Para ver más claro

Esteve Monterde, jugador del Córdoba | LOF

Si el problema del Córdoba es de competencia futbolística, de suerte, de ánimo o simplemente es que los rivales son mejores es un asunto que hoy, en Girona, se volverá a chequear. En Montilivi corren tiempos felices. Los seguidores no han visto una derrota de su equipo en Liga desde finales de 2015. Además, están a punto de batir una marca memorable: si ganan, habrán firmado la mejor primera vuelta de la historia del club en Segunda División. Exactamente lo mismo que hizo el curso pasado un Córdoba que ahora, para su pesar, vive inmerso en una realidad mucho menos agradable.

Recién eliminado de la Copa del Rey por el Alcorcón -los alfareros evitaron que el Córdoba pasara de cuartos por tercera vez en 62 años-, el equipo ha tratado de rearmarse en los últimos días para poner los cinco sentidos en la Liga. Ahí siguen siendo aspirantes a todo y se empeñan en que los acontecimientos no desmientan sus altas metas, las únicas posibles según han insistido en recalcar tanto Carlos González, el accionista mayoritario, como su hijo Alejandro, que lleva apenas unas semanas como presidente. Cerrar la primera vuelta del campeonato apartado de la zona de descenso y a una distancia recuperable de los puestos de play off es el objetivo más inmediato.

El Córdoba se agarra a un dato. Con Carrión no ha perdido fuera de casa. Ni en Liga ni en Copa del Rey. Descargado de la presión que le atenaza en El Arcángel -donde no gana ni el treinta por ciento de sus partidos-, el conjunto blanquiverde peleará por seguir esa tendencia y hacer que al menos no chirríe su rango de candidato al play off. Para no perder la costumbre, el técnico blanquiverde tendrá que remover el once. En la defensa contará con una baja notable: el valenciano Héctor Rodas, con una lesión en el cuádriceps, se cayó de una lista de convocados en la que entraron Sasa Markovic y Zacharya Bergdich. El serbio, después de siete meses fuera de combate por una grave lesión, de rodilla, reapareció en los minutos finales del infausto choque copero ante el Alcorcón en El Arcángel. Markovic se lesionó precisamente en el entrenamiento anterior al que fue el último partido de competición de la temporada pasada: en Montilivi, en el play off de ascenso a Primera. Los catalanes se impusieron por 3-1 en la prórroga y echaron al Córdoba. Markovic podría tener una oportunidad. El marroquí, por su parte, es el único del plantel que aún no ha disputado un solo minuto oficial desde que llegó Carrión.

Los blanquiverdes tendrán un test de alta exigencia ante un Girona que marcha en puesto de ascenso directo -es segundo-, es el equipo más goleador del campeonato (33) y el único que no pierde ante su afición. Los de Machín cuentan en sus filas con un conocido excordobesista, el madrileño Borja García, que esta temporada tiene un peso notable en los esquemas. Carrión aún no puede contar con el primer fichaje invernal, Javi Lara, que está a la espera de recibir el transfer internacional. Mientras el montoreño se pone a punto, el Córdoba va a probarse ante un contrario temible. Si consigue volver con éxito, habrá evitado un desplome en la clasificación, mandará un mensaje intimidante a sus vecinos y, principalmente, se tomará una dosis de autoconfianza después de las penas de la Copa.

ALINEACIONES PROBABLES

GIRONA: René, Alcalá, Aday, Juampe, Ramalho, Maffeo, Borja Gracía, Pere Pons, Granell, Portu y Fran Sandaza.

CÓRDOBA: Pawel Kieszek, Antoñito, Jonathan Bijimine, Caro, Domingo Cisma, Pedro Ríos, Edu Ramos, Borja Domínguez, Javi Galán, Juli y Rodri.

ÁRBITRO: Cordero Vega (Comité Cántabro).

CAMPO Y HORA: Montilivi, 20:00.

Etiquetas
stats