Objetivo Tampere: una selección con sello cordobés

La selección española de fútbol sala de sordos en la Universidad Loyola de Córdoba.

Lejos de los potentes focos del deporte profesional hay historias que merecen ser contadas. Un cordobés, Antonio Arellano, se ha transformado con el paso de los años -y del trabajo- en un adicto a estas hazañas clandestinas. El que fuera jugador y entrenador de distintos clubes cordobeses en la última década es ahora el seleccionador nacional de fútbol sala para sordos. A su lado tiene a otro paisano, Josemi Luque, integrado como responsable de la parcela física en el grupo que se prepara desde hace casi dos meses para el Campeonato de Europa. El pasado fin de semana hubo parada en Córdoba, donde los técnicos ajustaron piezas para un examen continental que ya se acerca: será del 6 al 14 de diciembre en la localidad finlandesa de Tampere.

“Ya tenemos el listado definitivo y creemos que llevamos un equipo muy compensado, con veteranos y jóvenes”, explica Arellano, que se marca un objetivo alto. “Vamos con la idea de hacer un buen papel, sin renunciar a nada y soñando con poder llevarnos el título”, indica el cordobés, quien advierte que España ha caído “en un grupo muy complicado”. Los rivales en la primera fase del torneo serán Holanda, Bielorrusia y Noruega. “Serán duros, pero creo que vamos bien preparados”, señala.

Después de escalas de preparación en Madrid y Castellón, la selección española de fútbol sala para personas sordas siguió su puesta a punto en Córdoba con sesiones en el Parque Cruz Conde, las instalaciones de la Universidad Loyola y las pistas de UCO Deporte, donde se celebró un partido amistoso entre el combinado de España y el de Andalucía. El ensayo concluyó con 8-2 para el equipo nacional, que ajustó “detalles tácticos y de estrategia”, indica Arellano.

El grueso de la selección lo forman jugadores de Huelva, provincia en la que mayor nivel tiene esta especialidad deportiva, y también hay almerienses para completar la representación andaluza. Para Arellano, el tono del equipo es “muy bueno” tanto en lo deportivo como “en el factor humano”, ya que hay “compañerismo” y “una ilusión tremenda” por afrontar un Campeonato de Europa que se avecina como “una increíble experiencia”.

Arellano, con amplia experiencia en el entrenamiento deportivo de alto nivel para personas con discapacidad -trabajó también con la selección de ciegos-, ha dejado la impronta de su labor con la selección autonómica y eso le abrió las puertas en la Federación Española de Deportes para Sordos, cuyo vicepresidente deportivo es el cordobés Antonio de la Rosa.

Etiquetas
stats