Contra un muro

.

La emoción palpitaba una jornada más en el feudo ribereño. Era el momento más esperado de la semana para muchos, más si cabe en estos tiempos que corren, en los que el deporte se erige prácticamente como la única válvula de escape ante la situación generalizada por la pandemia del Covid-19. Y que no falte. A buen seguro eso es lo que estarían pensando muchos en los prolegómenos del partido, pese a que fueron muy pocos los que tuvieron la suerte de acceder al estadio. Eso sí, miles de miradas estaban pendientes de lo que allí iba a ocurrir. Y no sería fácil la contienda para el Córdoba, a quien le hubiera venido muy bien una mente capaz como la de James Bond para desenmarañar el muro defensivo impuesto por José María Salmerón. El mítico detective estuvo también presente en la megafonía de El Arcángel, pues su banda sonora hizo brotar en muchas mentes las inolvidables interpretaciones del recientemente fallecido Sean Connery. Y es que a los de Sabas les habría venido bien encomendarse a él.

Era un enfrentamiento para demostrar capacidades y liderazgo. De esos que sirven para dar un golpe sobre la mesa. Y el Córdoba jugaba en casa, lo cual significaba que tenía la obligación de llevar la voz cantante en el partido. Lo cierto es que el UCAM Murcia entregó la posesión desde el primer instante, más centrado en no conceder ningún espacio atrás. Ese tosco planteamiento impidió que hubiera fluidez en el juego en ningún momento. De hecho, la primera ocasión clara para los cordobesistas llegó a los 7 minutos, cuando Oyarzun pudo impactar un golpeo desde la diagonal del área tras una magnifica dejada de Javi Flores. Sin embargo, el balón acabaría en córner.

Insistían una y otra vez los cordobesistas, aunque prácticamente el peligro no pasaba de la zona media del terreno de juego. Era infranqueable el entramado defensivo del UCAM Murcia, que la mayor parte del tiempo contaba con hasta diez jugadores por detrás de la delantera local. Con todo, la segunda más franca del partido llegaría al cuarto de hora. Sería de nuevo por parte del extremo de San Sebastián, que recibió un balón perfecto otra vez de parte del mago de Fátima a la espalda de la defensa, aunque no consiguió completar un control orientado lo suficientemente bueno para plantarse solo ante Biel Ribas. Sin duda, protagonista absoluto el jugador vasco, que minutos después probaría al guardameta universitario con un disparo lejano. Poca más historia tuvo el choque durante los primeros 45 minutos, una mitad en la que Edu Frías estuvo prácticamente inédito. De hecho, el primer acercamiento peligroso del UCAM Murcia llegó en el 28’, con un disparo de Josete a la media vuelta tras saque de esquina, y el cual se marcha desviado por la meta cordobesa. Y fue cercano al descanso cuando tendría lugar la más clara del partido hasta el momento, mediante una extraordinaria jugada individual de Piovaccari en la primera oportunidad que tuvo para correr a campo abierto. El italiano consiguió dejar atrás hasta dos rivales para abrir a Javi Flores, cuyo disparo se estrelló con el poste. Ahí moriría el primer tiempo.

Esa estrechez de miras tornó en un tímido cambio de guion con el reinicio, pues el encuentro ganó en ritmo y en acercamientos durante los primeros compases de la segunda mitad. El choque parecía abrirse por momentos, y era de nuevo el Córdoba el que buscaba hacerse con la posesión de la pelota. La tuvo, construyó y pudo acercarse a la meta rival. Es más, fue Javi Flores el que avisó con un chut prácticamente perfecto a saque de falta desde la frontal, aunque el golpeo acabó estrellándose en el larguero después de que Ribas acabara rozando tímidamente el balón. Los cambios dieron mayor oxígeno al equipo, que ganó en profundidad con la entidad de Carlos Valverde, así como de Traoré, inédito en la presente campaña, y que aportó equilibrio en el pivote defensivo. Y no sería por intentos, pues uno de los más claros se lo apuntó Piovaccari con un remate de cabeza al que le faltó fuerza.

No obstante, el muro era infranqueable. Los últimos diez minutos fueron de monopolio absoluto del Córdoba, aunque su juego se basó prácticamente en balones colgados al área que morían sin encontrar un rematador. Al final, acabó imponiéndose el tejido inapelable de un UCAM Murcia que logró salir vivo de El Arcángel. Los de Salmerón fueron a por el empate y encontraron la recompensa. Apenas sin acercamientos. Un punto válido y que deja el sabor agridulce en el bando cordobés. En efecto, reparto de puntos entre los dos clubes más en forma de la Segunda B hasta el momento. Eso sí, tan solo uno buscó con ímpetu la victoria.

FICHA TÉCNICA

CÓRDOBA CF, 0: Edu Frías, Djetei, Farrando, Espeso (Jesús Álvaro, 88'), Bernardo Cruz, Del Moral (Traoré, 56’), Mario Ortiz, Javi Flores (Moutinho, 70’), Alain Oyarzun (Willy, 56’), Samu Delgado (Carlos Valverde, 45') y Piovaccari.

UCAM MURCIA, 0: Biel Ribas, Charli-Dean, Josete, Tropi, De Vicente, Aketxe (Adán Gurdiel, 72'), Admonio (Víctor, 64’), Santi Jara, Chacarteguií, Pablo Espina y Johan (Javi Moreno, 72').

ÁRBITROS: Rubén Rubipérez Marín (Comité Castellano-Manchego). Mostraron cartulina amarilla al local Moutinho.

INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a la tercera jornada de Liga en el Grupo IV-B de Segunda B, disputado en el estadio El Arcángel ante 400 espectadores.

Etiquetas
stats