Rafa Muñoz dice adiós

Rafa Muñoz, tras una prueba.

“Esto es una cruda realidad que sólo se ve en un círculo muy cerrado y que queda en la más oscura intimidad”, pero es la hora de “hacerlo público”. Es Rafa Muñoz quien escribe unas palabras que significan el punto final de una trayectoria envidiable, con altibajos pero envidiable. El nadador cordobés anunció este sábado su retirada del deporte, que casi siempre fue al máximo nivel en su caso. En realidad, se trata de la confirmación de lo que de un tiempo a esta parte era un secreto a voces: el Torpedo, como era y será conocido, dice de manera definitiva adiós a la natación después de más de un año sin competir. Dice adiós con una hoja de servicios notable, en la que destaca su condición de plusmarquista mundial en 50 mariposa, un récord que lograra en 2009 con un tiempo de 22.43 para batir la marca que alcanzara Roland Schoeman en 2005 de 22.96.

Ahora es un hecho. Principalmente porque el deportista, uno de los mayores talentos que dio Córdoba y de los que disfrutó la natación española, decidió darle oficialidad a lo que se suponía de un tiempo a esta parte. Su retirada la desveló oficialmente en un interesante texto, entre el reportaje y la entrevista, de La Vanguardia, donde desnudó su intimidad. Posteriormente optó por las redes sociales (Instagram y Facebook) para confirmar que, en efecto, puso punto final a su carrera. Lo deja con 28 años y después de haber vivido unos últimos años complicados a nivel competitivo. También a nivel de apoyo por parte de instituciones, como la Federación Española de Natación. “Tomar una decisión así no es fácil, pero tampoco complicado. Sólo tienes que tomar una determinación y dar el paso correcto hacia delante”, explicó el nadador.

Rafa Muñoz expresó que uno de los motivos para anunciar oficialmente su retirada se encuentra la necesidad de “concienciar a las instituciones” del esfuerzo que realizan los deportistas. “Todos nos desvivimos por llevar la bandera de nuestro país, España, a lo más alto. Nos dejamos los cuernos (sic) en cada entreno, cuidamos los más mínimos detalles con tal de dar lo sobrenatural de nosotros […] como mínimo pedimos una pizca de confianza en momentos más duros, menos dulces o más agrios”, indicó. “Porque cuando ustedes necesitan medallas, ¿dónde estamos nosotros? Seguro que en el baño no. Estamos aquí, en el ruedo, ganándolas para que estén orgullosos de sus medallas, pero no de sus deportistas. Primero, la medalla y luego el deporte, y lo que no saben es que sin deporte no hay medallas”, añadió el Torpedo.

Así las cosas, el nadador cordobés quiso lanzar un mensaje a las instituciones de cara al futuro. “Cuidemos a nuestras generaciones más jóvenes, que suben con ilusión, ambición y con apoyo en todos los sentidos: psíquico, físico, institucional, moral y, sobre todo, laboral”, escribió en redes sociales un deportista que lo ha sido todo. Formado en el Navial, uno de los clubes con mayor y mejor trabajo de cantera, Rafa Muñoz llegó a competir, calle a calle, con Michael Phelps y durante un tiempo fue un referente en 50 mariposa a nivel global. Logró dos oros europeos (Budapest 2010 y Debrecen 2012), así como otro en piscina corta (Chartres 2012). En Roma 2009 logró dos bronces en el Campeonato del Mundo, uno en su prueba predilecta y otro en 100 mariposa, la competición en la que también quiso, y lo consiguió, estar muy presente en el panorama español e internacional.

Etiquetas
stats