La revolución pendiente: ¿cómo cuadrar cuentas?

Córdoba-Granada en El Arcángel | ÁLEX GALLEGOS

El fútbol es pasión, sentimiento, fe y muchas cosas más. Pero, principalmente, es matemática. Sobre todo cuando llegan estas fechas y hay que empezar a cuadrar balances. El Córdoba ya emprendió una reforma drástica en la plantilla en el mercado invernal, con siete altas y otras tantas bajas para dar otro aspecto a su formación. El cambio se ha notado. Hay otros modos, otra implicación, más sensatez en los planteamientos y menos farfolla dialéctica en general. Pero falta lo primordial: los resultados.

Los protagonistas, desde el presidente y dueño al último jugador, se han hartado de explicar que lo del año pasado no tiene nada que ver con el actual. Sin embargo, hay similitudes más que curiosas. El Córdoba era en el curso pasado, con 19 puntos sumados, el vigésimo clasificado solo por delante del Lorca -al que entrenó, por cierto, Curro Torres- y el Sevilla Atlético. Estos dos equipos terminaron descendiendo. En el actual, con 21 puntos en su poder, también tiene por detrás solo a dos: el Nástic y el Reus. El cuadro catalán, expulsado, ya es el primer descendido.

El final milagroso de 2018

En la temporada 17-18, el Córdoba terminó la jornada 26 con una derrota horrorosa en el Heliodoro Rodríguez de Tenerife. Perdió 5-1. Su técnico, Jorge Romero -el tercero del curso, tras Luis Miguel Carrión y Juan Merino-, solo había conseguido dos triunfos en nueve partidos. El global del equipo resultaba descorazonador: 5 victorias -¡una más que en la temporada actual!-, 4 empates y 17 derrotas. El coeficiente goleador, en negativo: 30 a favor (uno menos que en la actual) y 49 en contra (dos más). Todo para sumar 19 puntos, a once de la permanencia que marcaba entonces el Almería con 30. León y Oliver, su mano derecha entonces, decidieron un relevo en el banquillo. Llegó Sandoval.

El primer partido se saldó con un revés (1-2) ante el Granada. El Córdoba tocó fondo. Se puso a 14 puntos virtuales de la salvación. Y ahí se inició una racha sin parangón en la historia de la entidad: 10 victorias, 2 empates y 4 derrotas, con 27 tantos a favor y 16 en contra. Un total de 32 puntos para alcanzar los 51 y terminar la campaña en décimosexto lugar, salvado, y con una fiesta en El Arcángel tras golear al Sporting de Gijón (3-0).

En ese ciclo de 16 encuentros, el Córdoba superó a Valladolid (2-1), Alcorcón (1-2), Lugo (1-0), Nástic (0-2), Lorca (1-0), Sevilla Atlético (3-0), Rayo Vallecano (1-2), Almería (2-0), Reus (1-2) y Sporting (3-0), empatando con Oviedo (1-1) y Osasuna (1-1), para ceder solo contra Granada (1-2), Numancia (2-1), Leonesa (2-1) y Huesca (2-4).

El revulsivo pendiente de 2019

Lo mejor que se puede decir a propósito de las opciones de salvación de este Córdoba en comparación con la situación del año pasado es que los puntos de distancia son menos. La mitad. Eso proporciona una esperanza, aunque hay datos altamente preocupantes. Con ningún entrenador ha sido capaz el equipo de enlazar dos victorias consecutivas en Liga. Sus éxitos han llegado casi de modo casual, salpicados por un calendario repleto de socavones. La escuadra blanquiverde solo ha sumado los tres puntos ante Almería (2-0, jornada 8), Extremadura (4-2, jornada 12), Las Palmas (4-1, jornada 19) y Tenerife (0-2, jornada 25).

Necesita una racha positiva de manera urgente para compensar los estragos de una marcha paupérrima, con 4 victorias, 9 empates y 13 derrotas. Para alcanzar los 50 puntos le faltarían 29, con 48 en juego. El acelerón debe ser formidable. La relativa cercanía de los adversarios directos supone, en el presente campeonato, un estímulo extra. El año pasado, el equipo consiguió salir de los puestos de descenso en la penúltima jornada tras ganar en Reus por 1-2 con un postrero gol del por entonces ídolo Aythami Artiles. Logró así depender de sí mismo para certificar la permanencia en la última jornada.

En esta Liga 18-19, el Córdoba entró entre los cuatro últimos en la segunda fecha del calendario y de ahí no ha salido, llegando a ser colista en varias jornadas. A los blanquiverdes les aguardan citas en El Arcángel con Málaga, Sporting, Mallorca, Lugo, Zaragoza, Reus (5 de mayo, descanso y victoria), Nástic y Osasuna. Siete partidos como anfitrión. Completará el panel con ocho salidas: Almería, Extremadura, Cádiz, Elche, Oviedo, Las Palmas, Rayo Majadahonda y Deportivo de La Coruña. Hagan cuentas.

Etiquetas
stats