Obligado a levantarse tras la más dura caída

Maca da instrucciones a sus jugadores en Talavera | CÓRDOBA CF FUTSAL

Borrón y cuenta nueva. Es lo que pretende hacer sin dilación. Los lamentos no tienen utilidad alguna y sí la capacidad de reacción. A ésta apela precisamente Miguel Ángel Martínez Maca, el encargado de dirigir a un grupo que está obligado a levantarse. Se trata del vestuario del Córdoba CF Futsal, que el pasado sábado recibiera su más duro golpe desde que compite en Segunda. No en vano, el estreno de la temporada en la categoría de plata deja para los blanquiverdes un desagradable, tanto como inesperado, 11-2 en Talavera. Ante un recién ascendido, por si fuera poco. Pero esta derrota, la más abultada en la división en la que debutara la anterior campaña, es ya asunto pasado. Ahora sólo corresponde recobrar la confianza para tratar de superar al Santiago Futsal, llegado desde Primera, el próximo sábado en Vista Alegre (17:00).

“Ha sido un varapalo, un trago duro que habrá que olvidar cuanto antes y corregir, por supuesto”, expresó Maca tras la goleada sufrida en Talavera. El preparador dejó claro que “por supuesto que no” era éste el inicio de curso deseado. Ni siquiera imaginado. De hecho, resultaba impensable una derrota tan contundente como ésta después de una magnífica campaña de estreno en Segunda. Un campeonato en el que el cuadro califal jamás perdió por una diferencia mayor a siete tantos. En dos ocasiones cedió por esta distancia, una de ellas en la tercera jornada del campeonato. Fue después de aquel 1-8 que le endosó el Pescados Rubén Burela en Vista Alegre cuando el Córdoba CF Futsal comenzó a carburar en la categoría de plata. También es verdad que tras esa caída los blanquiverdes pusieron en apuros a ElPozo Murcia en Copa del Rey.

Con una renta de siete goles se impuso también el filial del conjunto levantino, aunque lo hizo con cifras diferentes. ElPozo Ciudad de Murcia, que acabó por proclamarse campeón de Segunda en la 2017-18, le propinó un rotundo 9-2 al equipo cordobés. El mal rato sufrido entonces lo fue también en lo que se refiere al número de veces que el rival perforó las mallas de su portería. Porque hasta su visita al Talavera los califales tenían en esos nueve tantos la cifra más elevada de dianas en contra desde su debut en la categoría. En tierras manchegas el registro fue superado de manera sorpresiva al alcanzar los once. Todo después de una debacle en la primera parte.

Porque lo cierto es que el Córdoba CF Futsal no entró mal en su partido inaugural de la campaña 2018-19. Koseki marcó por dos veces para llevar a los Maca a dominar el marcador por 0-2 en apenas cinco minutos. Pero los renglones se torcieron después. “Tras un buen comienzo, donde creo que hemos sabido imponer nuestro estilo y nuestras maneras, hemos entrado en una pequeña depresión. Hemos empezado a encajar un gol tras otro y no hemos sabido reaccionar. Los jugadores se han venido abajo y hemos terminado encajando ese 8-2 con el que nos hemos ido al descanso”, indicaba el técnico cordobés tras el partido.

El golpe fue doloroso, pero tanto el cuerpo técnico como el plantel prefieren pensar tan sólo en el Santiago Futsal. “Esto es muy largo, no ha hecho más que empezar. Hay que corregir, aprender de ello y olvidarse cuanto antes”, apuntó Maca después del encuentro en Talavera. Sus palabras tenían el fundamento de la temporada hecha por el equipo en su primera aparición en Segunda, es decir, la pasada. Entonces arrancó con tres derrotas y cero puntos de nueve posibles. Después creció hasta pelear por el play off hasta el último partido del curso regular. El Córdoba CF Futsal tiene el ejemplo en sí mismo para saber que no queda otra que levantarse y caminar. “El año pasado tuvimos un comienzo muy parecido. En casa nos fuimos 2-0 al descanso en el primer partido y terminamos perdiendo 2-5. A ello se sumaron dos derrotas consecutivas más, una de ellas muy dolorosa. Al final son tres puntos, no hay que volverse loco”, recordó el preparador cordobés.

Etiquetas
stats