Obligado a un punto de inflexión

Zequi, ante el Fútbol Emotion Zaragoza la anterior temporada | MADERO CUBERO

Ya está bien de mirar lo que hacen otros. Es hora de entrar en juego. De una vez por todas, el Covid-19 permite que la competición obtenga de nuevo tintes blanquiverdes. Porque el Córdoba Patrimonio de la Humanidad retoma el pulso a Primera de la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS) después de dos jornadas sin competir por la afección de Covid-19 en sus rivales -el Inter y el Viña Albali Valdepeñas-. Lo hace también tras una dinámica negativa de cuatro encuentros sin conocer la victoria y dos con derrota. Sobre todo, duele en el seno del cuadro califal el último resultado, considerado un gran tropiezo al darse ante un rival directo en la lucha por la permanencia. Después de caer por 2-3 ante el Ribera Navarra, hace una semana y media, el equipo dirigido por Josan González no quiere conceder más terreno a las dudas. Más aún, necesita evitar su entrada en zona de descenso por primera vez desde que milita en la máxima división nacional del fútbol sala. Así, sólo piensa en vencer al Fútbol Emotion Zaragoza.

Obligado a un punto de inflexión. Es la forma en que regresa a la pista, más allá de los entrenamientos, el Córdoba Patrimonio de la Humanidad. Especialmente no tanto por los datos ya aportados sino por la angustia que produce ocupar la plaza de play out. Una circunstancia ésta que se da después de casi un año y medio dentro de la mejor liga del mundo. Precisamente este último hecho condiciona la visión de la realidad por parte del club, o quizá más bien en su entorno, que no termina de ser certera por los acontecimientos. Sí, el conjunto blanquiverde está más cerca que nunca del peligro en Primera. Pero también es cierto que cuenta con tres partidos aplazados, de modo que su posición actual en la tabla es sólo, si así puede denominarse, virtual. O condicional. Con todo, ningún matiz distrae -o así debe ser- del ineludible requisito del equipo de Josan González en su duelo con el Fútbol Emotion Zaragoza.

El conjunto aragonés, que vive por ahora una temporada muy distinta a la anterior, es un teórico rival directo. Aunque sólo es, como bien quedó escrito, teórico. Porque en la práctica, y esto es según define la tabla, está un escalón por encima del cuadro califal. Los maños suman 11 puntos por los seis que acumulan sus adversarios. Eso sí, con la sustancial aclaración de que jugaron todos sus partidos y los blanquiverdes tienen que recuperar hasta tres -ante el Real Betis, el Inter y el Viña Albali Valdepeñas-. Todo es, o eso parece, según el prisma desde que se mire. Sin atender a la clasificación, no es menos cierto el hecho de que estos tres puntos son más importantes que en otros. No en vano, suponen mantener a distancia en este caso a un competidor por la salvación y además, por ende, tomar ventaja en lo que al gol average particular se refiere.

Por tanto, la tarea está muy clara para el Córdoba Patrimonio de la Humanidad. Sin embargo, completarla no es nada fácil. De hecho, es mucho más complicado de lo que en apariencia pueda ser. Sobre todo para el entorno del equipo, que por el contrario sabe ya de su necesidad de continuar con prudencia. Ya advirtió el entrenador, Josan González, que si sus jugadores creen estar en una liga distinta a la suya -es decir, por un objetivo que no sea la permanencia- la victoria se hace improbable. Es lo que quizá sucedió y provocó la derrota ante el Ribera Navarra en el último choque liguero y en Vista Alegre (2-3). Aunque la decepción por este resultado pudo aliviarse ligeramente tras empatar los tudelanos en la pista del Inter (3-3). Además, por si fuera poco, el Fútbol Emotion Zaragoza no es el hipotético adversario débil de la pasada campaña.

Como precedente del choque del  sábado en el Palacio Municipal de Deportes (13:00) sólo existe un encuentro. Es el que ambos equipos disputaron la anterior temporada y que acabó con un angustioso empate a cuatro. Angustioso para el Córdoba Patrimonio de la Humanidad porque no marcaba distancia con el descenso y para los aragoneses porque seguían en posición de terminar en Segunda. Al final todo se resolvió con la ingrata destitución de Miguel Ángel Martínez Maca como técnico califal y con los dos conjuntos salvados. Fue consecuencia de la suspensión y posterior cancelación de las jornadas que restaban desde marzo por la pandemia de Covid-19. Todo eso es, no obstante, pasado. Lo importante ahora es obtener los tres puntos en un duelo que, a priori, tiene un significado trascendente a largo plazo. Por cierto, el preparador del cuadro califal sólo cuenta con una baja para este partido. Es la de Cristian Ramos, que sufre molestias en su rodilla derecha. El encuentro puede seguirse en vivo a través de LaLiga Sports TV y Onda Mezquita 7 TV.

Etiquetas
stats