Un récord a la vista del Yosiquesé

Rod Gonçalves en una acción en Vista Alegre | TONI BLANCO

Llegar al final de la fase regular con todos los partidos ganados en casa supone, además de un récord sin parangón para un equipo cordobés, un revulsivo moral de primer orden para un club como el Yosiquesé Cordobasket, que se ha estrenado este curso en una categoría nacional sénior. El equipo de Rafa Sanz se está preparando a conciencia para firmar este récord el sábado (19:00) en un encuentro al que las circunstancias han dado un tono trascendente. El visitante es el CB Huelva, que marcha en tercera posición y ya está clasificado para el grupo de ascenso. ¿Un pleito cómodo? En absoluto. De hecho, el pase matemático de ambos a la siguiente fase supone que su enfrentamiento directo tenga consecuencias directas: los resultados se arrastran a la siguiente ronda. Y el Yosiquesé venció en el Pabellón Andrés Estrada por 59-61 en la primera vuelta.

El equipo de Rafa Sanz ha vencido esta temporada en todos los partidos que ha disputado como anfitrión en el Palacio de Deportes Vista Alegre. Por ahí han pasado el Betis Energía Plus (91-80), el UB Linense (71-46), el DKV San Fernando (96-67), el Telwi San Juan (75-66), el Cintra Plasencia (64-52) y el Alba Utrera (66-57). El balance es inmaculado: 6-0. El global de 10-2 mantiene al Cordobasket como líder del grupo DB (igualado con el UB Linense) y como equipo con mejor balance de los dos grupos del Sur de la Liga EBA. Una victoria ante el Huelva cerraría la fase regular en casa con un pleno de triunfos, dejando Vista Alegre con el sello de cancha más inexpugnable de la categoría y, además, con el mayor promedio de asistencia de espectadores. En las últimas comparecencias, el Yosiquesé ha superado el millar de aficionados en las gradas.

El Huelva llega con la etiqueta de equipo complicado. El conjunto que adiestra Javier Rodríguez Walls cuenta con jugadores de buena reputación como Pedro Fariña, Fulgencio Casanova o Julián Horacio López, además del estadounidense Kion Brown y el cordobés Juan Ignacio Romero, una leyenda del baloncesto andaluz que a sus 43 años tiene un impacto innegable en el grupo. El gigante de Pedroche, de 2'12 y 43 años, promedia 9 puntos y 5 rebotes, además de ser el mejor en valoración por partido con 13'6. Los onubenses solamente perdieron lejos de su pabellón en una ocasión esta temporada: fue en la pista del OhTels Linense (63-55) en su primera salida. Después lo ganaron todo: San Fernando (71-73), San Juan (65-76), Betis (81-89), Plasencia (49-56) y Utrera (52-66). Un adversario de cuidado. Hace apenas un par de semanas el club ha incorporado a un refuerzo más: el escolta estadounidense Gavin Hunter Schumman.

El Alba Utrera se mantiene a la expectativa para pelear por la cuarta y última plaza que da acceso a la segunda fase en el grupo de ascenso junto con el San Juan. Yosiquesé, Linense y Huelva ya están dentro, pero mantienen la máxima tensión puesto que los tanteos valen para la siguiente ronda. Sanz ha insistido durante toda la semana en la necesidad de mantener un nivel alto de tensión e intensidad, sin renunciar a las señas de identidad que han llevado al equipo a donde está en la actualidad.

Etiquetas
stats