Tranquilos, que estoy aquí

Gol de Xisco en el Córdoba - Llagostera | MADERO CUBERO
Xisco se reencontró con el gol para abrir la senda del triunfo al líder | “Me quito un pequeño peso de encima”, admite el balear

El Córdoba es, definitivamente, un equipo peculiar. Mientras Fidel y Florin se han empachado de celebrar en las últimas semanas, convirtiéndose en el dúo de moda en España, el goleador de cabecera, el nueve, se viene dedicando mayormente a otras labores. Xisco Jiménez ha dado asistencias, ha presionado la salida del balón del rival y ha exhibido una vena solidaria y sacrificada como jamás se le había visto. Su técnico, Oltra, ha venido sistemáticamente valorando su papel en cada una de las comparecencias ante los periodistas. A veces, hasta sin que nadie le preguntara sobre ello. La mutacion de Xisco ha sido una de las claves del crecimiento del Córdoba, que ha conseguido nuevos registros de su goleador. Porque Xisco es, ante todo, eso: un rematador, un finalizador.

Ante el Llagostera volvió a marcar. No levantaba el puño desde el 11 de octubre, cuando marcó el 0-1 en el Anxo Carro de Lugo (1-2 al final), y ese tiempo de sequía le estaba afectando. No llegaba a la categoría de trauma, pero echaba de menos esa sensación que da sentido a su profesión. “En lo personal, llevaba ya varias jornadas sin marcar, aunque no esté jugando tan arriba, siendo la referencia. Pero sí que es verdad que me satisface mucho el poder haber marcado otra vez. Me quito un pequeño peso de encima, porque nunca había estado tantas jornadas sin marcar, creo, pero lo más importante es que el equipo ha ganado, que ha servido para sumar y hay que quedarse con eso”, declaró en la zona mixta.

Xisco acumulaba ocho partidos seguidos sin haber marcado. En este curso lleva ya tres goles, una cifra que le mantiene por detrás de los siete de Florin y los seis de Fidel. En la pretemporada hizo media docena y levantó grandes expectativas, que ya se habían encendido tras comprobar sus números en la media temporada en la que estuvo cedido en el Mallorca. Su retorno, con goles y capitanía, le ha confirmado como un hombre nuevo. El cordobesismo aprecia su nuevo papel en el grupo, mucho menos lucido. “Si algo ha demostrado este equipo es que somos fiables, que somos sólidos, que nos crean muy pocas ocasiones. Nos ha faltado igual rematar un poco antes el partido, pero también se ha visto que el equipo sabe sufrir, sabe manejar según qué situaciones de partido, situaciones que no son tan cómodas, con un poco de estrés”, ha explicado a los periodistas. Ver a Xisco expresándose en estos términos retrata con fidelidad la realidad de un Córdoba en el que los egos se diluyen y se alimenta un lema: todos dependen de todos.

Con contrato hasta este próximo verano, el porvenir de Xisco es un tema que comienza a levantar discusiones. El jugador, que cumplirá 30 años en junio, se lo toma con calma. “El otro día bromeaba con el presidente. Llegado el caso no habría ningún problema, pero pienso que ahora no es el momento de hablar de eso tampoco. Estamos muy bien, muy contentos, con la euforia y tal, pero hay que estar tranquilos, pensar que no hemos hecho nada, que está muy bien lo que hemos conseguido hasta ahora pero que queda un largo camino por delante”, indicó el mallorquín. Su llamada a la humildad es una buena prueba de madurez. “No podemos ir a Elche pensando que somos líderes, que somos los mejores y que vamos a ganar con facilidad”, ha insistido el goleador habitual del Córdoba. Ahora se dedica a otros menesteres, pero no olvida su especialidad. Ante el Llagostera fue el encargado de romper el muro. Si le necesitan, saldrá a tomar cartas en el asunto.

Etiquetas
stats