León: “Prefiero estar con problemas en Segunda que en Segunda B”

Jesús León, en la rueda de prensa de presentación de Rafa Berges | ÁLEX GALLEGOS

En medio de una tormenta de acontecimientos, parece claro por las declaraciones de los protagonistas que todas las turbulencias se deben a los efectos colaterales del éxito de la pasada campaña, si interpretamos como tal la salvación en la última jornada después de una épica remontada. Para Jesús León -como en su día para Luis Oliver, ya fuera de la entidad-, todo comenzó cuando el Córdoba destrozó los pronósticos que le situaban como descendido y se saltó el guión. El modo en que lo consiguió es lo que está generando una corriente de sucesos en distintos frentes: despidos en la cúpula, en el consejo de administración, críticas cruzadas, límite salarial agotado, fichajes bloqueados... Y, en medio de todo, un Jesús León desatado. El montoreño aprovechó la presentación de Rafael Berges para desgranar sus sensaciones en unas semanas críticas. "Prefiero estar con estos problemas en Segunda que haber descendido a Segunda B y poder tirarnos ahí veinte años como la otra vez. Los problemas tienen solución", explicó ante los periodistas.

El presidente se refiríó a la situación del contrato de compraventa de la sociedad y a la intención, desvelada por el entorno de González, de acudir a los tribunales para reclamar por incumplimiento. "Quiero transmitir tranquilidad absoluta. Cuando hablaba de reajuste del contrato de compraventa es que él por su parte y por la mía estamos buscando un punto de encuentro por las diferencias que han surgido. Después de la rueda de prensa le hice el pago de un millón de euros y espero que en las próximas semanas esté todo solventado", dijo León, antes de exponer con crudeza la situación de desgaste que le está provocando su aventura en la gestión del club: "Yo os digo una cosa. Me he dejado la vida, como sabéis, para salvar al equipo. Es mi forma de trabajar. Trabajo, esfuerzo, humildad y nunca darse por vencido. Nunca. No hago otra cosa que trabajar en solventar el límite salarial. Patrocinadores, abonos, traspasos... Me estoy dejando la vida. La tristeza es que no me ha dado tiempo a disfrutar de la permanencia ni un día".

Abatido y pesaroso por momentos, el empresario cordobés tuvo también instantes de vehemencia para expresar sus sensaciones. "No voy a dejar de luchar y que quede clarísimo que todas las decisiones que se están tomando tienen un sentido, que a veces se puede decir y a veces no. Por miles de historias. Me he jugado aquí todo lo que tengo, os lo recuerdo. Me lo he jugado en el Córdoba CF", manifestó en la sala de prensa, dejando un mensaje en el aire: "A todos esos que siembran dudas les hago un llamamiento a la reflexión y les digo si ellos, teniendo mucho o poco, lo apostarían por este escudo y por esta camiseta. No me voy a rendir. Y ya está. Tengo reuniones en Madrid, en Bilbao... Estoy que no paro. Mi objetivo es darle la vuelta al límite salarial. No me rendí cuando había que salvar al equipo".

Y con Carlos González, ¿qué? "A mí no me ha dicho nada. Teníamos pactado un millón de euros el viernes pasado y lo ingresé. y luego hay unos plazos. Yo no voy a abandonar el barco. Estoy dando pasos firmes y se va a resolver. ¿Qué se dicen cosas? Yo no soy dueño de las palabras de Carlos ni de Luis Oliver, yo soy dueño de mis palabras, con mis aciertos y mis errores. Que cada uno hable de lo que quiera, considere o interprete. Que hagan su papel y punto. No puedo decir otra cosa", dijo. "No tengo miedo a nada. Me metí en un barco que estaba hundido para salvarlo. Ahora todos los quieren", añadió.

Para Jesús León, la generación de ingresos es el objetivo a día de hoy. En paralelo está realizando un proceso de cambios dentro de los órganos de gestión del Córdoba, con un par de salidas del consejo de administración -el consejero Romero Campanero y el secretario Joaquín Zulategui- que se añaden al despido del director general deportivo, Luis Oliver. Las declaraciones del navarro en su despedida en Córdoba hacia el presidente de LaLiga, Javier Tebas, produjeron este martes la respuesta del presidente de la patronal futbolística. León regateó la cuestión. "No soy dueño de las palabras de Javier Tebas tampoco. Yo lo que digo es que no tendríamos ningún problema de nadie si estuviéramos en Segunda B. Nadie se acordaría de nosotros. Pero como nos hemos salvado... ¿Sabéis qué os digo? Que con todos los problemas, prefiero estar en Segunda. ¿Preferís estar en Segunda B o tener los problemas que hay hoy?", dijo. Y sobre la hipotética intervención de Tebas en el cese de Oliver fue claro: "Yo no tengo llamadas. Yo decido, personalmente, darle un cambio de aires a la parcela deportiva y punto. No hay más. Que cada uno se haga responsable de sus palabras y de sus comentarios".

"Me levanto a las cinco de la mañana y ¿sabes lo que hago? Pensar en el límite salarial y en cómo resolverlo. No hago otra cosa. Ese es el mensaje. No voy a tirar la toalla y si alguien quiere que lo haga, pues no lo voy a hacer. Llegado el último minuto, lo que quiero tener personalmente es la sensación de que me he dejado la vida. Y que todo el mundo vea que me la he dejado. No puedo deciros hoy otra cosa", concluyó. A su lado, Berges mantenía el tipo pensando en lo que se avecina. El lema de "solo para valientes" se puede quedar corto.

Etiquetas
Publicado el
18 de julio de 2018 - 09:00 h
stats