Mente fría para banquillos calientes

Natxo González, en un partido del Zaragoza la pasada campaña | LFP

Francisco, Muñiz o Arrasate son algunos de los protagonistas de los últimos días. El primero lo es en más de un escenario, por si fuera poco. La actividad en los banquillos de Segunda A es mayor este verano que en otros. El Córdoba no es el único conjunto de la categoría de plata que busca inquilino para el suyo, sino que hasta otros seis lo hacen en la actualidad. Un dato que es reflejo de la significativa variación de nombres en este sentido que se produce desde que terminara la pasada campaña. Porque son doce los clubes de los veinte que ya están confirmados en la división para la 2018-19 los que van a iniciar esa temporada, la venidera, con un entrenador nuevo. Entre ellos se encuentran los tres que descendieron de Primera y la mayoría de los aspirantes al ascenso que no lo lograron el curso finalizado semanas atrás.

Mente fría para banquillos calientes. Bien pudiera ser éste el título del guión para el período presente en Segunda A. Y va en relación a la afirmación del director general deportivo del Córdoba, Luis Oliver, acerca de la contratación del hombre que debe suplir a José Ramón Sandoval. “Vamos a no ir con prisas y encontrar un entrenador que nos permita conseguir los 50 puntos mejor en abril que no en mayo”, aseveró el martes sobre el asunto. Una idea que también hicieron suya antes otras entidades que la próxima campaña van a competir con el conjunto blanquiverde en la categoría de plata. Es el caso por ejemplo de los tres clubes descendidos de Primera que apuestan por buscar a nuevos técnicos para luchar por su retorno inmediato a la elite. Lo hacen tras tomar decisiones calmadas. Tanto es así que uno de ellos todavía tiene que cerrar el fichaje.

El Deportivo de la Coruña fue el primero en caminar en este sentido. Fue el más veloz, pero no por ello significa que dejara de meditar la elección. En realidad tuvo tiempo debido a su descenso adelantado al final del curso. El club de Riazor optó por Natxo González, cuyo nombre sonó antes de que el Zaragoza completara el play off. Hecho éste que no sentó nada bien en La Romareda, que ya encontró sustituto en Imanol Idiakez. La Unión Deportiva Las Palmas fue la siguiente en cerrar su particular casting. El escogido en este caso fue Manolo Jiménez, que regresa a España para el que es hoy por hoy proyecto más ambicioso del curso venidero -al menos en apariencia- tras proclamarse campeón de Grecia con el AEK Atenas. Mientras, el Málaga espera dar por sellada la contratación de Juan Ramón López Muñiz estos días. El asturiano va a ser el preparador blanquiazul sí o sí, salvo gran sorpresa, y de esta forma culminará el proceso selectivo de los favoritos al salto de división.

Estos son los banquillos de mayor envergadura, pero no los únicos que conllevan una presión a veces asfixiante. También se encuentran otros como los del Zaragoza, el Osasuna o el Granada. Tres de los principales aspirantes al ascenso la temporada pasada y que terminaron sin alcanzarlo. Los aragoneses lucharon por él, pero cayeron ante el Numancia en la primera eliminatoria de un play off al que no llegaron navarros y nazaríes. En efecto, Idiakez fue el elegido en La Romareda mientras que en El Sadar suena, curiosamente, el ya extécnico del cuadro soriano, Jagoba Arrasate. Aunque también están en cartel Francisco o José Luis Oltra, uno el que parecía ser el nuevo entrenador del Córdoba y otro exinquilino del banquillo blanquiverde. Toca pensar en el hombre ideal.

Precisamente Francisco apuntaba a Granada tras su salida del Lugo, pero la opción de firmar con el cuadro califal le hizo descartar ese fichaje. Los rojiblancos tenían en cartera una alternativa, la de Diego Martínez. El ex de Osasuna, para dar un giro más en el baile entre los banquillos de Segunda A, se convirtió días atrás en el entrenador nazarí para la 2018-19. Así, hoy por hoy sólo resta conocer el nombre del director del vestuario del Numancia entre los que acariciaron o quisieron el ascenso la anterior campaña y no lo consiguieron. En esta lista, sólo el Sporting de Gijón, el Oviedo y el Cádiz mantienen a sus preparadores. Son Rubén Baraja, Anquela y Álvaro Cervera, respectivamente. Banquillos calientes para los que hubo mente fría pero a la inversa, con la idea de dar continuidad a proyectos ya iniciados.

La situación no es muy diferente entre los clubes que cerraron la temporada 2017-18 con la salvación como objetivo. Entre ellos está un Córdoba que rastrea con paciencia el mercado de entrenadores aun cuando todo hacía indicar que Francisco iba a ser el elegido. De los equipos que lograron permanecer en Segunda A, sólo el Nàstic no va a cambiar de técnico -sigue Gordillo-. Aunque en Almería Fran Fernández se postula para seguir y la realidad del Albacete y el Alcorcón difiere a la de otros: fueron los preparadores, Enrique Martín y Julio Velázquez, los que abrieron la puerta para salir. Los madrileños ya encontraron al hombre que dirigirá a su plantilla el curso venidero, y éste es el prieguense Cristóbal Parralo.

Etiquetas
stats