Víctor Ruiz, en la rampa de salida

Víctor Ruiz, en la visita del Córdoba al Cartagena | LOF

“Tendrán que salir entre seis y nueve jugadores”. La afirmación, más que clara, corre a cargo de Miguel Valenzuela, director general deportivo del Córdoba. Mientras se da un número concreto, el club trabaja desde hace semanas con una hoja de ruta definida a la perfección en lo que se refiere a la confección de la primera plantilla para la próxima temporada. En este sentido, el máximo responsable del área técnica no oculta algunos detalles de lo que en adelante va a suceder. Una reforma profunda, con en torno a una decena de fichajes, es lo que pretende. Dicha premisa conduce en consecuencia a un importante guarismo de bajas entre los futbolistas actualmente en nómina. Entre ellos sobresale el nombre de Luis Garrido, cuya situación desvelara directamente el propio encargado del departamento días atrás. No menos señalado está otro, por mucho que todavía la entidad no haya especificado nada más. Se trata del de Víctor Ruiz, que no cuenta y va a tener que buscar nuevo destino para la 2020-21.

El malagueño se encuentra en la rampa de salida. De hecho, es uno de los primeros jugadores que entrara en la lista de posibles descartes. Así lo mantiene CORDÓPOLIS desde el primer día a nivel informativo en relación al proyecto de la siguiente campaña. Y de tal forma lo ha podido confirmar en esta ocasión. La dirección general deportiva del Córdoba tiene por seguro que Víctor Ruiz no va a continuar en El Arcángel. Dicha circunstancia se da por diversos motivos pero principalmente por la consideración de que el zaguero tiene una elevada ficha dado su rendimiento el curso 2019-20 y porque existe la intención de potenciar la línea de retaguardia del equipo. “Haremos un equipo sólido cuando tengamos una defensa capaz de atacar y defender”, expresó días atrás Miguel Valenzuela. “Traeremos un central de garantías pero también uno sub 23 para sacar el balón de atrás”, añadió en este sentido.

De esta forma, Víctor Ruiz va a vivir la ingrata realidad de causar baja en una entidad en la que mantiene contrato en vigor. En concreto, el futbolista tiene vinculación hasta final de la próxima temporada. Por tanto, se hace muy necesario cerrar un acuerdo con él para resolver la situación. Al tiempo que este hecho tiene lugar, las dudas sobre la continuidad del central quedan completamente despejadas en cuanto a su posición inicial de cara a la configuración de la plantilla que dirija Juan Sabas la 2020-21. Así es después de un campeonato mucho más que discreto, en el que ni siquiera consiguió encontrar regularidad en el Atlético Levante, conjunto al que fue cedido en enero tras unos guarismos mínimos durante la primera vuelta con el cuadro califal. Precisamente su escasa aportación, al tiempo que la mencionada cuantía de su nómina, hace que la decisión de la dirección general deportiva no haya generado incertidumbre alguna.

La incorporación del central resultó en un primer momento atractiva. Tenía 24 años y la anterior campaña -la 2018-19- tuvo ocasión de disputar 23 partidos con el filial del Atlético de Madrid, con el que acabó tercero del Grupo I de Segunda B. Se presentaba así como un futbolista con proyección y un buen refuerzo para la zaga: Representado por Mesas Sport -agencia participada por Alfredo García Amado, director general de la entidad en el momento de su fichaje- firmó por dos temporadas. Sin embargo, no halló hueco en el once inicial. De hecho, su primer encuentro con la blanquiverde significó el inicio de una preocupación en torno a su estado de forma. Fue titular ante el Murcia en la tercera jornada pero tuvo que retirarse del campo a los 53 minutos tras ofrecer una sensación de incapacidad física. El técnico del cuadro califal entonces, Enrique Martín, no rehusó hablar del asunto: no veía al jugador en disposición de competir.

Posteriormente jugó sólo cuatro choques más, uno de ellos con discreta actuación en Copa del Rey. El cambio de propiedad y la necesidad de reforzar el equipo para tratar de alcanzar el play off hicieron que saliera cedido al Atlético Levante, donde participó en apenas tres duelos hasta la declaración del estado de alarma por la pandemia de Covid-19. Con la intención como tiene la dirección general deportiva de dar otro aire a la zaga, Víctor Ruiz se va a ver obligado a poner punto final a su etapa en el conjunto blanquiverde. Acuerdo mediante, claro está -como ya quedó escrito-. Un periplo éste que no va a dejar buen recuerdo al jugador, que incluso se vio envuelto en polémica por sus declaraciones tras la derrota del equipo ante el Cartagena en la primera vuelta. Tras el partido que significó la salida de Enrique Martín llegó a afirmar que el equipo de Cartagonova era superior, lo que, como es lógico, no gustó en torno a El Arcángel. Tanto fue así que hubo de pedir disculpas.

Etiquetas
stats