El Festival de la Guitarra cierra con 9.100 espectadores y abre un periodo de reflexión sobre su futuro

Un concierto del 40 Festival de la Guitarra

El Festival de la Guitarra de Córdoba ha cerrado una edición tan simbólica como la 40 con unos números muy flojos. Según los datos facilitados este lunes, un total de 9.100 espectadores han pasado por los conciertos de esta cita musical que ha vivido este año dos cancelaciones y un aplazamiento.

El Covid, por supuesto, ha marcado el devenir del festival, si bien no es la única causa que explica el importante derrumbe de espectadores que ha tenido esta cita. El antecedente más directo es el año 2019, en la que 24.618 personas acudieron a los conciertos de la 39 edición. Con unas reducciones de aforo del 35%, para lograr una asistencia similar habría que irse a los 16.000 espectadores para esta edición, un número que se ha quedo muy lejos de la realidad.

El recinto que peor ha funcionado ha sido precisamente el único al aire libre: el Teatro de La Axerquía, donde la media de espectadores ha sido del 53,2% de aforo (incluyendo ya las restricciones por Covid). En el Gran Teatro y en el Teatro Góngora, de menor envergadura, sí que se han logrado ocupar el 76,6% de los asientos disponibles.

El concierto que más localidades vendió fue el Loquillo, que curiosamente tuvo que cancelarlo por afonía a la tercera canción. Le han seguido los recitales de Sidecars y Mariza. En el lado contrario, ha habido dos conciertos que no han llegado ni al 40% de aforo.

En cuanto a las actividades paralelas, La Guitarra Cuente y la Música Proyectada han sumado 400 espectadores. El gerente del Instituto Municipal de Artes Escénicas (IMAE), Juan Carlos Limia, ha querido poner el foco en la calidad del festival, por encima de los números. En este ámbito, ha destacado que el 40 Festival de la Guitarra ha tenido dos estrenos absolutos (el concierto Mozárabe de Juan Manuel Cañizares y el de Fantasía para el 40 Festival de Paco Serrano), así como tres primicias, la presentación de los discos de Darawish y José Antonio Rodríguez y el inicio de la gira de despedida de Serranito, titulada Como un sueño.

Además, Limia ha valorado que, en momentos tan difíciles como los actuales, el Festival haya invertido 360.000 solo en cachés para los artistas y contratistas subsidiarios. El director del IMAE también ha querido resaltar la importancia de este festival al indicar que ha contado con 83 medios acreditados, de los que 44 son especializados.

"Todas las posibilidades abiertas", incluida la externalización, de cara al futuro

Por su parte, la concejala de Cultura, Marian Aguilar, ha defendido el trabajo hecho en esta edición, que ha calificado de "valiente", si bien ha reconocido que las cifras de espectadores deben abrir "un periodo de reflexión para mejorar este cita".

"Tenemos el deber de lograr una mayor conexión con la sociedad", ha dicho Aguilar, que ha reconocido que, en estos momentos, desde el Ayuntamiento y el IMAE, tienen "todas las posibilidades abiertas", incluida la de retomar la externalización del festival en próximas ediciones.

En este ámbito, el consejo rector del IMAE rechazó hace solo siete meses la idea de privatizar parte de la programación del Festival de la Guitarra, en concreto, los conciertos de gran formato, en una votación que dio lugar a la posterior dimisión de tres consejeros, que llegaron a denunciar presiones para emitir un voto favorable a la externalización, una propuesta que defendió personalmente el propio alcalde, José María Bellido, y que también fue rechazada por el Pleno.

Etiquetas
Publicado el
19 de julio de 2021 - 13:11 h