La quinta de León

León, en el palco de El Arcángel en el partido ante el Cádiz | ÁLEX GALLEGOS

La etapa de Jesús León al frente del Córdoba se está dibujando como una de las más trepidantes en la historia del club. Desde la llegada del montoreño a la propiedad y a la presidencia de la entidad, el primer equipo ha tenido cinco etapas en su banquillo. Dos de ellas las ha protagonizado José Ramón Sandoval, que fue despedido este domingo después de la derrota ante el Cádiz. El sustituto del madrileño, Curro Torres, será, por tanto, el cuarto inquilino en el puesto de trabajo más inestable de la empresa. La tendencia al caos se arrastra desde el inicio del curso anterior. Desde la 2017-18 han pasado siete técnicos -dos veces Sandoval- por el banquillo blanquiverde: Carrión, Merino, Romero, Sandoval, Francisco, Sandoval de nuevo y Curro Torres.

La alucinante aventura del actual propietario tuvo su punto de partida en las vísperas de las navidades pasadas. En el último partido del año 2017 en El Arcángel, Jesús León levantó las manos desde el palco y saludó al gentío después de un 5-0 al Reus. Era -quedaban algunos estertores- el final de la etapa de los González y el inicio de un periodo volcánico. Estaba en el banquillo Jorge Romero, un técnico de la casa que había heredado un auténtico solar después del paso anterior de Carrión y Juan Merino. Siete jornadas duró el joven cordobés. Tras una rotunda derrota en el Heliodoro Rodríguez ante el Tenerife (5-1), León se reunió con sus hombres fuertes de entonces (el más fuerte, Oliver) y se decidió un cambio. Primer cese. Y llegó Sandoval.

El madrileño fue uno de los grandes artífices de la permanencia del equipo, que con él en el banquillo logró 10 victorias, 2 empates y 4 derrotas, sumando 32 puntos que significaron la salvación en la última jornada después de una formidable remontada. Sandoval hizo los mejors números de un entrenador en la historia del club, pero no siguió. Fue, en aquel momento, una decisión impopular. “La información que tiene la afición son los resultados, pero yo tengo otro tipo de información. Ya digo que José Ramón (Sandoval) es amigo mío, que hemos quedado así para siempre. Él dice lo mismo, por lo cual yo me tomo la libertad de poder afirmarlo. Lo normal es que la afición vea que ese mismo hecho, el que seamos amigos, haga más difícil la decisión. Pero yo tengo información diferente, más amplia, y la veo desde otros parámetros que nadie puede tener, por lo que nadie puede tomar la decisión por mí. Me ha tocado hacerlo y he decidido”, explicó León en una entrevista en CORDÓPOLIS a mediados de junio. En agosto volvió a llamarlo.

Tras Sandoval llegó Francisco Rodríguez, que dirigió una accidentada pretemporada y puñado de amistosos pero que no llegó a debutar en partido oficial. De hecho, ni siquiera llegó a estampar su firma porque el club tenía bloqueados los derechos en LaLiga por el límite salarial. El almeriense trató de presentar su dimisión, que finalmente se convirtió en una salida pactada con León, quien dejó caer su malestar con la actitud del técnico y expresó que solo quería “valientes” en el proyecto. Y volvió a llamar a Sandoval, que le dijo que sí. Quedaban 12 días para el inicio de la Liga.

Sandoval encontró, dos meses después, un club convulsionado por los cambios: ya no estaban el director deportivo Luis Oliver -fue despedido y le suplió Rafael Berges-, ni un buen puñado de consejeros y personal de la entidad. También faltaban jugadores referenciales como Reyes o Guardiola, que fueron piezas básicas para Sandoval. A estos no les ha suplió nadie. El último día del mercado se marcharon también el polaco Pawel Kieszek y el pivote Edu Ramos, dos piezas clave en el destrozado engranaje cordobesista. Y comenzó el baile de la Liga.

El equipo marcha en puestos de descenso desde la segunda jornada, con un balance de 11 puntos en 14 jornadas, penúltimo en la clasificación y equipo más goleado con 30 tantos encajados. El panorama es complicado. Sandoval ha estado con un pie fuera del club en varias ocasiones ya esta temporada. La derrota en casa ante el Cádiz por 1-3, con la posibilidad perdida de haber salido de los cuatro últimos puestos, puso la determinación en bandeja para un Córdoba que siete días antes había ratificado al de Humanes en el cargo después de una estrambótica jornada. El director general, Alfredo García Amado -quien ya despidió a Sandoval durante la etapa de ambos en el Sporting de Gijón-, y el director deportivo, Rafael Berges, retomaron el asunto para dar esta vez un veredicto contundente. León despidió a Sandoval. Que pase el siguiente.

Etiquetas
stats