“No vamos a tolerar que se rían más de nosotros”

Juanín García, con los chavales de la Escuela fundada por su padre junto a Diego Moreno.
Juanín García, hijo del legendario jugador blanquiverde y directivo de la Escuela de Juanín y Diego, critica “las formas lamentables” de González | Han demandado al club por incumplimiento de contrato

Imagínense la escena. El hijo de una leyenda del cordobesismo, Juanín, en la sala de un Juzgado enfrentándose al club al que su padre encumbró a los mayores logros de su historia. Puede ocurrir. De hecho, lo hará si no media un milagro. “Aún espero que suceda. Que reciba una llamada y podamos sentarnos para ver una solución. De verdad te digo que es lo que más querría, porque esta situación me hace sufrir. Y mucho más a Diego”, asegura Juan García Jr., el vástago del pilar del equipo que logró el primer ascenso a Primera División. “Diego” es Diego Moreno Gavilán, también ex jugador del Córdoba en la élite y que a sus 70 años “ha recibido un trato humillante”, según expresa con rabia Juanín Díaz, que no se explica las razones por las cuales “el club al que queremos” les trata del modo en que lo está haciendo. “No vamos a tolerar que se rían más de nosotros”, dice a propósito del conflicto abierto por lo que Juanín considera “un incumplimiento de contrato” del Córdoba CF con la Escuela de Juanín y Diego. Su padre y su compañero a principios de los 70 terminaron su carrera y se aliaron como socios para fundar en 1985 un club que desde su mismo nacimiento sólo ha tenido una vocación: ayudar al Córdoba. Cada año han enviado al club blanquiverde a sus talentos más prometedores desde hace más de quince años. Siempre con el sueño de ver a uno de los suyos en Primera. Parecía una utopía, pero sucedió. Y el éxito derivó en problema.

Aunque la colaboración era fluida desde que abrió sus puertas en el barrio de Ciudad Jardín, el CD Juanín y Diego no plasmó por escrito su convenio con el Córdoba CF hasta 1999. Este acuerdo estipulaba que el club blanquiverde tenía prioridad con todos los jugadores surgidos de la Escuela JyD, que se garantizaba una cantidad de 2 millones de pesetas (12.000 euros) si alguno de sus jugadores llegaba a disputar 10 partidos con el primer equipo, además de pactar el derecho a recibir el 10% de un hipotético traspaso. “Cada año se llevaban a 6 o 7”, dice Juanín, quien explica que “cuando el Córdoba no tenía esas categorías” se beneficiaba de todo el bloque de prebenjamines y benjamines que salían de la Escuela. El contrato se revisó once años después, en el 2010, durante la presidencia de José Miguel Salinas y con Carlos Hita como director general. Se cambió a 22 años la edad para recibir una compensación económica si algún jugador llegaba a jugar 10 partidos con el primer equipo, además de mantener la percepción de un 10% de una posible venta.

El Córdoba vendió a Fede Vico al Anderlecht en verano de 2013 por 1'5 millones de euros. Vico fue uno de los niños de la Escuela de Juanín y Diego que fueron reclutados en su día. Y ahí llegó el problema. “Ellos se echaron las manos a la cabeza. Nos dijeron que no podían pagar lo que estaba en el contrato. Que si tenían muchos gastos, que si el ascenso del filial a Segunda B valía 300.000... Que había que negociar”, explica Juanín. A la Escuela le correspondía un 10%, es decir, 150.000 euros, pero “como somos cordobesistas, redactamos un nuevo convenio -firmado por el consejero delegado Javier Jiménez y con validez hasta 2016- en el que renunciamos a un 60 por ciento de esa cantidad y aceptamos, además, que nos pagaran no en dinero, sino con abonos”. “El Córdoba no cumplió con el primer contrato, pero tampoco con el segundo”, dice el hijo del gran capitán cordobesista, que explica que en el primer año de vigencia del acuerdo les correspondían 50 carnés de Tribuna. “Nos los dieron en septiembre, con dos jornadas ya disputadas, y no pudimos venderlos todos”, indica. En este segundo año, con el ascenso a Primera, el trato era recibir 25 abonos de Tribuna. “No los hemos visto”, dice Juanín, quien resalta “las malas formas” del que hasta ahora ha sido su único interlocutor en el Córdoba, el directivo Andrés Delgado, quien ha “faltado al respeto” a la Escuela, a “un hombre cordobesista hasta los huesos como Diego Moreno” y también “al nombre de mi padre”, dice Juanín.

Para Juanín García, la clave de la ruptura ha podido estar “en que nos dijeron que nos hiciéramos este año cargo del Atlético Cordobés en las categorías infantil, alevín y benjamín, algo que tiene unos gastos elevadísimos y que nosotros no podemos sufragar. Si ellos, con un equipo de Primera, no pueden hacer frente y se los quieren quitar de enmedio, ¿cómo vamos a hacerlo nosotros que somos un club pequeño y modesto?”, se pregunta Juanín, quien recalca que “nos hemos sentado con Andrés Delgado para ofrecerle varias salidas, pero siempre nos ha dicho que no, que no y que no”. Ante esta tesitura, el Córdoba CF ha roto las relaciones con la Escuela “y por eso no se hacen cargo del convenio que firmaron en su día”, apunta Juanín. Tampoco ha percibido la Escuela de JyD ninguna cantidad por los contratos profesionales de los hermanos Fran y Bernardo Cruz, formados en sus instalaciones y enviados, como tantos otros chicos, al Córdoba cuando despuntaron. “Tampoco sabemos nada de las condiciones en que han ido cedidos a Alcorcón y al Racing, y si el Córdoba tiene algún beneficio, pero ni siquiera lo hemos preguntado”, dice Juanín.

“Sólo queremos lo que está firmado. Hemos cedido en una gran parte de lo que nos correspondía y no estamos dispuestos a que se rían y nos traten de esta manera tan prepotente. Tienen 4.000 asientos vacíos todos los partidos. Nosotros sólo queremos los 25 abonos que se habían prometido. No estamos robándole a nadie. Ya está bien”, apunta el dirigente de la Escuela, quien espera “que esta polémica, causada por ellos y no por nosotros, no haga que olviden que la nueva ciudad deportiva debe llevar el nombre de mi padre: Juanín”. Además, en el contrato con el Córdoba CF se estipula que en la nueva instalación que el club pretende tener activa a finales de esta temporada los equipos de la Escuela de Juanín y Diego disfrutarán de su uso como el resto de los de cantera blanquiverde. “Toda esta situación es muy desagradable. Esperamos que el presidente González sea coherente y haga lo que prometió, aunque la verdad es que viendo todas estas actuaciones...”, se lamenta Juanín García, que se verá en un juicio como adversario del Córdoba CF si la demanda continúa su curso. “Jamás hubiera imaginado algo así. Ojalá no hubiera ocurrido, pero nosotros no lo hemos querido”, expone con dolor.

Etiquetas
stats