Un sitio en el que soñar

.

Se ha repetido por activa y por pasiva. Y los hechos justifican, e incluso en cierta manera superan, las propias palabras. En casa es otra cosa. El ambiente. El himno. La conexión con la pista. Sin duda, todo es diferente. Un actor que intimida y logra, aunque sea por momentos, hacer temblar las piernas del rival. Y eso precisamente fue lo que ocurrió de inicio en el duelo entre el Córdoba Patrimonio de la Humanidad y el Levante. Los blanquiverdes son conscientes de la importancia de sumar en Vista Alegre y salieron a morder desde el primer minuto. De hecho, más de uno andaba aún buscando su asiento y César ya había golpeado el primer misil en dirección a la meta defendida por Prieto.

Una vez más, el ala egabrense fue el más activo de inicio para los locales, el cual logró poner una y otra vez en apuros al guardameta granota. Un efervescente arranque en el que, además de César, probaron fortuna Giasson, Zequi y Pablo del Moral. Pero todos topaban con el buen hacer del portero visitante.  El asedio era claramente blanquiverde. No obstante, con el paso de los minutos, el Levante fue entrando en el ritmo del juego, y nuevamente un cordobés sería protagonista. Con mejor precisión incluso.  Ahora en el bando contrario. El montoreño Cecilio fue un verdadero quebradero de cabeza para la defensa del Córdoba Patrimonio. Puro desequilibrio el del ala visitante. Y de sus botas nacería el primero de la noche.

Una contra provocada por el de Montoro acabó con un disparo repelido por Cristian y seguidamente por el palo. Y en ésas, saque de esquina y gol. Aunque no exento de polémica. Chillo, como se le conoce deportivamente, remató el córner y el balón fue a parar al larguero, tras cuyo golpeo rebotó en el parqué. Ante la duda de los presentes, fue el árbitro el que decretó que había entrado.  Esa diana hizo que la balanza se decantara ahora un poco más hacia el otro lado. Llegaba el turno del dominio levantinista. Y vaya si lo fue, pues escasos minutos después, Márquez subiría el segundo al electrónico al aprovechar un pase escorado de su compañero. Además, Cristian salió entonces al rescate de los califales con una magnífica intervención en el uno contra uno. Y de la acción a la reacción. Conexión entre los hermanos Leal al contragolpe y es David el que dispara, aunque de nuevo vuelve a toparse con Prieto.

El tramo final del primer tiempo fue de completa igualdad. Los problemas de faltas, para fortuna de los de Maca, afectaban hoy al equipo rival, lo cual hizo alentar aún más el delirio de la grada. Y de su aliento saldría el 1-2, obra de Jesús Rodríguez, quien fue capaz de rematar con la punta de la bota un balón centrado tras saque de banda. Alguna más tuvo para empatar el Córdoba Patrimonio de la Humanidad, pero el acierto no acompañó más a los cordobeses en el primer tiempo. Eso sí, no se haría de rogar en el segundo.

El que estuviera pestañeando se lo perdió. Habían transcurrido apenas unos segundos del reinicio y una rápida acción blanquiverde acabó en saque de esquina, tras el cual Lolo Jarque impactó un golpeo desde media pista inalcanzable para el guardameta granota. Ahí estaba el empate, con el cual Vista Alegre comenzó a volverse ensordecedor. Cada disputa era ya un asunto personal. Ambos se creían capaces de alzarse con el triunfo y fueron con todo el hambre a por él. Tanto que el choque entró en su tramo más intenso, y a la vez más bronco. Zequi dispuso de la más clara para los locales, aunque no pudo rematar bien un excelente recorte en el área. El tuya mía era constante. Nadie controlaba completamente el ritmo y todos gozaban de protagonismo. Asimismo, de las botas del gaditano saldría además la otra más franca para los cordobeses, que llegaban con mayor claridad a la meta contraria. Pero el tanto se resistía.

Y le emoción fue a más. El Córdoba Patrimonio de la Humanidad amasó la pelota a su modo. La quería y se gustaba. Jugaba a placer. Y de una de esas brindó el escudo el capitán. Cuando todo es puro nervio, Manu Leal sacó a relucir esa tranquilidad que tanto le caracteriza y de la que nadie mejor que él sabe sacar rédito. De sus botas nació un disparo escorado que puso patas arriba Vista Alegre. Momento de auténtica locura. Del corazón de los cordobeses emanó el golpeo que daba la vuelta al marcador, aunque no por mucho tiempo. Pues del talento de otro de la tierra vendría otra vez la igualada. Cecilio puso el 3-3 apenas un minuto después.

En desenlace del partido no iba a ser apto para cardíacos. Pablo del Moral levantó al público tras aprovechar un pase medido de Manu Leal, aunque Prieto tiró de reflejos para sacar la pelota en la línea. Y casi a renglón seguido, Rubi Lemos rozó el gol para el Levante en una contra. La emoción se palpaba en un ambiente muy cargado. Un fallo de cualquiera podía costar el triunfo. Diego Ríos asumió entonces su papel de favorito en la contienda y comenzó con el juego de cinco, pocas veces visto en el lado visitante en Vista Alegre este curso. Pero de nada sirvió. Los blanquiverdes defendieron con uñas y dientes para rescatar un valioso punto. Al calor de su gente. No podía ser de otra manera.

FICHA TÉCNICA

CÓRDOBA PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD, 3: Cristian Ramos, Giasson, Lolo Jarque, César y Manu Leal -cinco inicial-. También jugaron David Leal, Pablo del Moral, Zequi, Jesús Rodríguez, Javi Sánchez y Cristian Cárdenas.

LEVANTE UD, 3: Cecilio, Maxi Rescia, Gallo, Prieto y Rubi Lemos -cinco inicial-. También jugaron Pedro Toro, Sena, Cuzzolino, Márquez, Jorge Santos y Pedro García.

ÁRBITROS: Martínez Flores y Navarro Liza (Colegio Murciano). Mostraron cartulina amarilla a los locales Cristian Cárdenas y Zequi y al visitante Cecilio.

GOLES: -1 (8′) Cecilio. 0-2 (12′) Márquez, de penalti. 1-2 (19′) Jesús Rodríguez. 2-2 (21′) Lolo Jarque. 3-2 (33′) Manu Leal. 3-3 (34′) Cecilio.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la decimoséptima jornada del campeonato nacional de Liga de Primera División LNFS, disputado en el Palacio Municipal de Deportes Vista Alegre ante 3.012 espectadores.

Etiquetas
stats