Momento de desconectar, pero no de pleno

Jugadores del Córdoba, en un entrenamiento | ÁLEX GALLEGOS

En las cúpulas del club lamentan la situación. Aunque lo hacen con una perspectiva de satisfacción por el rendimiento actual del equipo. Tanto el consejo de administración como la dirección general deportiva entienden que el parón competitivo se produce en el mejor momento de la temporada, lo que es, en cierto modo, un contratiempo. Pero así es la vida, no queda otra que desear una continuidad de la dinámica después de la merecida etapa de vacaciones. La desconexión siempre es importante además, con el fin de refrescar la mente. Quizá sea esto lo que pretendan los futbolistas del Córdoba durante los próximos días, y desde el sábado, al cortar sus entrenamientos, como es lógico y habitual, con motivo de la Navidad. Sin perder de vista el horizonte próximo, eso sí, pues además el regreso está más cerca después de obtener la clasificación en la Copa del Rey.

Momento de desconectar, pero no de pleno. Básicamente porque en el vestuario del conjunto blanquiverde no existe otro deseo distinto a seguir adelante con la buena racha de los últimos encuentros de 2020. Sea como fuere, el plantel dirigido por Pablo Alfaro comienza definitivamente este domingo su período de descanso propio de las fechas. A disfrutar de sus familias se marchan los jugadores con una amplia sonrisa después de encadenar tres triunfos, dos en liga y otro en Copa del Rey, y dar un paso al frente -el que se esperara- en el Grupo IV-B de Segunda B. Las viandas típicas de este tiempo seguro que tienen mejor sabor desde la victoria. Del mismo modo, llega la época de relax tras un intenso trabajo. Por cierto, el cuadro califal tiene previsto volver a los entrenamientos el próximo domingo, día 27 de diciembre, a las 12:00.

Precisamente, el período vacacional arranca para el Córdoba después de tres días de entrenamiento tras el último partido del año. Un hecho inusual pero que tiene su razón de ser en la necesidad -o más bien la intención- de avanzar en un proceso relevante como es el de conocimiento entre el nuevo cuerpo técnico y la plantilla. De ahí que el preparador blanquiverde, Pablo Alfaro, tuviera a sus futbolistas en faena, como suele decirse, hasta el sábado. Durante la mañana de la jornada anterior el cuadro califal se ejercitó en la Ciudad Deportiva sin perder intensidad, de hecho con una pizca más si cabe. Todo sea por alcanzar el mejor nivel posible en una etapa de cambio. La última cita antes de comenzar con el turrón y demás deparó, por otro lado, un doble pequeño susto. Éste fue la retirada antes de tiempo de Javi Flores y Djak Traoré.

Lo cierto es que ya el balón queda guardado en el saco hasta el próximo domingo, en que la escuadra blanquiverde retoma los entrenamientos. Sucederá entonces con la vista puesta inicialmente en el siguiente encuentro de Copa del Rey, ante el Getafe y en El Arcángel, para el que no existe horario todavía pero que se jugará entre el 5 y el 7 de enero. Con todo, lo más importante para el club es continuar con la progresión en la primera fase del campeonato del Grupo IV-B de Segunda B. Más si cabe cuando el siguiente choque supone el cierre de la primera vuelta. A ese instante quiere llegar el Córdoba con la mayor puntuación posible y eso pasa por vencer al Betis Deportivo dos o tres días después y alcanzar los 17 -que ya serían menos de los pensados al inicio-.

Con todo, la actividad no cesa por completo en El Arcángel. Con la llegada del invierno se produce también la de otra ventana de fichajes. Es al mercado y los movimientos que realice la entidad en éste donde se dirigen las miradas a partir de ahora. La idea de la dirección general deportiva, en principio, es la de intervenir de manera calmada y sólo para completar la plantilla. Nada de no se sabe cuántas bajas y altas como se dio el pasado mes de enero o como es habitual en el Córdoba. De entrada, la intención es reforzar la parcela ofensiva con un futbolista sub 23. Ya lo adelantó, de hecho, durante el viernes el consejero delegado de Unión Futbolística Cordobesa (UFC) y, por ende, máximo dirigente del cuadro califal, Javier González Calvo. Al mismo tiempo, hoy por hoy al menos, no se sopesan salidas. Aunque en los despachos manejan todas las opciones por si hubiera un adiós y tocara responder. No en vano, se considera como el principal fichaje la recuperación de Miguel de las Cuevas, un futbolista importante que apenas ha podido participar por lesiones y en el que se tienen puestas muchas expectativas de cara al segundo tramo de la campaña.

Etiquetas
stats