Una puesta a punto para ser “cada día mejores”

.

Cualquier instante es bueno para progresar. Si la actitud es positiva, el trabajo, la mayor parte de las veces, sale solo. Y el Córdoba no tiene tiempo que perder, pues en sus espaldas carga con la exigencia del objetivo de ascender. No hay otro propósito impuesto por la entidad que el de regresar lo antes posible al fútbol profesional. Al menos esa es la idea de inicio, ya que todo depende del momento en el que se resuelva de forma definitiva la inscripción en la Real Federación Española de Fútbol. No obstante, esos son los temas institucionales, y lo trascendental a nivel deportivo está sobre el césped. Ahí, una de las voces autorizadas en el vestuario volverá a ser Javi Flores, capitán del proyecto blanquiverde y quien debe liderar sobre el campo a su equipo.

Es la voz de la veteranía de un plantel con muchos galones, aunque trabaja como el que más junto al resto de sus compañeros, ya sean jóvenes o más expertos. Y desde hace unos días, el de Fátima lo hace, al igual que el resto del plantel, en las instalaciones de Montecastillo, donde el club ha decidido emprender su segundo stage de pretemporada. Una fase de preparación que marcha con buenas sensaciones, pues se está alcanzando el propósito de ser “cada día mejores”. Así ha querido subrayarlo el propio futbolista cordobés en declaraciones remitidas por el departamento de comunicación del club, en las que afirma que “vamos cogiendo volumen de trabajo, conceptos del entrenador”, ya que “después de tanto tiempo parados, lo importante es ir cogiendo ritmo poco a poco, encontrándonos mejor y a la vista está que en los partidos que estamos jugando, pues cada vez estamos metiendo más intensidad, más ritmo, mejores conceptos y, hasta ahora, las valoraciones son positivas”.

Un futbolista que volverá a ser capital en el esquema cordobesista, aunque todo ello trata de demostrárselo día a día a Juan Sabas, técnico que debutará con el Córdoba en competición liguera, a la espera de que se pueda concretar de manera oficial algún amistoso. Pero no lo tendrá fácil el técnico, dado el alto nivel de integrantes en el centro del campo. Sobre dichos compañeros, Flores admite que “la competencia siempre es buena”, pues “te hace subir tu nivel de exigencia, de intensidad y de trabajo. Los equipos que consiguen cosas al final es porque la gente que no ha tenido minutos aprietan como nadie y les ponen las cosas difíciles a los que juegan habitualmente”. Además, recalca que “tenemos una exigencia alta como club que también nos hará estar al máximo y esperemos cumplir los objetivos”.

Finalmente, su peso en el vestuario resulta igualmente clave para la integración de los jóvenes que vienen apretando fuerte de atrás. De hecho, hasta siete futbolistas del filial acompañan al primer equipo en las instalaciones jerezanas, sobre los que el mediocentro incide que “ahora se acoge mejor a la gente joven, aunque también es verdad que los niños vienen con un desparpajo increíble”. Además, otra de las piezas fundamentales, y que llega como la última incorporación hasta la fecha, es Bernardo Cruz, otro cordobés que ha decidido bajar a la Segunda B para contribuir al reto del club de su vida. “Bernardo es un tío muy campechano, muy humilde”, detalla Javi Flores, quien recuerda que “ya lo conocía de antes”, explicando a su vez la anécdota de que “cuando él iba al campo me veía jugar a mí y ahora estamos en la habitación juntos. Ya le he dicho que estoy hecho un chavalín. Estoy muy a gusto, Bernardo es el futuro y ya también el presente y tengo que agradecerle que haya apostado por estar aquí con nosotros”.

Etiquetas
stats