Cuando fuimos las mejores

.

Quizá algunos no recuerden que hubo una época en la que Córdoba fue la gran referencia del fútbol sala a nivel nacional. Concretamente, en la modalidad femenina y de la mano de un Deportivo Córdoba Cajasur FS que deslumbró a todo el país con unos años de auténtico esplendor. Un equipo que convirtió en oro prácticamente todo lo que tocó, y que queda para el recuerdo histórico de la mejor etapa -hasta la fecha- de dicha disciplina en la ciudad. Mucho ha llovido desde entonces, aunque lo cierto es que la entidad cajista no ha perdido el orgullo y la identidad de aquellas temporadas. Sin embargo, los problemas financieros propiciaron la fuga de talento, y la entidad cayó hasta la Primera Andaluza.

Ahora, el club trata de volver a resurgir desde la Segunda División, categoría en la que lleva ya varios cursos pugnando por el ascenso a la élite. Una hazaña para la que sin duda deberán tener presente lo edificado en el pasado, para poder seguir haciendo historia en el futuro. De este modo, este viernes 19 de junio se cumplen diez años del último título de liga del conjunto cordobés. Hace exactamente una década que la entidad culminó la que hasta ahora es la temporada más exitosa de su historia.

De hecho, el Deportivo Córdoba venía de conquistar su primera liga de División de Honor -actual Primera División- en la campaña 2008-09, erigiéndose entonces como el único club de Córdoba capital que ha logrado el título de liga en la máxima categoría de cualquier deporte, reconocimiento que se mantiene hoy en día. Y ese primer hito se culminó al año siguiente con otro entorchado nacional, además de hacerse con la Supercopa de España y la Copa Ibérica, y ser subcampeón de la Copa de España.

Una plantilla que hizo vibrar a toda una ciudad, y que estuvo integrada por Sarah Álvarez, Catiele Rodrigues, Patricia Otero, Alicia Jiménez, Fátima Cervera, Claudia Pons, Noelia Reyes, Isabel García, Laura Bastué, Amparo Jiménez, Sara Moreno, la cual pugnará por un nuevo título de Primera División en los próximos días con el Ourense Envialia, e Inma Sojo, única jugadora de aquella generación que milita actualmente en el Deportivo Córdoba, al que regresó esta temporada con el objetivo de devolver al club a la élite. Asimismo, dicha plantilla estaba dirigida por David Díaz y el club presidido por Ricardo Ruiz, mientras que Inma Baena fue otra pieza fundamental desde el departamento de comunicación.

En este sentido, la propia Inma Sojo recuerda que aquella temporada fue “muy especial”, ya que, además de conseguir el título “tan importante que conseguimos”, ella dio el salto del filial a formar parte de la primera plantilla. “Yo prácticamente era una niña que me gustaba esto tanto, que buscaba un sitio en ese gran equipo para cumplir mi sueño, y la verdad que entreno tras entreno y partido tras partido, creo que fui haciendo bien las cosas”, puesto que “poco a poco me fui haciendo un hueco en esa gran plantilla”. Por tanto, “mis recuerdos son de ser una niña que le gustaba esto tanto, a llegar a formar parte de ese equipo y empezar a disfrutar de un fútbol sala de un nivel alto y empezar a verlo de otra manera para poder crecer y ser como las grandes jugadoras que yo tenia a mi lado”. Además, matiza que “conscientes yo creo que no éramos ninguna, ni las veteranas, la verdad que eso no se piensa ni eres consciente hasta que pasan los meses o incluso los años”.

Para la jugadora cordobesa, la clave fue “el buen trabajo realizado por parte de todo el club año tras año” y, sobre todo, “el gran grupo que teníamos”, al tiempo que se muestra con esperanzas de volver a acercarse de nuevo a aquellos a niveles. “Yo confío y tengo una cosa clara, y es por la que volví a este gran club, que es volver a verlo en Primera División. Se está trabajando por y para un proyecto que es volver a llegar mínimo a donde estaba, que es Primera División, y que nuestra ciudad vuelva a vivir esas sensaciones tan bonitas como volver a estar en lo más alto del fútbol sala femenino”.

Etiquetas
stats