La primera noche mágica en Vista Alegre

.

Un gol de Manu Leal dio al Córdoba Patrimonio de la Humanidad la primera victoria de su historia en la Primera División de la LNFS, en la que debutaba tras seis años de vida. El conjunto andaluz superó a un clásico de la categoría, el Osasuna Magna, que se vio sorprendido por el potencial defensivo y el juego solidario del conjunto blanquiverde. Querían una noche mágica. La tuvieron porque se la supieron ganar.

Lo mejor que tiene el Córdoba Patrimonio de la Humanidad es su autenticidad. Sabe cómo ha llegado hasta aquí y maneja un plan -equivocado o no, los resultados lo dirán- para lograr su único objetivo: la permanencia en la élite del fútbol sala español. En su bautismo en la Primera División de la LNFS recibió un curso de madurez acelerada, o más bien un recordatorio de lecciones ya sabidas pero que conviene refrescar en estos primeros pasos en el campeonato. La primera: que competir al máximo de las posibilidades no va a ser suficiente a veces, pero que no hacerlo garantiza la derrota y posiblemente con un marcador feo. No es sencillo el camino. Para muchos -el entrenador Maca y la brigada de esforzados soldados cordobeses- era una experiencia nueva, un examen de altísima exigencia bajo el foco de todo el mundo. Gradas repletas, avalancha de medios de comunicación, un palco de autoridades completito -estaba hasta Carlos González, expresidente del Córdoba CF- y el peso de unos datos históricos que hablaban de 27 años sin representación en esta competición a la que sus promotores etiquetan como "la mejor liga del mundo". Un escenario magnífico. El Córdoba Patrimonio de la Humanidad es uno de los 16 integrantes de este selecto grupo en la Liga 19-20 y pretende seguir siéndolo en el futuro. Partidos como éste le ayudarán a saber cómo salvarse. Que es de lo que se trata, para qué engañarnos. Con la verdad se va a todos sitios.

Para arrancar, Maca dejó cuatro descartes: el meta Gonzalo y el pívot Cristian Cárdenas, dos de los fichajes veraniegos, y a dos piezas referenciales en el glorioso pasado reciente como el cierre Juanra y el pívot Keko. Decisiones. La búsqueda de fórmulas para meterle mano al campeonato no admite sentimentalismos. Todos coincidieron en las vísperas en la expresión de un deseo: sentirse de Primera. Y pronto encontraron motivos para alimentar esa idea motivante. El quinteto inicial -exclusivamente cordobés, en un guiño a los héroes del ascenso- entregó el pellejo para hacer entender a Osasuna que no estaban dispuestos a dejarse llevar.

El duelo empezó con un ritmo electrizante y protagonismo de los porteros. Al minuto, Cristian despejó un trallazo de Martel; en apenas unos segundos llegó la réplica local con disparos consecutivos de César y Lolo Jarque que fueron rechazados con el cuerpo por Mario Almagro. El equipo anfitrión se mostró muy intenso y concentrado frente a un Osasuna Magna que trataba de hacer circular el balón a la espera de su oportunidad, que no llegaba. El aliento del público se dejó sentir y el Córdoba se sintió seguro. El dominio era de los blanquiverdes, que tuvieron dos oportunidades en las botas del italiano brasileño Giasson para romper el equilibrio en el marcador.

El Córdoba daba la cara y hasta mandaba en el partido. Lo hizo en sensaciones y también en el marcador, poco después de que el cuadro navarro empezara a despertar con sendos disparos en el minuto 7 de Martil y Llamas que salieron desviados. La fogosidad del Córdoba se reactivó tras el 1-0, firmado por Manu Leal en el minuto 9 tras resolver con un tiro raso una acción combinada. El histórico primer tanto del club en la élite lo hizo el capitán del equipo, uno de esos jugadores forjados en los clubes de la provincia y seña de identidad del club cordobesista desde que este naciera con la denominación de Minuto 90. El empate osasunista pudo llegar en un remate a bocajarro de Juninho que desvió Cristian. El portero cordobés, en una salida al contragolpe, estuvo a punto de batir a su homólogo en el último minuto de una vibrante primera parte. La grada tributó un aplauso sentido a los suyos después de verles combatir ante un adversario cuya superioridad teórica no se reflejó en el parqué de Vista Alegre.

Tras el intermedio, el equipo de Imanol Arregui metió una marcha más. Eric Martel forzó a Cristian a una gran intervención en el minuto 22 tras un potente lanzamiento lejano. El Córdoba, con Giasson y Del Moral mostrando su experiencia, supo contener el ímpetu rojillo. Todo iba como se podía prever. Osasuna, evidentemente, no se iba a rendir. Los navarros se vieron superados en muchos momentos, sorprendidos quizá por el irreductible espíritu de la formación cordobesa.

El guardameta Cristian fue determinante en una acción en la que Mancuso rozó el empate y también pudo marcar el cordobés en un lanzamiento directo cuando vio al meta rival fuera de posición. Las rotaciones de Maca, entrenador local, mantuvieron un alto ritmo defensivo en el Córdoba durante el asedio de Osasuna a la meta de Cristian. Habia algo importante que defender. El 1-0 estaba en la mano, bien apretado, y el graderío entendió cuál era su rol en esos instantes. Con los jugadores muy fundidos ya físicamente, el plus lo dio el público. La actitud cordobesista fue conmovedora. Lanzaron un mensaje a todos sus vecinos de la Liga sobre cómo van a comportarse y, al mismo tiempo, se convencieron a sí mismos de que realmente tienen la capacitación para sobrevivir en este exigente torneo.

Con el cuadro navarro jugando ya de cinco en los últimos minutos, el partido entró en su fase más incierta. Los locales se defendieron con uñas y dientes, con el aliento de su público como estímulo para extraer de dentro las últimas gotas de energía. Maca alineó a su quinteto más experimentado para resistir las embestidas del contrario y el Córdoba pudo marcar en un disparo desde su lado de la cancha de Javi Sánchez que dio en el poste. Hubiera sido el éxtasis, aunque todo el mundo hubiera firmado un desenlace así. El Córdoba Patrimonio de la Humanidad es de Primera División y ya tiene una victoria. Maca ya puede tachar una de la lista. Esto ha arrancado mejor que bien.

FICHA TÉCNICA

CÓRDOBA PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD, 1: Cristian, Lolo Jarque, César, Manu Leal, Jesús Rodríguez -cinco inicial-, Giasson, David Leal, Koseky, Nono (p), Javi Sánchez, Pablo del Moral y Zequi.

OSASUNA MAGNA, 0: Mario Almagro, Araça, Juninho, Rafa Usín, Eric Martel -cinco inicial-, Mancuso, Martil, Saldise, Asier (p), Llamas, Íñigo y Bynho.

ÁRBITROS: Miñano Martínez y Ropero Lara (Comité Valenciano). Amonestaron a los locales Manu Leal y Zequi y al visitante Araça.

GOL: 1-0 (9') Manu Leal.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la primera jornada del campeonato nacional de Liga de Primera División LNFS, disputado en el Palacio Municipal de Deportes Vista Alegre ante 2.496 espectadores.

Etiquetas
Publicado el
14 de septiembre de 2019 - 01:07 h