De patios entre Santa Marina y San Agustín (IV): Tafures, 2

Casa-patio de Tafures, 2, en la ruta Santa Marina-San Agustín | ÁLEX GALLEGOS

Tras contemplar su magnífico rosetón, que tiene como distintivo, la parroquia de Santa Marina de Aguas Santas queda a un lado. Recorrido un puñado de metros por uno de sus laterales, un entramado de calles se abre a la vista del viandante. Una de ellas toma hacia la izquierda de manera discreta. Es Tafures, a la que también se puede llegar por vías como Zarco o Aceituno. Allí, en la estrechez, el número 2 se descubre al paseante ya a través de una reja. En el interior de la vivienda, un pasillo a modo de moderno zaguán conduce a las estancias. Un pequeño pero cuidado patio otorga color al recinto, que este año regresa al Mayo Festivo de Córdoba -guía-. Al detalle lo tiene su propietaria, Francisca Serrano, para el Festival de Patios.

El inmueble se integra en la ruta Santa Marina-San Agustín y lo hace dentro de la modalidad de Arquitectura Moderna. De relativa reciente construcción, la casa se erige en torno a un patio cuyo suelo cubre chino típicamente cordobés. Tiene el espacio dos alturas, con una más baja en la que destaca calmada una pequeña fuente. Las plantas componen un gran paisaje con cantidad en su justa medida, lo que permite observar elementos como capiteles con relación en el pasado con Mateo Inurria u otros de más costumbrismo, como un canasto. De fondo una suave música acompaña al visitante en un rincón que resulta intimista y que participó por vez primera en el Festival allá por 2010, aproximadamente. Todo es gracias a Francisca Serrano, que goza de su hogar y del certamen. “A mí me parece una cosa preciosa, no tengo queja ninguna”, afirma sobre la celebración del Mayo Festivo.

PREGUNTA. ¿Qué significa el patio para usted?

RESPUESTA. El patio es mi ilusión, mi vida y mi hobby. Mi tiempo libre lo dedico al patio. Por la noche me encanta sentarme en él a escuchar música. Igual que el que pinta, yo planto una maceta, lucho con ella porque como este patio es umbrío cuesta tener flores. Batallo mucho por conseguirlas. Es una ilusión y una hobby.

P. ¿Por qué decide participar en el Festival?

R. Porque había una cultura en este rinconcito de la calle, que había antiguamente un patio que participaba. Luego llegaron nuevos vecinos y empezaron a poner las rejas también, que tuvieron muchos premios. Me transmitieron un poco esa cultura del patio. Empecé a ver mi patio bonito y dije un día, pues lo voy a abrir.

P. ¿Qué opinión le merece el Festival de Patios hoy por hoy?

R. A mí me parece una cosa preciosa. Está siendo una cosa serena, porque yo no estoy teniendo problemas con bullas, ni con la salida y entrada de las personas. Me parece maravilloso.

P. ¿Qué considera necesario mejorar?

R. Ahora mismo estamos luchando con la fecha. Hace cinco días tenía las plantas preciosas, ahora las tengo un poco más marchitas. Como las temperaturas han aumentado… Si se pudiera empezar una semanita antes, es lo único que tengo como opinión en cuanto a la mejora que pudiera tener (el Festival). Por lo demás, yo estoy muy a gusto con el horario, que nos permite descanso y preparar tranquilamente por la mañana. No tengo queja ninguna.

P. ¿Qué futuro cree que aguarda al Festival de Patios?

R. Espero que sea permanente, porque esto se ha hecho ya mundial. De hecho, yo siempre que presento el patio, me gusta ponerle música de fondo. Para mí este patio tiene un embrujo muy especial. Antes siempre ponía la música de guitarra, de Vicente Amigo, pero es que ahora me apetecía poner también una música más internacional. He puesto música de piano, con Yesterday, Titanic… Muy suave, muy incorporada al patio.

P. ¿Cuál es su recomendación para disfrutar de los patios?

R. En principio, que vengan cómodos y lleven algo para el sol, una gorrita, y una botellita de agua. Luego, detalles como que lleven las mochilas por delante y no a la espalda, porque no se dan cuenta y pueden ir rozando las macetas, que cuidamos con muchísimo esmero.

Etiquetas
stats