asigna un sistema operativo de su elección y tiene sus propios recursos y dirección IP.

Los usuarios también pueden instalar sus propias aplicaciones y administrar la configuración del servidor. Un VPS funciona de forma independiente dentro de un solo equipo, por lo que, a diferencia del alojamiento web compartido, los usuarios no están sujetos a una sobrecarga o una mala gestión entre ellos. Este servicio suele ser ideal para pequeñas y medianas empresas, ya que compartir este plan cuesta menos que (por ejemplo) tener un servidor.

3) Servidor dedicado

Como sugiere el nombre, un servidor dedicado o de uso exclusivo, es un servidor web que utiliza un solo usuario. Esto significa que el cliente se beneficia de su servicio y tiene control total sobre los recursos del servidor y la máquina. Los servidores pueden incluso configurarse exactamente según sus necesidades, y las actualizaciones de seguridad se mantienen fácilmente de forma regular.

Estos servidores suelen ser más seguros porque los clientes no comparten espacio de almacenamiento ni recursos con otros usuarios, por lo que son menos vulnerables a los ataques de red porque los clientes no comparten hardware ni direcciones IP. Una gran opción para quienes necesitan una web donde se comparten datos importante, tiendas online, etc.

Una vez que se describen los servicios de alojamiento web más comunes, es imprescindible comprender completamente sus necesidades, así como el prototipo de su página web. Por ejemplo, está claro que una página web de blog personal no requiere un servicio de alojamiento web especialmente avanzado. Por el contrario, el sitio web o la tienda online de una gran empresa necesita mantener un alto tráfico, por lo que se requiere un servicio profesional y adecuado.

También es importante investigar la confiabilidad y la reputación de su servidor, ya que las fallas pueden causar un “tiempo de inactividad” inesperado para su sitio web, lo que puede dañar las ventas e incluso la imagen de su empresa. Por otro lado, es beneficioso conocer la calidad del servicio técnico, ya que, si un problema tarda días en responder, se corre el riesgo de que no se resuelva en mucho tiempo.

Etiquetas
stats