Un sueño mal contado

Manu Leal es consolado tras la derrota | ÁLEX GALLEGOS

Era uno de esos días en los que hay varios partidos en uno. Entre la grada y la pista, que en esta ocasión relucía el azul que cubre a las principales contiendas de la jornada. Y no era para menos. De hecho, la batalla comenzó mucho antes de que el balón echara andar. Era un duelo entre dos de las aficiones más destacadas de Primera. La del Valdepeñas, que anda extasiada con el insaciable éxito de su plantilla, y la de Córdoba, que a base de corazón está logrando acompañar al Córdoba Patrimonio de la Humanidad en un sueño que todos quieren que sea duradero en el tiempo. Y así fueron dándose los primeros golpes, siempre amistosos, eso sí, aunque los de Maca iban hoy a morder como nunca. La pesadilla tardaría en llegar.

“Los partidos en casa cambian nuestro chip”, decía Javi Sánchez en la previa. Y vaya si lo hace. El cuadro blanquiverde salió dispuesto y a por todas desde el primer momento. Tanto que a los dos minutos ya mandaba en el electrónico merced a un gol de Dani Fernández. El cierre catalán logró robar un balón en el mediocampo y batir en el uno contra uno a Edu. Un tanto que silenció -en parte- el clamor de la afición visitante, al tiempo que alentaba aún más a la parroquia cordobesa. Y más que se desató esa locura cuando un minuto después Zequi hacía el segundo, después de completar una excelente triangulación junto Manu Leal y Jesús Rodríguez. Un arranque de puro vértigo. Si había alguien todavía aparcando o despistado en la búsqueda de su asiento, ya se había perdido dos goles. Vista Alegre rugía como en las grandes batallas. Ésta era una de ellas.

Con el paso de los minutos, la intensidad fue bajando. Era imposible mantener tal exigencia. Fue entonces cuando el Valdepeñas, nada menos que el tercero en la tabla, asumió el protagonismo, en este liderado por su estrella, un Chino que aterrizaba en el feudo califa como máximo artillero del torneo. El manchego tomó el liderazgo en la ofensiva de su equipo que, ante la defensa cordobesa, debía recurrir una y otra vez al tiro lejano. Aún así, el peligro era constante, lo cual puso a prueba a Cristian en más de una ocasión. El meta local sumó incontables paradas ante las acometidas visitantes, aunque la insistencia tuvo su recompensa para el Valdepeñas. Tuvo que ser el propio Chino el que abriera la lata para los suyos, con un disparo pegado al palo al que no pudo llegar el portero local. Un tanto que despertó aún más el ánimo de los manchegos, que subieron una marcha más durante el tramo final del primer tiempo. Sin embargo, pese a que el dominio era para los pupilos de David Ramos, el marcador ya no volvería a moverse.

Del mismo modo que tampoco lo hizo tras la reanudación, y eso que ahora fue el Córdoba Patrimonio de la Humanidad el que gozó de oportunidades más claras. Manu Leal arremetió contra la portería de Edu una y otra vez, pero siempre topándose con el cuerpo del guardameta. De hecho, el arquero visitante fue el héroe indiscutible de los suyos, protagonizando numerosas intervenciones milagrosas, entre las que destacó un penalti marrado por el capitán blanquiverde.

El tiempo pasaba y ambos conjuntos buscaron su premio. Todo lo que había en ambas plantillas se dejó notar en los minutos finales. Uno tratando de conservar su renta y el otro buscando el empate cada vez con mayor empuje. Eso dio lugar al tramo más bronco del partido, en el que las cartulinas amarillas se fueron sucediendo para uno y otro bando. A falta de dos minutos para el desenlace, David Ramos sacó el juego de cinco. Y en la primera, aviso entre los tres palos. Se les iba a hacer muy largo a los de Maca, que corrían de un lado para otro a defender lo que tanto había costado alcanzar. Pero el talento siempre aflora y Valdepeñas cuenta con mucho en su plantilla. Así fue como se fraguó el empate, que llegó de la mano de un Dani Santos que únicamente tuvo que empujarla a placer tras un balón cruzado al segundo palo.

Y los nervios se pusieron a flor de piel. Todo estaba en juego y no había nada decidido. Faltaba saber dónde iba a caer la fortuna. Esa lección de fe se pudo culminar a falta de un minuto, pues Lolo Jarque volvió a errar un segundo penalti para el Córdoba Patrimonio de la Humanidad. De nuevo, el portero se visitó de héroe. Y en pleno momento de duda, Chino puso la puntilla con un disparo desde lejos al que no pudo llegar Cristian. El sueño se disipó en un final cruel.

FICHA TÉCNICA

CÓRDOBA PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD, 2: Cristian Ramos, Jesús Rodríguez, Manu Leal, Zequi y Dani Fernández -cinco inicial-, Lolo Jarque, Giasson, Cristian Cárdenas, Pablo del Moral, Javi Sánchez y David Leal.

VIÑA ALBALI VALDEPEÑAS, 3: Edu, José Ruiz, Cainan, Pablo Ibarra y Chino -cinco inicial-, Dani Santos, Nano, Buitre, Canela, Juanan y Manu García.

ÁRBITROS: Del Pozo García y Moreno Durán (Comité madrileño). Mostraron cartulina amarilla a los visitantes Pablo Ibarra, Manu García, Dani Santos y Cainan y al local Zequi.

GOLES: 1-0 (2′) Dani. 2-0 (3′) Zequi. 2-1 (10′) Chino. 2-2 (38′) Dani Santos. 2-3 (39′) Chino. 

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la decimonovena jornada del campeonato nacional de Liga de Primera, disputado en el Palacio Municipal de Deportes Vista Alegre ante 3.282 espectadores.

Etiquetas
stats