Señores, aprieten las filas y aguanten

Emilio y Carrión, en un entrenamiento en la Ciudad Deportiva | MADERO CUBERO

En el expediente X del cordobesismo quedará este mercado invernal, que ha dejado sensaciones extrañas en el ambiente. Había dinero -eso resaltó el director deportivo, Emilio Vega-, pero no hubo manera de conseguir cerrar ninguna operación en el último día. Al final llegó Aguza -que rescindió con el Alcorcón- porque se fue de manera inesperada Borja Domínguez al Oviedo. En el tema de los centrales, se espera la rehabilitación de Deivid y se tirará con lo que hay. ¿Un delantero? Tampoco hubo nada. Como Rodri y Piovaccari están sancionados, el Córdoba jugará en Lugo sin delanteros puros y con algún experimento de Carrión, al que se le ha quedado un grupo que parece seguir reclamando remiendos.

Ya sólo queda apretar filas, encomendarse al santoral y trabajar duro para ajustar tuercas en puntos clave. El primero, según resaltan todos entre los muros de El Arcángel, es mejorar el balance defensivo. El equipo encaja demasiados goles. Ahí, en la retaguardia, también hubo otro cambio en el mercado: llegó el argentino Bíttolo para competir por el lateral izquierdo con Domingo Cisma. El tercero en ese puesto, Samu de los Reyes, está sin estar. Carrión no cuenta con el sevillano. Lo sabe él y todo el mundo, puesto que Vega lo desveló en la sala de prensa. El jugador, pese a la situación, decidió quedarse y cumplir su contrato, que termina en el mes de junio. Como el de un buen puñado de pilares del Córdoba actual, casos de Ríos, Juli, Alfaro, Rodri, Piovaccari o el recién llegado Javi Lara.

Para el duelo en el Anxo Carro, el Córdoba tiene sancionados a Rodri y Piovaccari, los mejores goleadores en Liga y Copa, respectivamente. Tampoco juega Edu Ramos, al que los insultos al árbitro en la pasada jornada frente al UCAM en El Arcángel le han costado dos partidos de castigo. En la sesión de entrenamiento de hoy determinará Carrión la convocatoria para un partido inquietante. El maliense Moha Traoré se ejercitó con la primera plantilla y todo apunta a que entrará en la lista. De los fichajes invernales, Javi Lara es ya un titular; Mariano Bíttolo puede tener su primera oportunidad y Sergio Aguza, que acaba de aterrizar, podría ser reservado para una próxima ocasión. Aunque ya no hay demasiado tiempo para adaptaciones.

El Córdoba necesita una reacción rápida y jugadores que provoquen efecto inmediato -para bien- en una formación enquistada, que según Emilio Vega pasó momentos de nerviosismo durante el mercado invernal. "A mí me pasó como jugador", dijo el leonés ante los medios cuando le tocó analizar el balance del mes de enero. Ya acabó esta tortura y ahora llegan los exámenes reales. En Lugo, el Córdoba vuelve a pelear por sacar la cabeza y mantenerse retirado de la zona de descenso. Mientras siga su pésima racha en casa -ganó por última vez en septiembre, y fue al colista Nástic-, afrontará cada viaje con el aroma de la necesidad atufando el autobús. Las dos últimas derrotas, en Tenerife y Girona, afearon la clasificación. "Está claro que no es la temporada que esperábamos", dijo Emilio. El cordobesismo se prepara para sufrir. Carrión, que llegó para suplir a Oltra, tiene ante sí un desafío tan atractivo como estresante. Este viernes habrá lista de convocados y viaje hacia Lugo, donde tienen una vida bastante más cómoda.

Etiquetas
stats