“El primer gol del Córdoba lo tiene que marcar la afición”

Dos fieles seguidores en la taquillas de El Arcángel. FOTO: ÁLVARO CARMONA
Miembros de las peñas y colectivos de animación valoran la magnífica respuesta del público, que llenará El Arcángel

Definitivamente, el sábado no cogerá un alfiler en El Arcángel. El cartel anunciador de localidades agotadas está cada vez más cerca. De hecho, lo más probable es que ese “no hay billetes” se cuelgue en las taquillas del coliseo ribereño esta misma tarde, a falta de tres días para el trascendental duelo entre el Córdoba y el Mallorca. Nadie se lo quiere perder y eso lleva a que al paso de las manillas del reloj por las dos de la tarde apenas quedaran 511 entradas por vender. Sin duda, el último encuentro del curso regular de Segunda A se vivirá como una fiesta a orillas del Guadalquivir. No en vano, además del alto ritmo de retirada de papel las peñas y grupos de animación se preparan para dar color y sonido al estadio e incluso realizan un llamamiento para que el entrenamiento del conjunto blanquiverde el viernes, que será a puerta abierta, cuente con la mayor afluencia posible de seguidores.

Son muchas las acciones que se organizan desde esos colectivos para el sábado. Habrá comidas de confraternización que harán las veces de previa, marcha hacia el estadio, recibimiento al equipo y quién sabe si alguna sorpresa más. Para esto último trabajan duro en Incondicionales. El presidente y habitual portavoz de uno de los dos grupos de animación que se dan cita partido tras partido en El Arcángel muestra una gran satisfacción por la respuesta para tan importante choque. Rafa Delgado asegura en ese sentido que “hacía falta que la ciudad despertase”. “Es verdad que muchas veces decimos que no hay respuesta, pero tenemos una de las ciudades con más paro de España y hay gente que no se puede costear un abono o una entrada”, apunta para destacar la importancia de que los menos habituales en el coliseo ribereño hayan dado el paso de estar con el equipo el sábado.

Al respecto, aprovechó para valorar la decisión del club de ofertar de forma tan rebajada la opción de asistir al encuentro. “Se agradece a la directiva que haya puesto esos precios. Ha movido las fichas del ajedrez con acierto”, indica para después añadir que la reacción de los seguidores tiene un elevado valor: “Me parece increíble la respuesta”. Por otro lado, tiene claro que los aficionados de nuevo cuño deben contar con la guía de los grupos de animación y abonados. “Hay muchos cordobesistas que no pueden ir habitualmente y otros que quizá no lo son tanto, pero que seamos nosotros los que los involucremos”, afirma. Por tanto, espera que “la gente se vuelque”. Ése es el deseo también de José Gordillo, presidente de Cordobamanía, quien se declara igualmente impresionado con la venta de entradas para el partido, que a las 14:00 alcanzó la cifra de 10.814. Aunque no puede evitar el temor por el sino del equipo.

“Me ha sorprendido bastante. Es gratificante. Pero tengo un poco el miedo de que cuando tenemos esos llenos y hay tanta expectación no suele salir bien la cosa”, expresa al respecto. Aun así, considera que la respuesta en este caso es “increíble, porque ni siquiera el día del Barça se llenó”. En efecto, para el duelo de ida de Copa del Rey de la pasada campaña ante el conjunto blaugrana no se colgó el cartel de “no hay billetes”, el mismo que tan cerca está de verse ahora. Además, Gordillo entiende que “el primer gol lo tiene que meter la afición, como se suele decir”, de forma que “es fundamental que desde el minuto cero hasta el 95, o 96 o 97 o el que tenga que ser, no pare la animación”. Por cierto, Cordobamanía realizará una de esas comidas de convivencia y preparación de ambiente para el choque con un arroz en su sede, desde la que se realizará una marcha hacia el estadio para recibir al equipo. Los de Ferrer llegarán en autobús y no son pocos los que quieren revivir aquellos instantes del partido ante el Huesca en la ida de la final del play off a Segunda de 2007.

Etiquetas
stats