Rafa Lozano roza su primer metal olímpico como seleccionador

Rafa Lozano, a la derecha, posa con Samuel Carmona. | AEBOX
El ‘Balita’ acaricia la medalla como técnico de la mano de Samuel Carmona: el grancanario cae en cuartos de minimosca | El cordobés, a punto de dar su primer podio de boxeo a España en unos Juegos desde Sidney 2000, en los que él logró la plata

Termina el sueño. Tanto el propio como el de la delegación española. El primer metal olímpico del boxeo desde aquél conseguido en Sidney 2000 no llega en Río. El deseo de Rafa Lozano no se cumplirá por tanto en los actuales Juegos, y eso que estuvo muy cerca de hacerse realidad. El que es uno de los más grandes deportistas de Córdoba de todos los tiempos guió de magnífica manera a España hacia la medalla, pero ésta se escapó en el último paso. Ahora, desde unos años atrás, seleccionador nacional, el Balita se quedó de forma indirecta a las puertas del podio después de que Samuel Carmona, uno de sus pupilos, cayera este miércoles en octavos de final en la categoría de peso minimosca. La misma en la que el púgil cordobés lograra alcanzar un lugar privilegiado hace más de una década.

España desconoce lo que lograr una medalla olímpica sobre el ring desde que Rafa Lozano cediera ante Brahim Asloum en la final de Sidney 2000. El cordobés tocó el oro en Australia, pero hubo de conformarse -y esto es un decir- con la plata. Un metal que mejoró al que obtuviera cuatro años antes en Atlanta, donde fue bronce. Ése es el metal que estuvo a punto de conseguir el púgil grancanario Samuel Carmona, que está a las órdenes de un Balita que acudía este verano a sus cuartos Juegos Olímpicos. Los primeros fueron los de Barcelona 92’, en los que cayó exactamente en la misma ronda en la que lo hizo el joven boxeador español -tiene 20 años- en Río. El deportista cordobés viajaba a Brasil como seleccionador nacional, un cargo que ocupa desde 2013. Fue la puerta que le abrieron después de colgar los guantes tras una trayectoria admirable.

Sea como fuere, el papel que jugó España en Río de Janeiro fue más que bueno de la mano de Samuel Carmona. Si bien el otro pupilo del Balita, Youba Sissokho, cayó en la primera ronda de la competición de peso welter, el grancanario inició entonces una gran actuación con su firme victoria ante Artur Hovhannisyan. Fue a los puntos, pero con acuerdo unánime de los jueces (0-3). En octavos, el púgil de Las Palmas superó al irlandés Patrick Barnes (2-1) y permitió a Rafa Lozano y a la delegación española soñar con mayor intensidad si cabe con una nueva medalla olímpica, la primera desde Sidney 2000. Sin embargo, el joven boxeador no logró derrotar al colombiano Yuberjen Martínez en cuartos (2-1), eliminatoria que conducía directamente al metal. Habría asegurado el bronce antes de buscar en semifinales la pugna por el oro. No pudo ser, pero el cordobés, hoy preparador, y su pupilo dejaron el pabellón del boxeo patrio muy alto.

Etiquetas
stats