Stankevicius está de vuelta para una guerra sin tregua

Stankevicius, con el balón, en un entrenamiento. | MADERO CUBERO
El lituano entrena con normalidad en la vuelta al trabajo del Córdoba, marcada por la intensidad y el buen ambiente | Cisma y Rodas se ejercitaron en el gimnasio de El Arcángel

El líder vuelve a la carga. Lo hace con la vista puesta única y exclusivamente en su siguiente encuentro, el que le enfrentará el próximo sábado (El Arcángel, 18:00) al Llagostera, aunque al mismo tiempo con una continua mirada de reojo a la enfermería. Ese espacio tan transitado en las últimas semanas comienza a tener cada vez menos inquilinos, toda vez que Oltra ya tiene de nuevo a su disposición a Stankevicius. El regreso a la normalidad, que comenzó el pasado lunes, del lituano es sin duda la más importante y positiva novedad del Córdoba en su retorno al trabajo. El veterano lateral se ejercitó este miércoles sin el más mínimo problema en la primera sesión preparatoria para el choque con el cuadro catalán. E incluso mostró una gran capacidad de disparo a puerta. De esta forma, el técnico sigue recuperando efectivos, después de que días atrás sucediera lo mismo con Pedro Ríos -que además jugó en Girona-. Con todo, el preparador todavía aguarda la rehabilitación de sus respectivas lesiones de Domingo Cisma y Héctor Rodas, que entrenaron en el gimnasio. Por cierto, la ausencia que también continúa es la de Carlos Caballero.

Positiva es la reincorporación al grupo de Stankevicius, que en los próximos días hará lo posible por arrebatar su lugar en el flanco derecho de la defensa a Albert Dalmau. La decisión será lógicamente del técnico, que eso sí suma otro efectivo para la zona del campo más debilitada en el conjunto blanquiverde por las bajas. Como lo son las de Domingo Cisma y Héctor Rodas, quienes siguen fuera del trabajo sobre el césped. En el caso del lateral sevillano mantiene sus problemas físicos, que padece por tercera semana y de los que trata de recuperarse con entrenamiento específico en el gimnasio de El Arcángel. Al igual que el central valenciano, que se perdió el choque en Girona no sólo por cumplir ciclo de amonestaciones sino por el percance que sufriera ante el Real Oviedo. El suyo es un problema en un principio de menor alcance, si bien su vuelta a la normalidad sólo la marcará la evolución clínica. Así las cosas, tocará una vez más esperar acontecimientos a lo largo de los próximos días.

Curioso resulta el caso de Carlos Caballero, que se ausentó por vez primera de los entrenamientos hace un par de semanas debido a un proceso gripal. Sin embargo, su reincorporación al grupo todavía no se produjo, por lo que quizá pudiera sufrir algún tipo de molestia física. Sea como fuere, el madrileño aún debe aguardar la llegada del nuevo año para poder ser de la partida -entonces el Córdoba podrá resolver el alta de su licencia federativa-. Por lo demás, la sesión con la que el cuadro califal inició su preparación para el partido con el Llagostera se desarrolló sin incidencias, más allá del golpe, que en eso quedó, de Xisco en una acción en la serie de partidillos a medio campo del final. Si por algo destacó, como es habitual durante esta temporada, la práctica del equipo fue por la intensidad y por el buen ambiente de una plantilla que no se detiene ni un segundo para seguir su buen camino.

Etiquetas
stats