¿Y Vidal, qué? ¿Otra vez corriendo la Media?

José Luis Vidal, en su Media Maratón número 30 | RAFA ÁVALOS
A punto de cumplir los 68 años, José Luis Vidal acudió un año más a la cita: lleva ya treinta ediciones en su palmarés

No ganó la Media Maratón. De hecho, no ha ganado nunca. Pero el revoloteo de fotógrafos a su alrededor daba pistas sobre la importancia de su hazaña. ¿Que cuál es? Pues haber corrido en treinta de las 31 ediciones de la prueba más emblemática de Córdoba. Sólo faltó una vez. Fue el año pasado, en el trigésimo aniversario, a causa de un ataque de artritis en las rodillas. Pero la máquina aún funciona. José Luis Vidal Romero, que cumplirá la semana que viene 68 años, llevó el dorsal 5465 y cruzó la meta de la Puerta del Puente un rato después que la mayoría. Los números del cronómetro no han reflejado la trascendencia de su aportación a la prueba. Las marcas no son lo suyo. A Vidal le va más la resistencia,. No hay ningún corredor que haya participado más veces en la Media Maratón de Córdoba. “Y no pienso retirarme”, bromea.

Ahora les llaman runners, un término que le hace gracia a Vidal, quien recuerda a quienes aún les denominan carreristas. En 1985, cuando estaba en auge la Quinta del Buitre y Felipe González era el presidente del gobierno, este atleta popular corría la primera edición de la Media Maratón. Poco más de quinientas personas, con atuendos estrafalarios para la época, se daban cita en la salida de un recorrido peculiar, que hacía escala en la zona de Cercadillas, donde escuchaban piropos subidos de tono. Eran otros tiempos. Este domingo, a Vidal le tocó situarse en el cajón número cinco, entre siete mil compañeros. Él ha visto la explosión de la Media de Córdoba, una progresión imparable que ha llevado a aquellos pioneros de las zapatillas de lona y la camiseta de algodón a atravesar las modas del footing y ahora del running. En el fondo, se trata de lo mismo.

Empezó a correr a los 34 años, cuando decidió dejar el tabaco y llevar una vida más sana. Desde entonces, el atletismo forma parte de su rutina. Se ha convertido en una forma de vida, seguramente en una adicción. Vidal hizo la mejor marca en Media Maratón la primera vez que intervino: 1.27:20. Desde entonces, su prioridad ha sido mantenerse en un tiempo asumible y terminar siempre. Ser un atleta de élite no es sólo anotar grandes marcas, sino también saber resistir el paso del tiempo y no renunciar al reto de cada año. Vidal lleva treinta ediciones de la Media Maratón y no se rinde. Desde Fuengirola, donde vive gran parte del año desde que se jubiló, ya piensa en la del 2016.

Etiquetas
stats