Con una marcha más y Aguado a buen ritmo

Jugadores del Córdoba en un entrenamiento en Montecastillo | CÓRDOBA CF

La situación es más que complicada. Tras la derrota ante el Albacete se convierte en delicada. Éste es el paso previo a una realidad crítica de la que quiere escapar y que conoce en exceso por la pasada campaña. Penúltimo y a ocho puntos de la salvación -si se cuentan los tres del Elche ante el Reus-, el Córdoba no tiene tiempo que perder. Más bien todo lo contrario, pues requiere un triunfo sí o sí. Con tal mentalidad trabaja el conjunto blanquiverde esta semana, en la que además busca un entorno amable en el Hotel Barceló Montecastillo. En las instalaciones jerezanas se encuentra el equipo desde el martes, si bien es este miércoles cuando más clara es la presencia allí. No en vano, el cuadro califal despide este día con una doble sesión fijada con el reto principal de llegar al próximo duelo liguero en la mejor forma posible.

Con una marcha más fue el conjunto blanquiverde esta vez. Después de una primera práctica en Jerez, Curro Torres trató de acelerar el proceso de adaptación al trabajo de grupo de los fichajes. En concreto son siete los nuevos futbolistas los que tienen que hacerse a la rutina del vestuario. Son tantos como contrató el club el pasado mercado de invierno. Entre ellos se cuentan Álex Menéndez y Àlex Carbonell, que llegaron casi para subir al bus con destino tierras gaditanas. Los dos jugadores vivieron su puesta de largo en público el lunes y el martes ya estaban junto con el resto de integrantes del cuadro califal camino de Montecastillo. El desafío es compactar ya, cuanto antes, todo el equipo para evitar que la distancia con la permanencia crezca.

El acoplamiento de las piezas, las nuevas con las ya existentes, es el objetivo primero, pero no el único. El preparador alemán tiene también la tarea de mejorar conceptos como el defensivo para que el Córdoba consiga al fin su primera victoria en lo que va de año. En este caso sería además el estreno triunfal lejos de El Arcángel, un reto que no va a resultar sencillo ante un Tenerife muy reforzado. De ahí que sea más intensa esta segunda jornada en Jerez, donde también sortea diversas dudas Curro Torres. De entrada, el técnico ha de analizar si mantiene el sistema de 3-5-2 -o 3-5-2, según se mire- que utilizó ante el Albacete. Por otro, si termina de dar entrada a los fichajes en el once, toda vez que en el último choque sólo participaron tres de entrada: Miguel Flaño, Bodiger y Carrillo.

Respecto de este asunto, obligada va a ser la participación de Álex Menéndez en el Heliodoro Rodríguez López. La inclusión del lateral en la alineación se da por hecha con motivo de la baja por sanción de Luismi Quezada. El capítulo de ausencias, por cierto, tiene interés también de cara al partido ante el Tenerife (sábado, 20:00). Porque Curro Torres pierde a otros dos jugadores. Uno de ellos es Carlos Abad, que no puede actuar debido a la cláusula del miedo impuesta por el club insular en su contrato de cesión. El otro es Piovaccari, del que se conoció el lunes que sufre una “fractura sin desplazamiento de la falange proximal del primer dedo del pie derecho”. Así, el de Ahlen enfrenta nuevos problemas.

Pero la concentración en Montecastillo también deja una noticia positiva. A priori lo es al menos. Ésta no es otra que la participación de Álvaro Aguado en el trabajo grupal. El jiennense se perdió los últimos partidos tras sufrir una lesión en el duelo con el Rayo Majadahonda y necesitó un período de recuperación que parece estar en su fin. El centrocampista se ejercitó junto con los demás jugadores y trata de llegar al choque con el Tenerife.

Etiquetas
stats