Sin perder la perspectiva

Javi Flores y Toni Seoane, en el duelo con el Villarrubia de la primera vuelta | LOF

Tiene claro su objetivo pero no menos, o así habría de ser, la dificultad que entraña su consecución. Básicamente porque en fútbol nada es lo que parece. Si su mandato se cumple, cualquier circunstancia puede darse sobre el césped. Poco importa -nada en realidad a veces- la teórica diferencia de potenciales o el contraste clasificatorio en la clasificación. Es lo que sucede precisamente en este caso: el rival es asequible a priori y sin embargo tiene armas con las que es capaz de hacer mucho daño. De ahí que el Córdoba encare su nuevo encuentro de Liga sin excesos de confianza. Más que nada porque su adversario se sitúa en la zona baja de la tabla pero encadena tres jornadas sin conocer la derrota y dos solventes triunfos. Se enfrenta a un Formac Villarrubia que es el típico lobo vestido con piel de cordero. Igual da que sea en El Arcángel (domingo, 17:00) y al calor de su afición.

Lógicamente, la intención del conjunto blanquiverde no es otra que lograr una victoria que le permita sellar dos consecutivas y además estrechar más el cerco en torno a la zona de promoción. Esto último es lo que ansían sobre todo -y es su meta primera- los de Raúl Agné, que para este choque ve reforzada su plantilla no sólo por los fichajes al fin acometidos en el mercado de invierno sino por las altas que respecto de la anterior fecha del campeonato de Segunda B acumula. El caso es que el cuadro califal tiene la doble tarea de destilar ambición y mantener los pies en el suelo. Cada recompensa lo es por un trabajo previo pues sin esfuerzo -además de deseo- no existe premio. Es por ello que encara su choque con el Formac Villarrubia como si midiera fuerzas ante uno de los cuatro primeros clasificados.

Sin perder la perspectiva, por tanto, afronta el Córdoba su duelo con los manchegos. Y no es para menos. Continúa muy cerca de un play off que, con sinceridad, es complejo alcanzar este fin de semana -está a tres del Marbella, que visita a un Villarrobledo que es penúltimo- pero al que quizá puede aproximarse más. El reto mínimo es seguir a la misma distancia que antes de una jornada en la que, curiosamente, el equipo de Raúl Agné tiene en la mano vencer su segundo gol average. Por desgracia ninguno de los dos, ya que el primero se lo apropió ante el colista (Recreativo Granada), van a ser de ayuda a final de temporada. Lo cierto es que el conjunto blanquiverde debe competir a su máximo nivel por mucho que el rival pueda tener apariencia de debilidad. Las dos visiones, que son premisas además, son esenciales para sumar de tres.

Para alcanzar el triunfo goza el técnico califal de más y nuevos efectivos, o de nuevos y más efectivos. Todo depende de cómo se quiera ver pero el caso es que el aragonés suma a hombres que en el último encuentro fueron bajas por distintas circunstancias y también a otros integrados en la plantilla dentro del mercado de invierno. En el primero de los planos, Raúl Agné vuelve a tener a su disposición tanto a Fidel Escobar como a José Antonio González. El panameño está de regreso tras superar su lesión, mientras que el pontano lo hace después de perderse el choque con el Recreativo Granada por la cláusula del miedo incluida en su contrato de cesión. Los dos se postulan como más que probables novedades en el once.

Además de los recursos recuperados en relación al más reciente partido, el entrenador del Córdoba añade a su plantilla a dos jugadores de uno de los perfiles que deseaba. Son Thierry Moutinho y Carlos Valverde, que esta semana protagonizaron las primeras incorporaciones de la entidad en el mercado de invierno. Ambos llegan para reforzar la línea de ataque, en la que sin embargo el preparador de Mequinenza todavía aguarda la contratación de al menos un delantero nato. El suizo portugués y el utrerano tienen muy serias opciones de contar para Raúl Agné en esta ocasión a pesar de su reciente inclusión en el trabajo de grupo -el sevillano lo hizo el sábado-. Sólo el primero posee la oportunidad de un debut directo, es decir, con entrada en el once. El futbolista con procedencia del Steaua de Bucarest apunta a la titularidad en detrimento de Zelu. Por otro lado, y por último, la alineación va a contar con una permuta que sí es segura al 100%. Ésta es la de Raúl Cámara como lateral derecho, ya que la demarcación quedó al descubierto con la marcha de Fernández al AEK Larnaca de Chipre.

En cuanto al Formac Villarrubia, éste recala en El Arcángel en un momento dulce. No en vano, logró sendas victorias en las dos anteriores jornadas y encadenó así un total de tres jornadas sin perder. Los manchegos se estrenan en El Arcángel -pues ésta es su primera visita a Córdoba- tras superar de manera muy solvente al Cádiz B (3-0) y al Algeciras (4-2), resultados que secundaron al empate a cero con que cerraron 2019 los de Javi Sánchez. Precisamente esta dinámica permitió al equipo de Ciudad Real abandonar una zona de descenso a la que no quiere retornar. Para este encuentro son bajas, por cierto, Arroyo y Fran Cortés, dos jugadores importantes que permanecen en el dique seco por lesión.

ALINEACIONES PROBABLES

CÓRDOBA CF: Isaac Becerra, Raúl Cámara, Djetei, Fidel Escobar, Jesús Álvaro, José Antonio González, Imanol García, Thierry Moutinho, Javi Flores, De las Cuevas y Owusu.

FORMAC VILLARRUBIA CF: Diarra, Carlos García, Andriu, Ricardo Carvalho, Carlos Martínez, Toni Seoane, Dieguito, Algisí, Arribas, Grillo y Copete.

ÁRBITRO: Roberto Carralero Calvo (Comité Madrileño).

CAMPO Y HORA: El Arcángel (17:00, Footters).

Etiquetas
stats